Blog turístico de Asturias
Asturias, una  infinita cesta de Navidad en verde
26 nov 2014

Llega la Navidad, y en Asturias es tiempo de verde y bosque, de tierra y huerta, y siempre como telón de fondo el mar. Es tiempo de llevar a la mesa y a la tertulia los sabores de siempre, los manjares de antaño, con un toque de humildad y de imaginación. Con un punto de sostenibilidad y respeto por el medio. Es tiempo del amor por lo nuestro, abriendo las puertas de la tierra y del corazón a todos… Por eso, desde esta filosofía os proponemos una cesta de Navidad en verde, ecológica, sostenible y muy, muy asturiana.

Los bodegones, cestas y decoraciones se multiplican al infinito, pero en ellos no deben faltar los verdes de la sidra y la manzana, de la huerta, las castañas, las nueces, las avellanas, el vino de Cangas, la harina de espelta o de maíz, el pan de casa, los dulces, la artesanía de la tierra…

Lo más divertido de todo es ir de compras para esas decoraciones y cestas, para esos regalos con los que queremos sorprender, esa decoración en la mesa y en la casa… Ir a los mercados de los pueblos y ciudades, a las tiendas gastronómicas - en Asturias las hay maravillosas -, y de paso, aprovechar para conocer ese pueblo, esa ruta, ese museo, ese taller artesano, ese restaurante que tenemos pendiente… La Navidad asturiana es tiempo de descubrimientos.

 

El bosque animado

Los frutos secos de Asturias son de excepcional calidad.

Que los bosques de Asturias son un auténtico tesoro es un secreto a voces. Un tesoro por lo paisajístico, por las bondades medioambientales y también por las gastronómicas. El bosque y aledaños son una auténtica “mina” para la cocina, y han sido el sostén de la dieta de los astures durante siglos…

Sus colores en otoño son prodigiosos, son como un cuadro impresionista. Sus ocres, amarillos, rojizos, verdes, marrones… componen una paleta única, que tiene traducción en el mapa de los sabores y elaboraciones. Eso sin contar que los materiales que nos aporta el bosque son perfectos para las decoraciones vegetales, naturales y llenas de frescura en estas fiestas y todo el  año.

El bosque está animado todo el año, y ahora más. Es fuente de sueños, de seres mitológicos y de decenas de historias que encandilan a pequeños y grandes. 

El encanto de una castañal (castaño), de un ablanu (avellano) o de un nozal (nogal) son notables, y sus frutos de una calidez y calidad de campeonato. Y por supuesto ideales para mil combinaciones o sencillamente solos. Nutritivos, y base de decenas de elaboraciones dulces o saladas…

Quesos de Asturias: Alfa y Omega

Los quesos asturianos son un verdadero manjar.

¡Ay, los quesos asturianos! Son ricos y, además, muy escénicos. Son el principio y el final, el alfa y el omega de cualquier itinerario gastronómico. Manjar universalmente reconocido. De una, de dos o de tres leches, están muy ricos y combinan con todo. Pueden ser el perfecto entrante, una tabla en la que recorrer toda la geografía asturiana a golpe de paladar, en la que descubrir nuevas sensaciones y sabores, quesos que no imaginábamos que existiesen, quesos artesanos, de los de toda la vida, y otros que beben de la tradición quesera más ancestral.

O pueden ser el postre ideal, complemento perfecto, con el que siempre quedas de cine…, y es que además lucen tanto en una mesa, si quieres trabajarte un buen bodegón…

 

 

 

Maridajes que dejan huella

 

Muchos y sabrosísimos son los maridajes que surgen en la gastronomía asturiana, pero quizá uno de los más agradecidos es el que hace posible el más que bien avenido matrimonio entre les fabes y el marisco, ya sea la alubia blanca o la verdina. Con diferentes recetas y mano de autor, el resultado suele ser sencillamente exquisito.

Para quedar estupendamente en cualquier ocasión, y más en estas fiestas de buen y sereno yantar.

El marisco combina a la perfección con les fabes.

Las panoyas, algo más que un adorno en el hórreo

 

Desde luego, en los hórreos y paneras lucen como anillo al dedo. Son un toque de siempre, que nos transporta al pasado, a la tradición rural más genuina. Pero son mucho más que una ornamentación de temporada. El maíz… ¡Cuánta historia tiene!, y en torno a él en Asturias ¡Cuántas historias! La esfoyaza, que gran fiesta para deshojar las mazorcas de maíz…, y los tortos ¡Qué ricos, menudo manjar!..., o el pan de maíz. Las papas, el boronu o el boroñu son también elaboraciones con harina de maíz para chuparse los dedos…

¿Y por qué no rescatar estas tradiciones para las vacaciones navideñas?

El maíz es un producto clave en la cocina asturiana.

Sidra y vino, un combinado divino

 

La sidra y el vino, cada uno con su palo, son también bebidas para este invierno. La sidra entra bien en cualquier momento, ya sea natural con manzana de selección, brut, espumosa, de hielo, de pera…  Cada variedad tiene su momento, y su ritual, y sus maridajes.

Otro tanto ocurre con el Vino de Cangas, con los blancos, con los tintos. Variedades de uva para cada ocasión, pero siempre adecuadas para las celebraciones especiales y personalizadas. Aquellas que queremos que lleven nuestro sello y diseño propio.

Sidra y vino asturianos no pueden faltar en nuestras mesas ni en nuestras vidas.

Manzanas y sidra no pueden faltar en nuestra cesta navideña.El Vino de Calidad de Cangas es clave en nuestra mesa navideña.

Embutidos,  un fondo de armario a cualquier hora del día

 

Los embutidos asturianos son excepcionales, y además son perfectos para cualquier hora del día. Desayuno, aperitivo, comida, merienda o cena. Incluso encajan sin estridencias en los ya habituales brunch, que en Asturias son estupendos, variados y rotundos. Como nuestra gastronomía.

El chorizo de jabalí, el salchichón de ciervo, el lomo, la cecina, la morcilla, los chorizos de cerdo o de ternera… y un sinfín de posibilidades para montar un picoteo en un momento y quedar satisfechos.

Los embutidos de Asturias son ricos y variados.

Arte más allá de los fogones y las mesas

 

La artesanía es un mundo fascinante y más que apropiado para disfrutar de la cultura y del shopping en las jornadas de asueto que suponen las navidades. Asturias es un espacio muy rico y variado artesanalmente, con ejemplos únicos como el arte del azabache, de las quiastolitas – piedras mágicas en la cultura celta -, o la cerámica negra de Cangas del Narcea, entre otros ejemplos.

La artesanía acompaña, decora y es una excusa perfecta para vivir experiencias o hacer una escapada. También por Navidad.

La artesanía asturiana acompaña y decora también en Navidad.
 

¡Ven y disfruta en Asturias en las vacaciones navideñas! ¡Hay tanto por descubrir!

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.