Blog turístico de Asturias
12 lugares que te sorprenderán en el occidente de Asturias
08 feb

El occidente asturiano es un gran gigante. Gigante por su extensión geográfica, por la belleza de sus paisajes, por la intensidad de su historia, por la bonhomía de sus habitantes, y en definitiva por su riqueza natural y cultural.

Cuando hablamos del occidente de Asturias nos referimos a las inmensas y fértiles tierras que conforman todo el oeste de Asturias, desde la costa hasta el interior, abarcando cuatro grandes y carismáticas comarcas: Oscos-Eo, Parque Histórico del Navia, Comarca Vaqueira, y Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias.

En todas ellas existen lugares mágicos para visitar, que te harán vivir momentos únicos que se traducirán en recuerdos imborrables. Aquí te proponemos una docena de “must” que no pueden faltar en un itinerario de ocio y disfrute por esta parte de Asturias en la que cada minuto se convierte en un descubrimiento inesperado.

 

 

El Eo, un estuario lleno de sorpresas

 

La ría del Eo es uno de los estuarios más bellos y variados de la costa asturiana. Este espacio protegido, que además forma parte de una de las seis Reservas de la Biosfera asturianas, la de Oscos-Eo, es un auténtico vergel para la flora y la fauna marina, aves incluidas.

Navegación turística en el río Eo

Pero además esta ría es perfectamente navegable. Es más, para disfrutar de su belleza en plenitud, es muy recomendable un paseo en barco, y si no tuvieras esta posibilidad, desde cualquiera de sus riberas es maravilloso contemplarla, especialmente desde las villas de Castropol y Figueras, que son unos espectaculares balcones a la ría.

Tanto en Figueras como en Castropol podrás disfrutar de sus cascos históricos, sentándote a contemplar la ría desde las terrazas con vistas panorámicas que existen en ambas villas. Para saciar el apetito, lo mejor es degustar la excelente cocina marinera en alguno de sus restaurantes.

Y tanto desde el puerto de Figueras como del de Castropol podrás embarcarte en la aventura de practicar distintas actividades náuticas e incluso podrás observar el cultivo de ostras, y por supuesto degustarlas en tierra firme. ¡Las ostras del Eo son un exquisito manjar!

Navelgas, la capital del oro imperial

 

Navelgas es la gran capital del oro histórico asturiano. Bien sabido es que los romanos pusieron sus ojos en el occidente de Asturias por las grandes reservas de oro existentes en su subsuelo, y la huella de este gran Imperio es visible hoy en las muchas minas que dejaron sobre el terreno para la posteridad, y que hoy son claramente perceptibles.

Navelgas

Por esta razón Navelgas es el verdadero epicentro de este sueño dorado de tantos siglos, y cuenta con un museo del oro - el MOA -, donde podrás conocer más detalles sobre esta curiosa historia. Además desde allí parte una ruta del oro, para ver in situ los yacimientos de oro que explotaron los romanos para la fabricación de moneda imperial.

Navelgas, con su barrio antiguo, y con su paseo a pie de río es un sitio singular, lleno de encanto, donde el bateo de oro es una actividad fluvial muy arraigada, tanto que a menudo este pueblo se convierte en la capital nacional e internacional del bateo gracias a la celebración de distintos campeonatos. ¡Una visita a Navelgas será un auténtico baño de oro!

El Museo etnográfico de Grandas de Salime, el tesoro del tiempo pretérito

 

Este museo, ubicado en el bello pueblo de Grandas de Salime, es un espacio donde contemplarás verdaderas joyas etnográficas que te muestran la forma de vida de las aldeas del occidente de Asturias en los siglos precedentes.

Museo Etnográfico de Grandas de Salime

El Museo Etnográfico de Grandas de Salime - con casi treinta y cinco años de existencia - es una gran compilación de los saberes rurales de muchos siglos y ha sido una pieza clave para evitar la pérdida de todo ese conocimiento y memoria colectiva. Fundado e impulsado por el mítico Pepe el Ferreiro, el museo consta de tres edificios principales que son un exponente de la arquitectura tradicional de la zona: Casa Rectoral, Casa del Molinero y A Casoa. Los espacios abiertos de tránsito se encuentran jalonados por arquitecturas menores y elementos muebles de finalidad específica, que también se integran en la exposición y entre los que se encuentran el molino, el hórreo, la panera, el cabazo o la capilla.

Cierto es que una detallada visita te deja con la boca abierta a cada paso, porque hay decenas de artilugios que serán nuevos para ti y algunos han sido clave para la supervivencia en el medio rural, posibilitando que la vida humana haya evolucionado hasta llegar a nuestros días.

¡El Museo Etnográfico de Grandas de Salime supondrá un exquisito viaje al pasado que te ayudará a entender el presente!

