Blog turístico de Asturias
6 propuestas culturales para tus niños este invierno
26 ene

Carmen Osorio

Asturias tiene decenas de espacios y museos para conocer. Para mayores y pequeños; en pueblos y ciudades; en edificios emblemáticos y en enclaves privilegiados; pequeños y grandes; de animales, de instrumentos, de bebidas y alimentos; sobre el pasado y el presente; los hay para todos gustos y edades. Y, desde luego, muchos de estos lugares están pensados para los pequeños de la casa. Los espacios culturales son el lugar perfecto para que nuestros niños disfruten  al máximo y aprendan cosas sobre el mundo que les rodea. Os propongo un recorrido por algunos de estos espacios en los que los peques podrán estudiar, ver y disfrutar.

 

 

La historia de la evolución de los seres vivos

 

El Parque de la Vida, situado en La Mata (Luarca), es uno de esos lugares en los que los niños aprenden de verdad, en contacto con la naturaleza y con los animales. De hecho, se trata de un referente en actividades de divulgación científica a través del entorno. Y eso se notó en cada paso que dimos porque, durante el recorrido por el parque, de casi dos kilómetros, los niños conocieron cómo se creó la tierra y la vida y de alguna manera así entendieron muchos aspectos sobre la evolución geológica y biológica desde aquellos tiempos hasta nuestros días.

 

El Parque de la Vida - Valdés

 

La visita comenzó por la senda geológica en la que pudimos ver distintos minerales, fósiles terrestres y marinos, meteoritos… Los niños se quedaron muy sorprendidos por las explicaciones ya que, cuando les hablas de huellas, ellos piensan en las mismas que hacen sobre la arena. Pero, ¿por qué algunas perviven durante millones de años? Allí encontraron la respuesta.

 

El Parque de la Vida - Valdés

 

Fue más tarde, en la senda biológica, donde los peques aprendieron cómo comenzó la vida en la Tierra, la formación de los océanos, la aparición de seres unicelulares y después pluricelulares… Además, en el Observatorio Astronómico y en el Planetario Digital, pudieron conocer a fondo nuestro sistema solar y los planetas, que es algo que siempre las ha llamado la atención y les apasiona. También vimos las réplicas del Apolo XI con 19 metros de altura y del Ariane V, de 10 metros, así como del telescopio espacial Hubble y del Sputnik en tamaño real.

La visita termina con una de las actividades de más éxito: el reconocimiento y manejo de distintas especies de serpientes para perderles el miedo y aprender a respetarlas. Obviamente, es opcional. Nuestros pequeños no se atrevieron, ¡quizás sean más valientes dentro de unos años!


El mayor conjunto de Molinos de España, en Taramundi

 

A menos de un kilómetro de la villa de Taramundi y en un enclave espectacular, visitamos el espacio etnográfico de los Molinos de Mazonovo, que ha recuperado los antiguos molinos y todas las actividades relacionadas con ellos. No sólo es un espacio para observar sino que los niños y también nosotros, los mayores, tuvimos la oportunidad de ser protagonistas, ya que pudimos manipular con nuestras manos los molinos para ponerlos en funcionamiento. Toda una experiencia para los niños. ¡Les encanta tanto poder participar!

 

Museo de los Molinos de Mazonovo - Taramundi

 

De hecho, es sin duda un un lugar en el que las visitas están enfocadas a los pequeños de la casa ya que, en la misma entrada, les entregaron a los niños un pequeño libro adaptado a su edad que incluía juegos y un pequeño examen para, posteriormente, concederles el diploma de molineros. ¡Imaginaos la satisfacción de salir de allí con un título! Y no sólo eso, también se les da un saquito donde van guardando la harina que van moliendo durante el recorrido. 

 

Museo de los Molinos de Mazonovo - Taramundi

 

La visita comienza con una proyección audiovisual de unos siete minutos que viene muy bien para hacer una pequeña introducción al mundo de los molinos y después, ya por libre, paseamos por los exteriores, donde hay paneles informativos y vitrinas, además de 19 molinos de varios tipos (manuales, hidráulicos…).

 

Más de 400 especies en el Acuario de Gijón

 

Si hay un lugar de visita obligada para los más pequeños de la casa y que ha sido un éxito rotundo para mis niños, ése es el Acuario de Gijón, situado muy próximo a la Playa de Poniente y que, este año, celebra su décimo aniversario. En todo el recorrido, que dura en torno a una hora y media, se puede acceder por las instalaciones con sillitas de bebés; tan solo hay una escalera mecánica, sobre la que pasa un túnel de cristal en el que se ven tiburones y otras especies, que lleva a la planta baja. En cualquier caso, también existe un ascensor para bajar a ese piso.

 

Acuario de Gijón

 

La primera parte del Acuario, que simula una zona rocosa, está dedicada a los ríos del Cantábrico. Al entrar, ya sólo la ambientación les hizo estar emocionados antes incluso de ver cualquier especie. Y poco a poco, según veíamos a los animales, iban sorprendiéndose cada vez más. Eso sí, sin ninguna duda, uno de los atractivos del Acuario está en la zona del océano Atlántico, donde se encuentran varias especies de tiburones en un enorme depósito de agua. De hecho, lo niños no querían moverse de allí y estuvieron observando ese espacio durante un buen rato, ya que los tiburones nadan entre tortugas gigante y otras especies. No puedo dejar de mencionar la zona en la que están los pingüinos de Magallanes, que también llamaron muchísimo nuestra atención.

