Blog turístico de Asturias
Asturias y su patrimonio industrial: corazón de metal y mineral
19 sep 2014

La riqueza de su suelo, su naturaleza verde y frondosa, la fuerza de sus ríos, lo indómito de su mar, el perfil de sus valles y montañas, el valor de sus gentes, sus inventos, o su afán de conocimiento y progreso, han tejido en Asturias a lo largo de muchos siglos de historia, un paisaje y patrimonio industrial que, por su calidad y densidad, es referente en el continente europeo.

Ecomuseo minero Valle de Samuño

¡Son castillos de metal!, exclamó un día un niño, atónito ante la visión de un castillete de mina, que se alzaba como un gigante sonoro ante sus ojos. Es verdad que Asturias, sobre todo en sus zonas de tradición minera, nos sorprende con un paisaje distinto, inusual, que combina el verdor de una naturaleza siempre pródiga y las arquitecturas características de la industria minera de los siglos XIX y XX.

Por eso no resulta extraña la exclamación del niño, especialmente si nos adentramos en los valles mineros del Nalón o del Caudal, jalonados de antiguos pozos e instalaciones mineras que se mezclan con otros en activo. Una panorámica de castilletes, talleres, lampisterías, casas-aseo, escombreras, puentes, galerías, vías férreas, centrales térmicas, etc. Hierro, madera, carbón, locomotoras y trenes, barrios obreros y fabriles, poblados de la época de la primera revolución industrial…

Poblado minero de BustielloValle de Samuño

Patrimonio industrial de Asturias: la memoria del tiempo

 

Todos ellos conforman la memoria, la cultura y la vida de otro tiempo, que hoy se muestra en enclaves como el Museo de la Minería y la Industria (MUMI), en El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), el Ecomuseo Minero de Samuño, en el Valle del mismo nombre en Langreo, o el Museo de la Siderurgia (MUSI), en la Felguera. Esto en el Valle del Nalón, pero si nos vamos al Caudal encontramos joyas sociológicas y arquitectónicas como el Poblado Minero de Bustiello, o el pozo Santa Bárbara en el Valle de Turón, siendo éste último un valle que cuenta con pozos de gran tradición histórica.

Interior del Museo de la MineríaExterior del Museo de la Siderurgia

Por si fuera poco, Asturias tiene minas que miran al mar, sobre todo en la zona de Gozón y Castrillón, siendo en este último municipio donde se encuentra la que fuera primera submarina de España, que es la de Arnao.

Es un hecho constatado que el patrimonio industrial de Asturias está lleno de poesía, no solo por sus enclaves, sino por lo que supuso en su momento de innovación, de integración en el territorio y en el paisaje, y de diversificación y de diversidad. Hablando de poesía, tan agradable resulta un paseo por el puerto de San Esteban de Pravia con sus viejas grúas que recuerdan el pasado carbonero del río Nalón, como una vuelta por el occidente de Asturias, viendo sus centrales hidráulicas y otros inventos relacionados con el aprovechamiento del agua para mejorar la vida. Mazos, herrerías o batanes son exponentes de la supervivencia inteligente de la Humanidad en un entorno de gran riqueza hídrica y vegetal.

Casa del Agua de Bres (Taramundi)

Experiencias y lugares que fascinan

 

No es casualidad que los romanos se enamoraran de Asturias y de su oro. El occidente asturiano fue la gran reserva geológica aurífera del Imperio, y de ello quedan vestigios palpables en Navelgas (Tineo), y en toda la zona. Y directamente relacionada con este pasado “dorado” está la tradición del bateo, muy viva en el municipio tinetense.

Museo del Oro en Navelgas (Tineo)

Tampoco es casualidad que los exploradores, geólogos y aventureros europeos, especialmente alemanes, se prendaran de los Picos de Europa y de sus formaciones geológicas, del sistema kárstico, del paisaje, de la flora, de la fauna, de sus riquezas de hierro y manganeso… Como testimonio ahí están las minas de Buferrera, al pie mismo de los lagos de Covadonga.

En Asturias, se mire por donde se mire, en el lugar más inesperado, surge la huella de una mina romana, de un castillete, de una torre de refrigeración siderúrgica… Y es que antes de la llegada de los romanos, en la Campa de Torres ya trabajaban los metales, con lo cual no es de extrañar la tradición siderúrgica del eje Gijón-Avilés, o la minera de Oviedo y las cuencas.

Asturias y su patrimonio industrial constituyen una experiencia perfecta para llegar al corazón de metal y mineral de una tierra con impulso, con una fuerza inusitada…

¡Si queréis conocer todos los secretos del patrimonio industrial en Asturias de la mano de expertos, podéis hacerlo en la Asociación de Arqueología Industrial Incuna!

Interior de la Central Hidroeléctrica de Grandas de Salimehttp://incuna.es/espacios-industriales-abandonadosgestion-del-patrimonio-y-medio-ambiente-en-las-xvi-jornadas-internacionales-de-incuna-septiembre-2014/

 

 

 

Commentaires
Aucun commentaire. Soyez le premier.