El Bosque de Moal, la puerta del corazón más verde del occidente asturiano

 

Existe un pueblo en el concejo de Cangas del Narcea llamado Moal, donde se inicia una senda que si la recorres te llevará al otro lado del río, y te adentrará en un bosque de castaños que parece sacado de un cuento infantil. Esta senda dibuja un trayecto sencillo en el entorno del bosque de Muniellos, Reserva de la Biosfera, y representa por tanto la puerta del corazón más verde y frondoso del suroccidente de Asturias.

El bosque de Moal en Cangas del Narcea

En tu deambular por el bosque verás “corripas”, que son construcciones de planta circular y cerramiento de mampostería de piedra que sirven para almacenar los erizos del castaña y dejarlos “curar” allí hasta que el fruto se desprenda con facilidad.

En esta escondida senda patearás el terreno a la vera del río Muniellos, y verás hayedos a la par que “cortinos”, que son construcciones circulares de piedra cuya función es proteger las colmenas de la codicia gastronómica del oso pardo cantábrico.

Tras cruzar el bosque de hayas, la senda continúa ascendiendo hacia el mirador de Montecín, desde donde podrás observar el pueblo de Moal, el puerto del Connio y la parte baja de la Reserva Natural Integral de Muniellos.

¡Tu paseo por el bosque de Moal será todo un lujo para los sentidos!

Cudillero o el anfiteatro más colorista del mundo

 

¿A quién no le suena de algo el famoso anfiteatro de Cudillero? Y es que esta villa marinera asturiana es tan carismática como bella, y tan singular como admirada.
Colgada literalmente de la ladera de una montaña, Cudillero es colorista y alegre, y destila por los cuatro costados su pasado y presente marinero.

Cudillero

La atalaya, el faro, el paseo del puerto y la placita en la que desemboca su anfiteatro son lugares que no te puedes perder en una estancia en Cudillero.

Y si te coincide un 29 de Junio, festividad de San Pedro, tampoco deberías perderte el famoso y multitudinario pregón de L’Amuravela, donde se narra en pixueto (lengua propia de los habitantes del lugar), y en clave de humor e ironía lo acontecido a lo largo del año.

Si te das una vuelta por el barrio de pescadores, contemplarás algo único en Asturias: a las puertas de las casas de marineros, casi a modo de tarjeta de visita o distintivo, verás unos pequeños escualos, ya deshidratados. Son los famosos curadillos, que en épocas pasadas eran alimento cotidiano y que son un manjar único. Y además son todo un ejemplo de la sabiduría popular para sobrevivir, pues el dejarlos secar a la puerta de casa era toda una fórmula frigorífica para tener siempre el alimento conservado.

Esta y otras muchas curiosidades, además de una peculiar orografía que hace que Cudillero esté literalmente escondido por tierra y por mar, te darán una idea clara de que realmente ¡Has llegado a un lugar muy especial, cuna e inspiración de artistas!

El río Navia, una experiencia fluvial muy recomendable

 

El Navia es uno de los grandes ríos asturianos. De esos que marcan el carácter fluvial y natural de esta tierra. Su imponente caudal y los paisajes por donde transcurre hacen de un descenso en kayak por este río, e incluso por alguno de sus afluentes como el río Polea, una experiencia verdaderamente recomendable.

Río Navia

En el Navia te sentirás como un aventurero pionero, de los que hacen historia y descubren los muchos recovecos de un río. La exuberancia de la vegetación, la dimensión del río, la vida natural y rural de sus riberas… Todo hará que te sientas un ser único en un momento único. Navegar el Navia es navegar por un remanso de paz, con calma y tiempo para todo: una parada, una foto, degustar un pic-nic…

¡Sin duda es una de esas actividades que te deja con ganas de más!

Salas o el placer de descubrir el Camino Primitivo de Santiago

 

Desde Oviedo a Grandas de Salime, el Camino de Santiago serpentea brillante por el occidente asturiano, y en cada etapa, a cada momento, aparece ante tus ojos una realidad sorprendente: ya sea una villa medieval, un monasterio, una cascada, un puente, un banco en el camino con vistas panorámicas, y tantos otros hallazgos personales e intransferibles.

Camino Primitivo de Santiago a su paso por Salas

Precisamente una de esas villas medievales de película es Salas, cuyo casco histórico, por el que transcurre el Camino Primitivo de Santiago, te dejará deslumbrado. El Castillo de Valdés-Salas o la Colegiata de Santa María la Mayor son dos de los hitos monumentales e históricos más notables, enmarcados en un ambiente muy jacobeo, con un goteo constante de peregrinos de todas las nacionalidades que hacen una parada en esta villa eterna para contemplar su casco histórico, o sencillamente para disfrutar de su quietud, buena cocina y hospitalidad.

¡En Salas descubrir todo el encanto del Camino de Santiago te resultará un placer!

As Veigas, una auténtica aldea perdida

 

¿Te imaginas una aldea completamente bucólica, como surgida de la imaginación del más sensible de los artistas? Pues exactamente así es As Veigas, ubicada en el no menos bucólico concejo de Taramundi.

