Enviar Imprimir
Celorio - San Antolín
Km 0
Km 0
Celorio - San Antolín (Oriente de Asturias)
8,3 kms
A pie 7 h. (Ida y vuelta)
Dificultá
Trazáu de la ruta
Documentos rellacionaos

Senda de dificultad media que transcurre en el concejo de Llanes

8 kms
Descripción Celorio - San Antolín

Dese la playa de Las Cámaras (Llanes) hasta Barro la senda discurre paralela a la carretera aprovechando la acera, suficientemente ancha y apta para este uso. La parte inicial sigue a lo largo de una carretera de tercer orden y aprovechando la acera de 1,5 m de ancho que la acompaña. La senda sigue paralela a esta carretera, a la altura del Cuetu Llanu gira a la derecha por un camino y, una vez rebasada la capilla de San Roque, continúa por un arcén de la propia calle del barrio de La Güera hasta la zona de La Cuesta.

Entre Barro y Niembro el trazado atraviesa un espectacular bosque de encinas y acaba sobre una pasarela de madera laminada sobre el arroyo Calabrés, en plena desembocadura de la ensenada de Niembro.

El recorrido está señalizado mediante balización, marcas viales en el suelo y elementos fijos, lo que permite orientarnos en esta zona, conocida como La Barrera. Después de cruzar la carretera LLN-11 y adentrarse en las calles de Niembro, llega a la zona alta del núcleo, conocida como Campu La Viña.

Desde el Campu La Viña la senda continúa hasta el mirador sobre la Playa de Torimbia, que está presidido por la escultura "Estela", obra de Ernesto Knorr.

El camino discurre después a lo largo de la meseta conocida como Los Llanos, desde la cual se puede contemplar, al norte el mar Cantábrico, al sur la sierra de El Cuera y a lo lejos las estribaciones de los Picos de Europa.

La ruta desciende por la zona conocida como Cerro La Cuestona hasta confluir con la antigua carretera a Llanes. Desde aquí avanza hacia la playa de San Antolín, salvando el río Bedón mediante una estructura de acero "corten" y madera tratada, a modo de pasarela. En esta zona se puede apreciar la impresionante vista de la desembocadura del Bedón en la playa de San Antolín. En su margen se localizan los restos del monasterio románico de monjes benitos del siglo XI, del que sólo queda su templo consagrado a San Antolín, del siglo XII.

En la playa de San Antolín se puede reposar en un área de descanso que nos permite gozar de las vistas de un entorno espectacular.