 

Acuario de Gijón

 

En total, en el Acuario de Gijón hay más de 60 peceras de agua dulce y salada que nos enseñaron la flora y la fauna de los distintos mares del planeta. Más de 2.000 metros cúbicos de agua en los que vimos salmones, nutrias, tortugas, anguilas, estrellas de mar, esturiones, además de los ya mencionados tiburones y pingüinos.

 

Conocer todos los secretos de una mina, bajo tierra

 

El Museo de la Minería y de la Industria no es un espacio cualquiera de exposición. No lo es porque es una mina imagen, es decir, una réplica a escala natural y con utillaje real, a la que se accede a través de un ascensor hidráulico (o jaula) para conocer todos los entresijos de una profesión de riesgo. Como podéis imaginar, fue toda una aventura para los niños. Y, sin duda, a mí me encantó conocer de cerca un lugar de trabajo que no se parece a ningún otro. La visita por esta parte del Museo es guiada, y se hace a pie, pero no es posible ir con sillitas de bebés ya que la zona por la que se camina es estrecha y está pegada a las vías por las que se transportaban los vagones con carbón, donde hay muchas piedras. Así que es recomendable que uséis mochilas o fulares si vais con algún bebé.

 

Museo de la Minería y de la Industria - S. Martín del Rey Aurelio

 

La mina está formada por una galería principal y otra superior y en ella conocimos los aspectos más importantes del arranque y la extracción del carbón así como su transporte, además de aprender muchas cosas sobre los sistemas de entibación, ventilación, máquinas… La otra parte del Museo está formada por dos plantas en las que  pudimos ver multitud de máquinas relacionadas con los avances durante la Revolución Industrial así como salas donde se exhiben instrumentos relacionados con la enfermería minera, los explosivos, la lampistería, las brigadas de Salvamento… Por supuesto, lo que más les gustó fueron las locomotoras y una preciosa y antigua ambulancia.

 

Museo de la Minería y de la Industria - S. Martín del Rey Aurelio

 

Un recorrido muy completo por una época marcada por los profundos cambios que supuso el carbón. El Museo se encuentra en El Entrego, en el municipio de San Martín del Rey Aurelio.

 

El Museo Jurásico, el más visitado de Asturias

 

No es casualidad que el Museo Jurásico de Asturias sea el más visitado del Principado, ya que acoge una de las muestras más completas del mundo sobre estos extintos reptiles. Se encuentra en la rasa de San Telmo, un lugar privilegiado en el concejo de Colunga. ¡Y todo en este espacio merece la pena!

 

Museo del Jurásico de Asturias - Colunga

 

Si en el interior aprendimos muchísimas cosas sobre los dinosaurios gracias a sus huellas y restos fósiles, en el exterior del Museo, los niños no pudieron estar más entretenidos gracias a las numerosas réplicas que, de verdad, no dejan indiferente a nadie. Es, seguramente, lo que más llamó su atención. También tuvimos tiempo para estar al aire libre en el parque del que disponen en el exterior, en el que pasaron un rato muy entretenidos.

 

Museo del Jurásico de Asturias - Colunga

 

Como curiosidades del Museo, hay que reseñar que el mismo edificio ya es algo muy llamativo. Si lo viéramos desde el aire, nos daríamos cuenta de que tiene forma de gran huella tridáctila de dinosaurio. Además, la cubierta es de cobre viejo, lo que supone que, con el tiempo, irá adquiriendo un color en tono verde que hará que se integre perfectamente en el paisaje. Pero no sólo eso, ya que el interior del museo tienen una estructura de madera que forma un entramado de arcos que simulan las costillas de los dinosaurios.

 

Una exposición, con mucho sabor, dentro de una cueva

 

Probablemente, el mayor atractivo para los niños de la Cueva-exposición del Queso Cabrales sea precisamente su emplazamiento. El hecho de que esta pequeña muestra sobre la elaboración de un alimento mundialmente conocido esté en el interior de una gruta, fue todo un aliciente para los niños. Además, como se trata de una visita guiada de unos 45 minutos de duración, es decir, breve, hizo que fuera muy llevadera para los niños y que no despistaran su atención en ningún momento. La visita comenzó con una breve proyección audiovisual y una degustación, dentro de una amplia cabaña de madera.

 

Cueva del Quesu - Cabrales

 

Posteriormente, accedimos a la cueva. No es posible la entrada con sillitas debido a que, en algunos tramos, el paso es un poco estrecho. Pero como ya os contaba, es una visita corta; los niños más pequeños pueden ir caminando perfectamente sin peligro (sólo hay una escalera en la que hay que tener más cuidado) y los bebés pueden ir en mochilas o fulares, incluso en brazos. Allí en la gruta aprendimos algunas cosas sobre la historia y el proceso de elaboración del queso así como aspectos del entorno para comprender la vida de los pastores en los Picos de Europa.

 

Cueva del Quesu - Cabrales

 

¡Una oportunidad única y llamativa para apreciar este magnífico manjar, el Queso Cabrales!

 

Texto y fotos: Carmen Osorio (http://nosoyunadramamama.com)

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.