Blog turístico de Asturias
Seis Espacios Protegidos de Asturias para relajarse
05 nov 2014

Los Espacios Protegidos de Asturias son lugares especiales, diferentes. Aquí te proponemos seis, que son una invitación infinita al relax.

 

 1. El Bosque de Muniellos o el reino del silencio

 

La fama de Muniellos viene de antaño, de siglos atrás. Por razones obvias, ha perdurado hasta nuestros días. Está documentado en una publicación del siglo XVIII que existían en el suroccidente de Asturias “muchos y muy espesos montes, sobresaliendo especialmente, y aún entre todos los del Universo, el de Muniellos”.

Cuentan algunas historias que de estos bosques occidentales salió madera para la construcción de los barcos de la célebre “Armada invencible”.

Sin lugar a dudas, Muniellos es un bosque para la Historia, pero también es un territorio que se presta a la leyenda, a la mitología, a las dulces anécdotas cotidianas, propias de viajeros encantados con y por el territorio…

Penetrar en Muniellos es entrar en el reino del silencio, de los musgos y los líquenes, de las nieblas, de las aguas, arroyos, fuentes y lagos…Llega tan al corazón, que esperas que en cualquier momento se cruce en tu camino la visión de una xana…porque haberlas,  las hay…

Su profundo encanto lo ha llevado a multitud de reconocimientos medioambientales, entre otros la declaración de Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2000.

Bosque de Muniellos

 

2. Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa: un Parque Natural joven y una neófita Reserva de la Biosfera

 

Las Ubiñas-La Mesa es, hasta la fecha, el último espacio declarado Reserva de la Biosfera en Asturias - exactamente en 2012 -, y la verdad es que razones no le faltan, como tampoco le faltan para ser, también desde hace poco tiempo, Parque Natural.

Este meridional espacio está integrado por terrenos de Teverga, Quirós y Lena, y a sus múltiples atractivos paisajísticos, que saltan a la vista, en un simple paseo o travesía, añade muchos otros ingredientes naturales.

Es territorio osero por excelencia, además de tener, entre sus hitos paisajísticos el Paisaje Protegido de Peña Ubiña, que no es ni más ni menos que el segundo macizo montañoso más alto de la región, después de los Picos de Europa, con altitudes superiores a los 2400 metros.

Dentro de sus límites está el Monumento Natural de Cueva Huerta, y una parte de los puertos de Marabio, y si de seguir relatando bellezas se trata, también queda en sus dominios el extremo más meridional de la Sierra de Sobia, esa mole caliza que luce tan imponente desde San Martín de Teverga.

Un paisaje delicioso de cumbres y desniveles, de tierras de pasto y pastoreo, de rutas de montaña y de caminos, y de cuencas fluviales, un paisaje marcado por la historia, al que toca de cerca el Camín de Real de la Mesa, esa gran vía romana, que unió desde los inicios de la historia esta parte de Asturias con la Meseta. En definitiva, un espacio fascinante.

Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa

 

3. La ría de Villaviciosa o el refugio de las aves acuáticas

 

La ría de Villaviciosa es un refugio habitual elegido por las aves acuáticas para descansar, y no es de extrañar. Es un sitio fantástico no solo para las aves, sino para el solaz de los humanos.

En su meritoriaje figura el hecho de ser uno de los estuarios mejor conservados y de mayor calidad ambiental de la costa cantábrica. Por eso es un espacio protegido, y ha sido agregada a la Lista de Humedales de Importancia Internacional. Su singularidad paisajística, y la riqueza de su vegetación, la convierten en un lugar de especial relevancia botánica, sobre todo si hablamos de flora típicamente marismeña, y también hay muchos peces, especialmente en la zona de la desembocadura, cuando se funde en un abrazo con el Cantábrico.

