Blog turístico de Asturias
Tus siete razones para volver a Asturias
04 mar 2015

Hoy queremos sugerirte siete razones para volver a Asturias, tus siete razones para regresar a la tierra prometida. Somos conscientes de que se trata de una elección muy personal, pero nos gusta interactuar con tu imaginación. Porque si hay una tierra para imaginar y volver a vivir, ésa es Asturias. Así que vamos a inspirarnos en el sentido del humor de Groucho Marx, y decirte algo así como “estas son nuestras razones, las que te sugerimos, las que nos encantaría que hicieras tuyas, pero, sino te gustan, las cambias…”. En realidad hay miles de razones para volver a Asturias, y seguramente todas muy personales, muy humanas.
¡Nos vemos enseguida… por alguna razón!

 

 

El amor

 

¡Ay el amor, mueve montañas! Así que imagínate en Asturias lo fuerte que es, y la cantidad de montes y valles que puede mover… En fin, no queremos ponernos románticos ni pastelones, pero es verdad que Asturias enamora: por su gente, por sus momentos vibrantes, por sus paisajes, sus rincones, sus escondites, por un lugar que no esperas, por un escenario que no te imaginabas…

Así que no es nada extraño, irse de Asturias con el corazón prendido y prendado.

Playa de Borizu (Llanes)

 

El museo que te sorprendió infinitamente

 

Asturias es la tierra de los museos distintos. Por su temática, por su emplazamiento, por su entorno, por su contenido. Así que habrás estado y seguro te quedó por visitar ese museo que tanto te llamó la atención. Porque una cosa es cierta: en pocos museos del mundo, sales y ves por la calle o a la puerta de una casa o al lado de un hórreo esas madreñas que acabas de contemplar dentro. O vas a una sidrería, ambientada y estupenda, a degustar la sidra cuya vida e historia acabas de conocer en un museo. O sales de una mina-imagen, y tienes al lado una sucesión de pozos mineros, algunos todavía en activo. O vas a un museo del queso o de la lechería, y en el chigre de al lado degustas el mejor queso del mundo.

Asturias es así, y no hay más vuelta de hoja. Es un gran museo vivo, y tiene su vida, sus usos y costumbres, su historia, su ecosistema, a buen recaudo y bien explicada en algún museo, justo ése que tienes que venir a conocer.

Museo Etnográfico de Grandas de Salime

Una marea tan impresionante que te corta la respiración

 

Uno de los fenómenos naturales más espectaculares que se pueden contemplar en Asturias son las mareas, sobre todo cuando son vivas o hay temporal. El oleaje rompiendo en las playas o en los acantilados, o sobre el dique de un puerto, o abrazando un faro, o generando los famosos bufones - sifones de agua que entran por los poros de la roca caliza y alcanzan una altura considerable -… es verdaderamente algo digno de contemplar y de vivir. Es perfecto para mojarse, para respirar la mar, para empaparse de naturaleza, para fotografiar, para pintar…

En fin, para gustos colores…

Bufones de Santiuste

El reto de tu vida

 

¡Cuántos retos puedes afrontar en Asturias! Una ruta, una escalada, navegar por un río, o por la costa, volar y sentirte como un pájaro… Experiencias que nunca imaginaste, o si, y que aquí las haces realidad. Descender un barranco, coger olas, una ruta a caballo, o vibrar con un quad o un buggie por parajes increíbles, o explorar una cueva, o bucear, o hacer rafting…

Podrás seguir el rastro de los pobladores prehistóricas, de un oso, de un cormorán, de un salmón o de una trucha, seguir las huellas de la monarquía asturiana, de su arte, emular a los grandes ciclistas en sus gestas…

La verdad es que las posibilidades son casi infinitas, tanto como alcance tu imaginación. Así que siempre tendrás una razón para volver, y para añadir al personal cuaderno de tu superación.

Escalada en Ponga

Un manjar exquisito

 

Muchos y muy variados son los manjares gastronómicos made in Asturias. En esta tierra hablando de mesa y mantel, de fogón, de lareira, de horno de leña, o de cualquier otro invento que tenga que ver con cocinar de maravilla, nos encontramos con auténticas joyas culinarias, por materia prima y por preparación.

De la huerta o de la mar, todo es de primera. Quizá por su singularidad y por la cultura que existe en Asturias de comerlos  crudos o cocidos, algo muy diferente son los erizos de mar, aquí conocidos como oricios.

Hoy en día, con la evolución de la cocina tradicional, también admiten mil preparados, sin perder su esencia y propiedades marinas…

Oricios (erizos de mar)

Un rincón inolvidable

 

Y ese rincón único. En medio de un monte, de un río, al pie de una cumbre, o en la cumbre. En el bosque, en una cascada, en una playa increíble, sobre un acantilado, en medio de un valle, debajo de un hórreo, en la aldea de tus sueños, en una ciudad paseando su casco histórico, asomado a un balcón de una villa marinera…

Son tantos, tan distintos y tan personales. Por eso, no te olvides de volver.

Acantilado en la costa de Ribadesella

La penúltima sidra

 

En Asturias nunca tomamos la última, siempre es la penúltima, porque vivimos con la esperanza de tomar otra al día siguiente, o en cualquier momento que nos sea propicio. Por eso, compartir una sidra, del tipo que sea - que hay de muchos tipos, como bien sabes - es la última de nuestras razones. ¿Por qué? Porque nunca es la última, siempre queda ahí como gancho para repetir, para regresar a vivir otro momento inolvidable.

Tomando la penúltima sidra del día

¡Esperamos que nuestras razones sean las tuyas, y si no, busca otras! ¡Cualquier razón es buena para volver a Asturias!

 

¡Comparte estas razones con tus amigos!

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.