Blog turístico de Asturias
Reserva de la Biosfera Muniellos-Fuentes del Narcea
25 sep

Alfonso PolvorinosLas montañas de la primera y actual mayor Reserva de la Biosfera asturiana albergan joyas botánicas como el más extenso robledal de la península Ibérica y el mayor hayedo de Asturias. Osos, urogallos y lobos son sus privilegiados habitantes.

Fue precisamente una figura de protección la que permitió al bosque de Muniellos con su declaración en 1964 como “Paisaje Pintoresco”, evolucionar hasta constituir la gran masa forestal que hoy tapiza las laderas del río homónimo próximas a Cangas del Narcea.

Atrás quedaron esos años de explotación forestal cuando el Instituto para la Conservación de la Naturaleza compró el monte en 1973 y cesaron los usos madereros para convertir a este rincón asturiano en referente internacional. El bosque de Muniellos se vio envuelto de nuevo por el único sonido de la naturaleza. Hace casi cinco décadas que sólo se escucha el murmullo del agua, el trino de los pájaros, el canto del urogallo, el gruñido del oso, el aullido del lobo.

Hoja de roble en Muniellos (Cangas del Narcea)

Muniellos es una magnífica representación de la naturaleza de las montañas del occidente asturiano. Una natura desarrollada sobre suelos silíceos (pizarras, cuarcitas y  areniscas), pobres en carbonatos (pocos nutrientes edáficos), en los que se sitúa este robledal al que acompaña un bosque mixto de ribera sin alisos pero con fresnos, sauces, avellanos, arces, etc. -además del roble albar que domina la foresta-, y con la presencia de acebos y más arriba de brezos y arándanos. En este denso robledal las hayas acompañan a los robles en las zonas más húmedas.

Robledal en Degaña

Y claro, un bosque tan privilegiado ha de conservarse como bien merece, posibilitando su disfrute también de forma privilegiada, casi en privado, pues sólo se permite el acceso a un máximo de veinte personas al día (bajo permiso). Ya no se siente la presencia del hombre, salvo la de los afortunados que se adentran en sus entrañas para fundirse en un ambiente hechizante de musgos y líquenes. Magia pura. Y es que en Muniellos los árboles poseen barba (las del liquen “barbas de capuchino”).

Líquenes en Muniellos (Cangas del Narcea)

No todos los días se tiene oportunidad de caminar por el seno del robledal atlántico más extenso y mejor conservado de la península Ibérica y uno de los máximos iconos forestales del continente. Una experiencia vital en la que el bosque, nunca mejor dicho, se siente.

Su importancia era tal que en 1982 se declaró como Reserva Biológica Nacional, ampliando su superficie protegida en 1988. En noviembre del año 2000, la Reserva de la Biosfera inaugura (junto a la de Somiedo) la lista de Reservas de la Biosfera en Asturias. Al hilo de este pulmón vegetal, el entorno de Muniellos, con más bosques y fantásticos paisajes rurales, poco habitados, se convirtió en 2002 en parque natural, denominándose Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, y poniendo de paso en valor no sólo la espectacularidad contrastada de Muniellos, sino una vasta lista de recursos naturales de la cuenca de los ríos Narcea e Ibias.

Sierra Campetona en el Cueto de Arbás (Cangas del Narcea)

Con cotas altitudinales que oscilan entre los 600 metros y los 2.000 metros, las montañas de la reserva están cubiertas sobre todo de bosques. Abedules, rebollos, piornos y brezales a medida que ascendemos, copan el paisaje botánico con una paleta cromática sin parangón en la flora cantábrica. Robles albares, hayas, avellanos, arces,… imposible hallar más tonos otoñales entre el ocre y el naranja.

Oso Pardo Cantábrico

Y es que ahora que llega esta bella estación, Muniellos-Fuentes del Narcea no sólo luce sus mejores galas florales sino que también es buena época para ver a los osos alimentándose raudos ante la proximidad del invierno. El oso pardo cantábrico se ha convertido, con su población en franca recuperación en la zona, en uno de los grandes atractivos de la reserva. También la presencia del urogallo cantábrico y lobo ibérico está en el pódium de recursos.

Avistamiento de osos en Riomolín (Cangas del Narcea)

Sobre salidas para avistamientos de ambas especies contactar con las empresas locales Natur y Quei Vitorino, que además cuentan con alojamiento en Vega de Hórreo (Cangas del Narcea) y Tablado (Degaña) respectivamente, o con empresas que operan en todo el territorio asturiano como Geoface con avistamientos de fauna salvaje y actividades de interpretación del medio natural.

Cunqueiro en Degaña

En Quei Vitorino y su museo El Rincón Cunqueiro podrás además conocer, entre otras,  la artesanía cunqueira, uno de los oficios locales únicos en esta reserva del occidente astur. Un espacio natural donde colmenas, teitos, cortinos, talameiros, corripas, pallozas, molinos de agua, etc. son elementos etnográficos que forman parte del paisaje humano, con poblaciones forjadas a partir de su tradicional asilamiento y desarrolladas al amparo de la actividad minera, ya bien presente en época romana (El Corralín).

Molino en Villarmeirín (Ibias)

Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias es el mayor parque natural asturiano y claro, en tan vasta extensión, cabe de todo; incluso el más extenso hayedo asturiano (Monte de Hermo) entre montañas donde domina el roble. El haya (faya) es más propia del Oriente de la provincia donde no existe el acusado descenso de las precipitaciones estivales aportando durante todo el año la humedad ambiental que el exigente árbol necesita, incluso en verano con las mágicas nieblas del estío.

Avistamiento de osos en Sierra de Tablado (Degaña)

En julio de 2003 todo el territorio del parque natural se incorporó a la superficie de la Reserva de la Biosfera, pasando a constituir la Reserva de la Biosfera Muniellos-Fuentes del Narcea y quedando integrada dentro de su vasta superficie de 476 kilómetros cuadrados dos reservas naturales: la Reserva Natural Integral de Muniellos (foresta en estado puro) y la Reserva Natural Parcial del Cueto de Arbás (con su huella glaciar). Pura magia natural astur.

Texto y Fotos: Alfonso Polvorinos www.elecoturista.com

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.