Blog turístico de Asturias
Los Oscos, Pueblo Ejemplar de Asturias 2016
20 oct

Existe un lugar como de cuento, que bien podía ser el hogar de las xanas y los trasgos, y también del nuberu y el busgosu, y de todos los seres mitológicos que puedas imaginarte. Un lugar hecho de tranquilas aldeas, y de suaves montañas, de trocitos de bosque y de pequeños ríos y cascadas. Un lugar donde el verde de la naturaleza asturiana se funde con el negro de la pizarra de sus desnudas arquitecturas, y donde el fuego y el hierro han encontrado el hogar de sus sueños. Ese lugar se llama Los Oscos, y entre otras muchas distinciones y reconocimientos tiene el de Pueblo Ejemplar de Asturias 2016.

 

 

Los Oscos son tres en uno: Santa Eulalia, San Martín y Villanueva, y los tres municipios llevan el apellido "de Oscos", y lo lucen con orgullo. Tres sitios apacibles donde destaca sobremanera, además de la serena belleza del paisaje, la dulce hospitalidad de sus habitantes, siempre dispuestos a hacer de su casa la tuya… ¡Puro occidente de Asturias!

Cascada de Morlongo en Los Oscos

Muchas son las opciones que tienes para ver y hacer en Los Oscos. Aquí te hacemos unas cuantas sugerencias que esperamos no te caigan en saco roto…

Mazonovo: Una herrería que podría inspirar un cuento

 

Está claro que Mazonovo no es un sitio cualquiera. A esta pequeña y recóndita aldea de Santa Eulalia de Oscos no llegarás sin más ni más, tendrás que buscarla, y es que Mazonovo es especial. Tanto que tiene una de las herrerías o “ferrerías” más antiguas que quedan en Asturias, dado que se trata de una fragua que lleva funcionando desde principios del siglo XVIII.

En la atmósfera de Mazonovo saltan chispas, las de un fuego que, con la fuerza motriz del agua, es capaz de doblegar el hierro…, y así de la mano del agua, del fuego y del hierro viajarás al pasado de la Humanidad. Un pasado que en Los Oscos se te hará cercano y amable.

Además este conjunto etnográfico cuenta con una presencia que podría inspirar cualquier cuento infantil de los que se leen a los niños en Navidad. Esa presencia es la de su herrero Fritz, llegado desde el mismísimo Tirol austríaco, con el noble oficio de modelar el hierro heredado de sus antepasados, y que encontró en Los Oscos el hogar de sus sueños de fuego.

Conjunto Etnográfico de Mazonovo

Pues bien, allí en Mazonovo, con la maestría de Fritz y la magia de la antigua fragua, los niños pueden sentirte “ferreiros” por un día, y escribir su propia historia en hierro, agua y fuego fabricando un clavo…

La artesanía oscense, un filón inagotable

 

Los oscenses son gentes de humilde actitud, acostumbrados a fabricar un mundo con sus manos. De ahí la gran tradición artesana de Los Oscos. Una tradición que no solo se ha mantenido viva hasta hoy, sino que se incrementa día a día porque la zona resulta profundamente atractiva a quienes deciden seguir la llamada de la fabricación artesana.

El telar y las navajas son dos de las artesanías que te encontrarás en Los Oscos.

Cuando conozcas a Irene, lo primero que exclamarás será ¡Vaya telar!, y es que esta artesana está empeñada en recuperar el espíritu de la tradición del telar utilizando materiales naturales, como la lana, la seda, el algodón o el lino. Tiene un telar muy antiguo y otro no tanto, y es en este último donde confecciona prendas más vanguardistas y actuales como camisas, chales o bufandas, y es que para Irene la tradición casa a las mil maravillas con la modernidad.

Con las navajas ocurre tres cuartos de lo mismo. Un artesano llamado Jorge Toquero  da forma a estos preciados utensilios con técnicas aprendidas en Japón, hermanando así la tradición asturiana con la nipona, y convirtiendo sus navajas en un bien artesano único en España.