Por todo ello, la ría es un lugar ideal para la pesca y para otros deportes náuticos, o sencillamente para un tranquilo paseo por sus orillas…, escuchando el aleteo de las miles de aves acuáticas que la eligen para el avituallamiento y descanso en su ruta migratoria del atlántico oriental…

Si el entorno natural y medioambiental de la ría - la más grande de Asturias – es espectacular, no lo es menos el cultural. A pocos kilómetros se alza el románico rural más importante de Asturias con ejemplos como Santa María de Lugás, San Andrés de Bedriñana, o San Juan de Amandi, y si tanto arco de medio punto nos aburre, siempre podemos alegrar el día con una visita a la fabrica de sidra El Gaitero, que como bien reza el dicho, es famosa en el mundo entero… Si preferimos coger olas de campeonato, lo tenemos fácil, allí al lado, en su desembocadura está la playa de Rodiles, con gran tradición surfera.

Ría de Villaviciosa


4. Sierras de Carondio y Valledor: las más Jacobeas

 

Estas Sierras se extienden por los concejos occidentales de Allande, Grandas de Salime y Villayón.  Imponentes cordales silíceos delimitados por grandes cuencas fluviales como las del Navia y el Esva, componen un paisaje de montañas y valles característico de la Asturias occidental.

Ambas guardan un secreto y un paisaje único: en medio de las dos transcurre el Camino de Santiago Primitivo, el primero de todos, aquel que soñó y “diseñó” el rey asturiano y gran arquitecto de la Europa medieval, D. Alfonso II el Casto.

Así que Carondio y Valledor han retenido la mirada de miles de peregrinos jacobeos, que en su meta de alcanzar la tumba del apostol Santiago, paseaban su sueño por la inmensidad del occidente astur.

Su sustrato silíceo les aporta matices grises y negros, como la pizarra tan característica de su zona, y en su vida vegetal y animal esconden tesoros como el Alcornocal de Boxu - el mayor bosque de este tipo en Asturias -, o un sinfín de cortinos - construcciones circulares de piedra que se hacían antaño para proteger las colmenas y truébanos de  las abejas de la fauna salvaje -. Estas construcciones son testimonio vivo de que en el pasado los osos campearon a sus anchas por estos lares, donde hoy nos encontramos lobos, raposos (zorros), jabalíes, comadrejas o martas, y en los arroyos, nutrias…

Un paraíso inédito que nos aguarda.

Sierras de Carondio y Valledor

 

5. Costa oriental de Asturias: cuando la belleza del karst convierte la costa en arte

 

La costa oriental de Asturias, la que se extiende por los concejos de Llanes y Ribadedeva, es de una singular belleza. Acantilados que parecen esculpidos por artistas de vanguardia, cuevas y simas, castros, rocas de excéntrica personalidad, playas de arena fina que discurren entre islotes de roca y que dibujan verdaderos fiordos, otras que se extienden hasta el infinito…y miles de cavidades submarinas inexploradas esperando su momento…

Es la compleja belleza del sistema kárstico, el que surge del “matrimonio” entre la caliza y la mar, y como en cualquier unión, cuando hay marejada, surgen los bufones, al colarse el cantábrico por esas chimeneas verticales que lo elevan al cielo.

La costa oriental es una gran galería de arte al aire libre, visitada cada año por miles de turistas y peregrinos, que transitan el más antiguo de los caminos jacobeos, el de la costa. Y por si fuera poca la belleza natural, hay que sumar la de las quintas indianas que se asoman al mar, dibujando desde su arquitectura el más bello los cuadros que un pintor imaginara: una estancia con vistas al mar y a la montaña…

Bufón de Santiuste en la costa oriental asturiana


6. El Desfiladero de las Xanas: un espacio mitológico

 

Este desfiladero, de mitológico nombre, hace honor a su denominación. Es un espacio ideal para que vivan las xanas: por la belleza del entorno, por su proximidad a ríos y arroyos, a bosques y aldeas…

El desfiladero, ideal para iniciarse en el senderismo por su escasa dificultad, es considerado el hermano pequeño de la Garganta divina o ruta del Cares, por sus características paisajísticas.

El Desfiladero de las Xanas transcurre por los concejos de Santo Adriano, Proaza y Quirós, y cuenta la leyenda que por aquí fueron trasladadas las reliquias que estuvieron escondidas en el Montsacro, para después ser acogidas en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo - que Alfonso II ordenó construir ex profeso para ellas -…
Un espacio de leyenda para disfrutar sin límite.

Desfiladero de las Xanas

¡Sumérgete en el relax total!

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.