Enviar Imprimir
Ercina - Vega de Ario
Km 0
Km 0
Ercina - Vega de Ario (Oriente de Asturias)
16.3 kms
A pie 5h
Dificultá
Documentos rellacionaos

Comenzamos esta ruta en el aparcamiento del lago Ercina, en los lagos de Covadonga, donde podemos dejar nuestros coches, e iremos en dirección Norte para ver lo que queda de las antiguas minas de la zona, el museo de la mina y el monumento al minero. Después bordearemos el lago Ercina por el Este, para ir rumbo Sudeste hacia la Vega de Ario, en el macizo central de Picos de Europa.

Resumen Ercina - Vega de Ario

Subir a Vega de Ario es conocer un trocito del paraíso. Un viaje a los tiempos del pastoreo, un viaje para conocer el pasado de la madre tierra, zonas de antiguos glaciares, de una historia escrita en la roca por el viento, el agua, el hielo y el sol.

Paisajes imposibles e impactantes donde la roca se entremezcla con los verdes pastos, las manchas de matorral y los bosquetes de hayas. Todo ello salpicado por la roja teja de las cabañas aquí y allá.

Estamos en territorio de buitres, águilas reales y rebecos.

Subir a Ario nos transporta a un modo de vida muy diferente del actual, donde, como dice el poeta, se hacía camino al andar. Una ruta para apreciar el mar desde los Picos de Europa, para darnos cuenta de las dimensiones de esta montaña y disfrutar momentos de soledad y silencio, sólo roto por montañeros a lo lejos, aves que nos sobrevuelan o vacas, cabras y ovejas que pastan por doquier.
 

16.3 kms
Descripción Lago Ercina

Comenzamos esta ruta en el aparcamiento del lago Ercina, en los lagos de Covadonga, donde podemos dejar nuestros coches, e iremos en dirección Norte para ver lo que queda de las antiguas minas de la zona, el museo de la mina y el monumento al minero. Después bordearemos el lago Ercina por el Este, para ir rumbo Sudeste hacia la Vega de Ario, en el macizo central de Picos de Europa.
Al kilómetro y medio, nuestro camino nos separará del lago Ercina. Unos metros más adelante dejaremos a nuestra izquierda una cabaña, para subir por una braña.
Caminados 500 metros, a mano derecha vemos un desplome de piedra caliza. En el interior de algunas de las rocas que se han roto se puede apreciar el marcado color rojo cobrizo que les otorga el hierro del que están compuestas. Con este mineral es con el que está hecha la basílica de Covadonga. Aquí el camino se acanala hasta llegar a la majada de Las Bobias.
Aproximadamente en el kilómetro 3,4, habremos llegado a Las Bobias. Se trata de un núcleo de casas de pastores y ganaderos. Medio kilómetro más adelante, la pendiente comienza a incrementarse, hasta alcanzar el punto más alto de la ruta.
Cuando llevamos caminados unos 7 kilómetros, nos encontramos en el punto más alto de la ruta, desde donde tendremos una panorámica de algunas de las cumbres más altas de Picos de Europa.
Después de haber descendido unos metros, en los 500 metros siguientes al anterior punto, llegamos a la Vega de Ario. Tras admirar el paisaje, ya sólo queda volver tomando el camino por el que vinimos.
A los 11 kilómetros del recorrido nos encontramos un punto en el que, si tomamos el camino de la derecha, podemos volver por Belbín; nosotros seguimos por nuestro camino hasta llegar al final de nuestra ruta, que es el mismo lugar que el de partida, a unos 5 kilómetros, aproximadamente, de distancia.