La artesanía de Los Oscos combina sabiamente todo el saber de los antepasados con técnicas y estilos actuales, y eso la hace muy especial y sobre todo distinta a lo que puedes encontrarte en otros lugares.

Telar en Los Oscos

La curiosa historia del Marqués de Sargadelos

 

¿Poco podías imaginar que la cerámica de Sargadelos tenía su origen en Los Oscos, verdad? Pues así es. Esta curiosa historia comienza con Antonio Raimundo Ibáñez que nace en 1749 en Santa Eulalia de Oscos, y desarrolla una intensa labor como comerciante, industrial e ilustrado, creando en Sargadelos a finales del siglo XVIII una de las primeras fábricas de hierro colado y de loza de España.

Pues resulta que este visionario del arte y de la industria, oscense de pro, tiene en Santa Eulalia de Oscos su casa natal convertida en un museo donde podrás conocer el “modus vivendi” de los habitantes de la zona.

Museo Casa Natal del Marqués de Sargadelos

En la Casa del Marqués de Sargadelos aprenderás lo que es una “polavila” (tertulia entre vecinos), en torno a una antigua lareira (cocina tradicional de Los Oscos), por poner un ejemplo. E irás desgranando estancia a estancia la vida de la época, y la del propio Marqués, que tiene una fascinante biografía.

Y si sientes curiosidad por profundizar en la vida rural de época, la Casa del Marco, en San Martín de Oscos, también conocida como Museo de la Casa Campesina, es otro ejemplo para ilustrarte sobre el mundo de antaño.

Casa del Marco: Museo de la Casa Campesina en Los Oscos

Un pan de museo

 

Cuando visites Santa Eufemia, en Villanueva de Oscos, te darás cuenta de la importancia del pan y de que en esta aldea encontrarás un pan de museo en el más amplio sentido del término.

Y es que en el Ecomuseo del pan aprenderás de forma fácil y muy didáctica todo el proceso de elaboración de este alimento con tanta historia, desde la siembra del cereal a la cocción, pasando por la recogida, la molienda - que se puede contemplar en un antiguo molino del siglo XIX - y el amasado.

El Ecomuseo es un modelo de organización temática. Consta de tres salas y en cada una de ellas todo está muy bien expuesto. En la sala titulada "De la tierra a la era" se trata la siembra y la siega; en la que se llama "De la era al hórreo" se habla de las mallegas y el almacenamiento del grano, y en la tercera denominada "Del hórreo a la mesa" conocerás la molienda, la elaboración y el consumo.

Ecomuseo del Pan

En definitiva un viaje por el mundo del pan, que no deja indiferente a nadie, ni a los adultos ni a los niños, que suelen disfrutar de lo lindo, y además en un entorno humano y paisajístico más que agradable.

Ferreira, la playa de Los Oscos

 

¿Creías que en Los Oscos no había playa? Pues te equivocas. Los Oscos tiene una maravillosa playa fluvial en el pueblo de Ferreira, en Santa Eulalia de Oscos. Tal cual.

Ferreira es una aldea alargada, recóndita y tranquila, que exhibe la mejor y más tradicional arquitectura occidental. Bien pegada a una suave ladera de montaña, allí el río Agüeira remansa en forma de piscina natural, creando un paisaje de ensueño y sobre todo perfecto para un tranquilo baño o para cualquier tipo de actividad acuática fluvial como el Kayak.

Por si fuera poco, el espacio se completa con un área recreativa y un parque infantil. Así que Ferreira será una parada obligada en tu agenda oscense, para dar buena cuenta de un bautismo fluvial o sencillamente para relajarte contemplando el paisaje.

Ferreira en Santa Eulalia de Oscos

El Palacio de Mon o el blasón infinito

 

Si te gusta la arquitectura barroca, en San Martín de Oscos tienes un magnífico ejemplo: el Palacio de Mon. Datado entre finales del XVII y principios del XVIII, conserva todo el encanto de la más auténtica arquitectura civil palaciega asturiana.

Su fachada principal te impactará desde el primer instante, entre otras cosas, porque luce dos escudos de armas que son de todo punto impresionantes. Estarás ante dos obras de arte que te cuentan mucha historia de quienes habitaron el noble solar que tienes ante tus ojos.