Cuando te vayas aproximando por la sinuosa carreterita que conduce a As Veigas, vislumbrarás en lontananza en el fondo del valle y en medio de una imponente frondosidad boscosa, una pequeña y recóndita aldea.

As Veigas en Taramundi

A medida que vas llegando, el sueño rural toma una dimensión real y As Veigas aparece en todo su esplendor, con sus casas impecables y sus tejados de pizarra negra que relucen con el sol, como si el tiempo no hubiera transcurrido.

¡En As Veigas te sentirás en una auténtica aldea perdida!

Luarca, la villa más blanca del Cantábrico y la única con Premio Nobel

 

Luarca, capital del concejo de Valdés, es la más blanca de todas las villas marineras asturianas. Esa tonalidad se impondrá en tu retina cuando eches un vistazo panorámico desde cualquiera de las atalayas de altura con que cuenta esta histórica localidad.

Luarca

Famosa por su belleza, por su ambiente, por su buena cocina marinera, por su mesa de mareantes, por su faro, o por su cementerio, Luarca es también muy conocida internacionalmente por ser la cuna del Premio Nobel de Medicina Severo Ochoa, uno de los padres de la biomedicina moderna, que está enterrado en su villa natal, y de cuyo fallecimiento se cumplen precisamente 25 años este 2018.

Siempre te resultará placentero pasear por Luarca y tomar una sidra en alguna de sus animadas terrazas o recorrer sus tiendas, o acercarte a su famoso Puente del beso, o contemplar su casco histórico, con su reminiscencia modernista e indiana.

¡Luarca tiñe de blanco la costa asturiana, como las espumas del Cantábrico!

Mazonovo, un lugar para disfrutar de los ingenios hidráulicos antiguos

 

Muy cerca de Santa Eulalia de Oscos, capital del concejo del mismo nombre, se alza un mazo del siglo XVIII, en un lugar llamado Mazonovo. Toda esta zona del occidente asturiano está sembrada de ingenios hidráulicos para aprovechar el agua como energía de supervivencia rural, y Mazonovo es un claro ejemplo, muy bien conservado y en funcionamiento.

Un ferreiro en Mazonovo, en Santa Eulalia de Oscos

Así que aquí podrás conocer la magia combinada del agua y el fuego, y comprobarás en vivo el arte de la “ferrería”. Además el lugar es idílico: un pequeño río, un puente y un conjunto de edificaciones - mazo incluido – con la arquitectura característica de los Oscos a base de piedra autóctona y pizarra negra.

¡Mazonovo es un lugar perfecto para disfrutar de los ingenios hidráulicos antiguos con tranquilidad!

Argul, el encanto de una aldea medieval diferente

 

Muchos son los vestigios medievales que Asturias conserva en sus pueblos, villas y ciudades, pero lo que verás en Argul, en el concejo de Pesoz, es bien distinto a todo lo demás.

Argul en Pesoz

Ubicado en una zona de media montaña, Argul - declarado Bien de Interés Cultural - es hoy un pueblo casi deshabitado que te dará una idea de cómo pudo ser la vida hace siglos en una zona abrupta y aislada. Precisamente ahí radica una parte de su encanto.

Otra singularidad notable es su arquitectura, a base de sobrias edificaciones de piedra apoyadas en el roquedo natural y en algunos casos sobre el muro del camino, dejando túneles en el medio para el paso de personas y ganado. Todo ello configura un completo arracimado de paisajes subterráneos bajo las propias casas que en “fala” (lengua asturiana occidental) se denominan “veiriles”.

Estos túneles y pasadizos forman un recorrido por debajo de las viviendas, y éstas están unidas en su parte superior por altos corredores de madera, de forma que podrías recorrer el pueblo sin pisar el suelo.

¡Todo un entramado arquitectónico tan especial y único que sentirás que has viajado a la Edad Media!

La Playa de Mexota, para asomarte a la costa en todas las estaciones

 

Las playas de Tapia de Casariego tienen reconocida fama internacional y no es para menos. La costa tapiega es sencillamente espectacular y la mayoría de sus arenales son cita obligada y refugio de surfistas de medio mundo.

Playa de Mexota en Tapia de Casariego

Una de esas playas idílicas, y con escasa masificación es la de Mexota. Esta playa es ideal para asomarte a la costa en cualquier estación del año, haga frío o calor, y pasear tranquilamente por sus finas arenas, teniendo como telón de fondo las islas Pantorgas o el prominente islote en forma de sierra que la divide en dos.

La playa de Mexota, muy próxima al pueblo de Santa Gadea, presenta una estampa exótica, y más cuando las luces del atardecer o del amanecer acarician sus formas rocosas.

¡La playa de Mexota bien vale un paseo o un buen baño!

 

¡El occidente de Asturias te espera con una docena de cosas increíbles para ver! ¡No te olvides de compartirlo en Facebook con tus amigos!

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.