Blog turístico de Asturias
Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias
30 mar 2021

Mar Vara

Una de las señas de identidad de Asturias es su increíble naturaleza, ya que cuenta con una red de espacios naturales protegidos envidiable, que abarca tanto playas como montañas, algunos de ellos declarados Reservas de la Biosfera. Es por eso, que Asturias es conocida como un paraíso natural.

Dónde ver animales en Asturias con niños

 

Dentro de los recursos naturales que podemos encontrar en Asturias destaca la fauna, por lo que es una zona ideal para que los niños descubran y observen un montón de animales.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Hemos viajado a Asturias con los niños en muchas ocasiones y, siempre hemos aprovechado para que vieran algunos de los animales que viven en Asturias, algunos de ellos tan emblemáticos como el oso pardo.

Creemos que es importante conocer la naturaleza para aprender a respetarla y cuidarla, ya que de esta forma podremos seguir disfrutando de ella en el futuro.

Aves de la Ría de Villaviciosa

 

Nos encanta observar aves y, si tenemos oportunidad, nos gusta observar aves de entornos diferentes a los que estamos acostumbrados.

Uno de los lugares de Asturias en el que disfrutamos observando aves fue la Ría de Villaviciosa, un importante lugar de paso de muchas especies de aves marinas.

Para conocer este ecosistema, nos dirigimos al Centro de Interpretación de la Reserva Natural de la Ría de Villaviciosa, que se encuentra en la carretera que va de Villaviciosa a Tazones.

Es un centro de interpretación especialmente adaptado para que los niños entiendan la importancia de este ecosistema y, conozcan las aves que se pueden ver por allí.

Tras la visita, acudimos a uno de los puntos de observación de aves que hay en una zona elevada junto al centro, desde la que se ve una zona de la ría. Desde allí vimos diferentes especies de aves como garzas, cormoranes, archibebes o zarapitos.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Además, el guía nos aconsejó sobre los mejores lugares para ver aves en este estuario, que es uno de los que tienen una mayor riqueza biológica de Asturias.

Caballos de Przewalski y bisontes europeos en el Parque de la Prehistoria de Teverga

 

Buscando lugares de Asturias interesantes para ir con nuestros hijos, encontramos el Parque de la Prehistoria de Teverga. En él pudimos descubrir el origen del arte y visitar La Galería, un recorrido didáctico, y la Cueva de Cuevas, que es la recreación del ambiente de una cueva original, con la réplica de algunas zonas con pinturas prehistóricas de tres de las mejores cuevas de Europa.

Pero la visita estrella para nuestros hijos tuvo lugar fuera del museo, ya que en un cercado pudimos observar algunos ejemplares de caballos tarpanes y de Przewalski, bisontes europeos, uros de Heck, gamos y ciervos.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Nos contaron que los bisontes europeos y los caballos de Przewalski que viven allí, pertenecen a un proyecto de conservación de estas especies en peligro de extinción. Son dos especies que se encontraban representadas abundantemente en las cuevas del Paleolítico del norte de España y, ahora se pretende evitar su desaparición.

En 2014 nació la primera cría de bisonte europeo en este entorno, cosa que no se producía en Asturias desde hace 10.000 años.

Osos en los Valles del Trubia

 

Una de las rutas más recomendables de Asturias, sobre todo con niños, es la Senda del Oso, en Proaza. Esta ruta, que se puede realizar andando o en bicicleta, discurre por una vía verde que aprovecha el trazado de una antigua vía férrea, que se construyó para transportar carbón desde Proaza y Teverga hasta Trubia.

Si se quiere hacer andando con niños, se puede elegir alguno de los tramos. Nosotros la hicimos en bicicleta y, para ello, comenzamos en Entrago y terminamos en Tuñón ya que, en ese sentido, prácticamente todo el camino es descendente.

Durante la ruta disfrutamos de unos paisajes espectaculares, pasando por bosques, desfiladeros, puentes y túneles, con el Río Trubia al lado.

Uno de los atractivos de la ruta es la posibilidad de ver dos osas que se encuentran en un cercado, cerca de Proaza.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

El cercado se creó en 1996 para poder albergar a Paca y a Tola, dos crías de oso rescatadas de un cazador furtivo, que había matado a su madre. Como se habían acostumbrado a los humanos ya no era posible reintroducidas en la naturaleza.

Tola murió en 2018 por su avanzada edad, y ahora Paca tiene otra compañera, Molina, que fue rescatada tras sufrir una lesión de cadera debido a un despeñamiento.

Aunque no es la forma ideal de ver un oso, ya que no se encuentran en libertad en la naturaleza, es una buena oportunidad para que los niños puedan verlos de cerca.

Oso pardo en Somiedo

 

Hemos visitado el Parque Natural de Somiedo durante muchos años y, la gente de la zona nos había contado que era frecuente ver osos cerca de algunos de los pueblos del concejo. Este entorno es uno de los pocos lugares de la Cordillera Cantábrica elegidos por el oso pardo para vivir.

