Buscar

¿Quieres saber el origen de la palabra sidra? Pues viene del griego, Sikera, que en latín paso a ser sizra, y ya de ahí no fue muy difícil la transformación a la actual palabra. Estrabón ya escribió sobre la sidra en el siglo I a.c., y se hizo eco de que los astures ya la consumían.

El caso es que la bebida ha llegado hasta nuestros días con una salud de hierro, ya que Asturias sigue siendo el principal productor de sidra, copando el 80% de la producción nacional. Más de setenta llagares elaboran 40 millones de botellas de sidra, repartidas casi a partes iguales entre sidra natural y sidra espumosa, que se exporta a más de cincuenta países.

Escanciado de sidra
Manzanas

Consejos para escanciar un "culete"

Adopta una postura cómoda, con la espalda recta y las piernas abiertas a la altura de los hombros. Coge la botella con la mano derecha, de forma firme, a partir de la base. Toma el vaso con la mano izquierda, con los dedos índice y pulgar alrededor del cristal y el corazón por debajo. Eleva el brazo con la botella, recto, por encima de la cabeza, con la boca por delante de la frente. Coloca el vaso justo entre las piernas y, con la mirada fija en él, comienza a inclinar la botella poco a poco, controlando el peso, hasta que el líquido caiga sobre el extremo del vaso. Guía el vaso hacia el chorro de sidra. Se sirve una proporción suficiente para beber de una sola vez, un "culete".

Escanciado de sidra
¿Cuántas variedades de manzana crees que existen en Asturias? Para sorpresa de muchos, tenemos la mitad de todas las que existen en el mundo. Llamarnos acaparadores. No todas sirven para hacer sidra, pero un buen número de ellas sí. La Denominación de Origen admite 76 variedades, pero la cifra de las presentes en la región se acerca a las quinientas.

La sidra se sirve por botellas, se comparte y se toma por culines o culetes. Y lo que es más importante, se bebe de un solo trago.

Sidra natural
Si tu primera experiencia con los más de cien mililitros de sidra que se suele echar en el vaso es traumática o te sientes incapaz de ingerir semejante cantidad de un solo trago puedes pedir al camarero que el próximo que te eche sea más "piquiñín".

En Asturias el precio de una botella de sidra ronda los tres euros, un poco más si tiene Denominación de Origen. Como ves, es un precio más que razonable para contener setenta centilitros de una bebida delicada, que tarda en elaborarse cerca de seis meses, y que tiene múltiples propiedades saludables.

Visita un llagar

Adentrarse en un llagar puede ser una de las experiencias más divertidas que hayas vivido. Te sorprenderán sus imponentes toneles de castaño con capacidades de hasta 30.000 litros, la familiaridad de los llagareros y lo artesano del proceso de elaboración. Si tienes la suerte de coincidir con la temporada de recolección, entre octubre y noviembre, pues mejor que mejor. Muchos llagares combinan la visita con degustación de quesos y productos típicos, y algunos ofrecen "espichas", una comida informal en la que no faltarán las tortillas y los chorizos a la sidra. Su origen se remonta al momento en el que tocaba probar la nueva sidra directamente del tonel, allá por primavera, un festín que se compartía con familiares y amigos. "Espicha" era el pequeño artilugio puntiagudo de madera que tapaba el agujero por el que salía la sidra.

Espicha
Combina de maravilla con la mayor parte de los platos de la región. Armoniza a la perfección con pescados, fabada, arroces, y funciona como un bálsamo con los quesos, al limpiarnos la boca y prepararnos el paladar para el siguiente bocado.
Percebes y sidra
En el mercado podemos encontrar diversos tipos de sidra. Por un lado está la sidra natural, que se consume en sidrerías y se escancia. Por otro la sidra natural espumosa, también acogida a la Denominación de Origen y que se elabora de la misma forma pero con la diferencia de que durante el proceso realiza una segunda fermentación, ya sea en la botella o en depósitos de inox. Suelen ser "brut nature" o "brut", que quiere decir que tienen nada o poco azúcar añadido. La tercera opción con sello de calidad es la sidra natural filtrada, también llamada "de mesa" o "de nueva expresión", que aunque elaborada de la misma forma que la tradicional al no tener "madre" (poso) y presentarse en botella similar a la del vino puede servirse en cualquier tipo de restaurante.

Y después podemos encontrar la sidra de hielo, cada vez más pujante, que se puede elaborar bien congelando la manzana o bien sometiendo al mismo proceso al mosto, que se concentra al tener diferente punto de congelación que el agua que contiene. Es una bebida de postre, que mantiene la acidez de la sidra pero que tiene una buena cantidad de gramos de azúcar que la equilibra.
Pomarada en flor

Garantía de calidad, D.O. Sidra de Asturias

Poco a poco se ha ido consolidando y el consumidor cada vez es más consciente del valor añadido que supone. Acaba de cumplir 15 años de vida, y prevé elaborar esta cosecha más de 4 millones de botellas. Garantiza que la manzana sea asturiana y realiza controles de calidad con el objetivo de ofrecer la mejor sidra del mercado. En la actualidad elaboran sidra con Denominación de Origen veintisiete llagares.

Sidra Denominación de Origen
Subir arriba