El Palacio de Mon, con su planta irregular en torno a un patio central y su cubierta de pizarra, simboliza como ninguno el pasado señorial en el medio rural del occidente de Asturias.

Palacio de Mon

Santa María de Villanueva, un monasterio que te seduce a simple vista

 

No hay lugar que se precie que no tenga su monasterio y Los Oscos no podían ser menos. Así que cuando llegas a Villanueva de Oscos, lo primero que te recibe es su Monasterio de Santa María, muy bien conservado, dado que ha sido rehabilitado recientemente, y en el que se ha descubierto un sistema de alcantarillado del siglo XVII. Además de tanto en tanto en este cenobio se organizan actividades culturales, como la Festa dos Frailes, que anima el verano de Los Oscos.

Monasterio de Santa María de Villanueva en Los Oscos

El monasterio con su imponente presencia le añade una pizca de aire misterioso y legendario a Villanueva, algo que siempre es bienvenido en este territorio tan propicio para la fantasía.

Datado en el siglo XII, ha visto pasar por sus muros a cistercienses y benedictinos, ha visto miles de rezos y rituales, ha visto tanta vida monacal…

Y tú podrás contemplar todos esos siglos de historia, adentrándote tanto en los exteriores como en el interior del monasterio, puesto que es un monumento visitable.

Un amplio menú de actividades donde elegir

 

En los Oscos no solo vas a disfrutar del paisaje, la gastronomía o la infinita hospitalidad de sus habitantes, sino que también podrás llenar tu ocio con distintas actividades en el entorno natural.

Y si lo que prefieres son actividades más artesanas y ecológicas, podrás elaborar tus jabones y productos de cosmética natural, reconocer setas, producir miel, iniciarte en la forja tradicional, elaborar cerveza, hacer cestas, velas y muchas cosas más. Todo gracias a la creatividad de Artesanamente.

Los Oscos es un verdadero paraíso para disfrutar de las actividades artesanales

Los Oscos te abre un mundo de posibilidades en el que no hay lugar para el aburrimiento…

Los Oscos, nacidos para el senderismo

 

Los Oscos, por sus características orográficas y paisajísticas, son un lugar más que idóneo para el senderismo. No existen grandes desniveles y el terreno no es excesivamente escarpado, lo que hace que las rutas sean realmente amigables, al tiempo que te permitirán disfrutar de un entorno idílico de praderías, bosques, ríos y cascadas, y también aldeas como sacadas de un cuento…

Ruta del Silencio en Los Oscos

Un panorama perfecto para caminar y hacerlo con tranquilidad y sosiego, paladeando cada rincón y cada parada.

Son muchas y muy variadas las rutas que podrás hacer en Los Oscos: la del Silencio, la de la cascada Seimeira, la de Mon, etc., y cada una diferente a la otra, pero todas con algo en común: el infinito encanto de Los Oscos…

Ruta de Mon en Los Oscos

Un puñado de pueblos de cuento

 

Si algo llama la atención en el paisaje oscense, es que de pronto en medio del verdor y del agua aparece una aldea, como por arte de magia. En el sitio menos pensado, más insospechado allí están, como eternas compañeras de un paisaje al que le ponen la nota de color negro con las pizarras de sus cubiertas y sus muros contundentes.

Son aldeas con personalidad, que te resultarán verdaderos oasis de tranquilidad, con sus hórreos y cabazos, sus puentes y arroyos, sus prados de un verde intenso, y siempre muy cerca el bosque.

Las aldeas de Los Oscos te resultarán diferentes, idílicas, como esperándote con el tiempo detenido. Nombres como San Cristóbal, Pumares, Soutelo, o A Valía quedarán grabados en tu memoria como lugares únicos a los que siempre querrás regresar.

Pueblo de San Cristóbal en Los Oscos

¡Para abrir boca con este estupendo destino, aquí tienes unas sugestivas imágenes!

¡Ven a disfrutar de los muchos encantos de Los Oscos y compártelo en Facebook con tus amigos!

 

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.