Nosotros nunca habíamos tenido la suerte de verlos en libertad, así que la última vez que estuvimos en esta zona nos apuntamos a una salida de observación con un guía experto.

Las salidas tienen lugar durante el amanecer o el atardecer, ya que es durante estos momentos especiales del día cuando los osos campan a sus anchas y, es más fácil verlos.

Las mejores épocas para observar osos son la primavera y el final del verano. Nosotros fuimos en septiembre y elegimos el atardecer para ir en busca del oso.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Nuestro guía nos llevó hasta una zona de montaña en la que instalar el telescopio, ya que sabía que desde allí se solía ver al oso en busca de comida. Tras un rato de observación con la ayuda de telescopios y prismáticos, finalmente pudimos ver como aparecía un oso entre la vegetación.

¡Fue una experiencia inolvidable!

Animales marinos del Acuario de Gijón

 

A pocos minutos andando del centro de Gijón, en el paseo de la Playa de Poniente, encontramos su famoso Acuario. En él pudimos realizar un viaje submarino para conocer a los habitantes de los mares y océanos del mundo.

Tiene 60 acuarios de agua dulce y salada en los que pudimos ver la fauna que habita en los ríos asturianos, como el salmón, la trucha o el esturión, así como diferentes especies de anfibios. Y también la de los mares y océanos de todo el mundo, con ejemplares de pulpos, peces globo, caballitos de mar, rayas, cangrejos, morenas, tortugas gigantes, anémonas… Lo más espectacular fue el enorme tanque central de los tiburones.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

El tanque con plásticos y demás deshechos encontrados, tanto en la playa como en el fondo marino, nos hizo reflexionar acerca de la importancia del mar y de su preservación para las futuras generaciones.

Vacas en Somiedo

 

La idea que tienen muchos niños de cómo es una vaca poco tiene que ver con la imagen de las vacas de Somiedo. Son vacas imponentes, adaptadas a la montaña, unas vacas atletas que tienen una agilidad impresionante para subir por las laderas.

Siempre que hacemos una ruta por el Parque Natural de Somiedo, nuestros hijos se quedan asombrados al ver cómo pastan en los lugares más altos, que tanto nos ha costado alcanzar.

Los mejores lugares para ver estas vacas de la raza asturiana de los valles son las brañas, junto a las cabañas de techo de escoba, que parecen construcciones del neolítico.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

En estos lugares la imagen no puede ser más bucólica: campos alfombrados de un verde intenso y vacas de un color rojizo que, al desplazarse hacen sonar sus cencerros, acompañando a la banda sonora de la montaña.

Otro lugar en el que las vacas lucen como en ningún otro sitio, es el entorno de los Lagos de Covadonga, que nos parecería raro recorrer sin su presencia.

Asturcones en Piloña

 

Se cree que los asturcones son los descendientes de aquellos caballos que aparecen representados en las pinturas de las cavernas. Ya hablaban los romanos de los pequeños asturcones, una de las razas de ponis más antigua del mundo.

Aunque es una raza autóctona que se encuentra en peligro de extinción, hay algunos lugares en Asturias donde todavía puedes ver asturcones en libertad. Su hábitat son las montañas escarpadas, lo que les ha hecho ser muy resistentes.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Son caballos preciosos que pudimos ver en la Sierra del Sueve, en el concejo de Piloña, donde no es raro verlos pastar y correr a sus anchas.

Lobos de Belmonte de Miranda

 

Nos dirigimos a Belmonte de Miranda para visitar la Casa del Lobo, un centro de interpretación muy interesante que da a conocer cómo es el lobo (llobu, en asturiano), cómo vive, cuál es su forma de organización, cómo se comunica, cuál es su hábitat, cómo caza y su relación con los humanos.

Tras la visita, nos dirigimos acompañados por una guía del centro y de otros visitantes, a conocer el cercado de los lobos.

Espacios para mostrar animales a los niños en Asturias ©A un clic de la aventura

Para llegar hasta allí seguimos la denominada Ruta de la Castañal o Senda del Lobo, durante 1,5 kilómetros por un camino acondicionado, ideal para familias, incluso con sillas infantiles o carritos de bebés.

Durante el recorrido, la guía nos fue explicando que estábamos pasando por un bosque de hayas, castaños y robles y nos dijo cuáles son los pequeños animales que podíamos encontrar por allí. Lo hizo de forma muy amena para los niños, por lo que les encantó.

Ya en el cercado de los lobos, pudimos observar a 3 lobos desde un mirador elevado.

Panel informativo en el interior de La Casa del Lobo en Belmonte de Miranda ©La Casa del Lobo

Dos de ellos se encuentran allí desde que eran unos cachorros, al encontrarlos solos después de una batida de caza. El tercero llegó allí tras ser abandonado por su dueño, que lo había criado como un perro. Los tres ya no pueden ser devueltos a la naturaleza y allí han encontrado un refugio donde vivir, lo que nos permitió conocerlos de cerca, algo que fascinó a nuestros hijos.


Mar Vara
https://aunclicdelaaventura.com
 

Kommentare
Noch keine Anmerkungen Fangen Sie an