Enviar Imprimir
Etapa 3: Salas - Tinéu/Tineo
Km 0
Km 0
Etapa 3: Salas - Tinéu/Tineo
19.4 kms
Trazáu de la ruta
- kms
Descripción -

Esta etapa, que discurre entre las capitales de los concejos de Salas y Tineo, tiene una longitud total de 19,73 km.

La distribución de los mismos en cuanto a la tipología del firme, es muy equilibrada, ya que 6,5 kilómetros se hacen por arcenes de carreteras asfaltadas mientras que 5,88 km circulan por sendas de tierra y 6,76, por pistas de grava.

Se circula en una progresiva ascensión, más pronunciada al inicio de la etapa, entre la villa de Salas y la localidad de Porciles, pasando desde este punto a presentar el recorrido un perfil muy estable, con pocas incidencias, hasta el final de la ruta.

Los dos grandes núcleos urbanos del recorrido, las villas de Salas y Tineo, cuentan en ambos casos con interesantes testimonios del patrimonio cultural, manifestados en numerosas casonas, palacios urbanos, iglesias y capillas, que jalonan los conjuntos históricos de las dos localidades.

Se trata de localidades de honda tradición jacobea, al igual que ocurre con muchos de los pequeños pueblos y aldeas por los que discurre el Camino de Santiago en esta etapa, caso de Porciles, Bodenaya, La Espina o El Pedregal. El paso del concejo de Salas al de Tineo marca el inicio de la transición hacia una arquitectura tradicional de fuerte personalidad, manifestada de manera evidente en la cubierta de los edificios, que progresivamente sustituye la teja por la losa de pizarra.

La historia jacobea es muy rica en este territorio. Ya en la villa de Salas consta la existencia en época moderna de un hospital de peregrinos, dedicado a San Roque, del que aún se conserva su capilla. También se conoce la existencia de dos establecimientos de auxilio al peregrino en La Espina, uno de los cuales remontaría sus orígenes nada menos que al año 883, lo que le convierte en uno de los albergues u hospederías más antiguos de todo el mundo jacobeo. Ya en el concejo de Tineo, también se documenta la existencia, en época medieval, de un hospital en la primera localidad del municipio que atraviesa el Camino, La Pereda. Igualmente, existió una Casa del Hospital en El Pedregal.

La villa de Tineo, por último, tuvo una importancia estratégica dentro del recorrido del Camino Primitivo asturiano, tanto que el rey Alfonso IX llegó a disponer hacia 1222 que los peregrinos habían de pasar por esta población, capital en la Edad Media de una amplia demarcación territorial que incluía buena parte del occidente asturiano, las llamadas Asturias de Tineo. En esta localidad existió un hospital de peregrinos, bajo la advocación de Nuestra Señora de Mater Christi, ya documentado en el siglo XIII y que se mantuvo en pie hasta el siglo XIX.