Blog turístico de Asturias
El saber de siglos en diez oficios tradicionales asturianos
18 nov

Asturias conserva intacta la huella de su pasado, como impresa en su esencia. Por eso no es extraño encontrar personas y lugares que miman los oficios tradicionales, hasta el punto de disfrutar inmensamente con ellos y hacer posible que tú también lo hagas.

Los denominados como oficios tradicionales son una fuente constante de inspiración y una parcela reservada al más fascinante de los viajes: el que te transporta no solo en el espacio, sino también en el tiempo; el que te enamora con los paisajes pero también con los paisanajes.

 

 

El mapa de los oficios tradicionales en Asturias es un camino de sensaciones irrepetibles que te harán vibrar con cada rincón, con cada lugar, con el saber hacer de siglos y con la sapiencia heredada y transmitida durante generaciones y generaciones.

Los oficios tradicionales componen una geografía de experiencias que no tienen parangón y en las que harás una inmersión en toda regla en el alma y la cultura asturiana ancestral.

Ver cómo funciona un telar; cómo nace una navaja; cómo trabaja un "ferreiro", un "cunqueiro" o "tixileiro", un "cesteiro" o un "madreñeru"; contemplar los mil rostros del azabache o de la cerámica negra; asistir al proceso de elaboración de la sidra, o ver cómo se crea de la nada el instrumento más asturiano que existe, es decir, la gaita, son algunos de los hitos viajeros que te hemos preparado para este recorrido sin límites por los oficios artesanales en Asturias.

¡Menudo telar!

 

Cuando lo tengas ante tus ojos, tal vez la exclamación que te asalte espontáneamente sea ¡Menudo telar! Y es que la tradición artesana del telar impresiona no solo por las obras que de él resultan, sino por el propio instrumento, cuya estructura, composición y manejo es realmente llamativo y complejo.

Telar

En el occidente de Asturias se mantiene viva esta tradición y es posible contemplar en directo con sus telares a Inés en Taramundi o a Irene en Santa Eulalia de Oscos. Ambas son expertas en el manejo del telar, y alguno de los que utilizan para sus creaciones es bastante antiguo, ya que está datado en el siglo XVIII.

Los materiales puramente naturales como la lana, la seda, el algodón o el lino inundan estos telares, de los que surgen creaciones que a menudo combinan la técnica tradicional con la creatividad contemporánea. Por eso hoy en día los telares son auténticas factorías creativas de las que surgen camisas, chales, bufandas, colchas, tapices, etc.

Te darás cuenta que el telar te permite disfrutar de la calma y paciencia infinita de las artesanas, al tiempo que observas una técnica de antaño y te sorprende el caudal creativo de las artesanas.

 

Ha nacido una estrella: la navaja artesana

 

Una de las grandes “estrellas” del mundo de los oficios tradicionales en Asturias son las navajas, cuya elaboración tiene amplísima tradición en el Paraíso Natural, y por supuesto tiene denominación de origen, que no es ni más ni menos que Taramundi.

Museo de la navaja en Pardiñas (Taramundi)

Y es que entre las muchas curiosidades que atesora Taramundi, está la del arte de la cuchillería, siendo un lugar mundialmente famoso por sus navajas y cuchillos. De hecho, en el Museo de la Cuchillería, en la aldea de Pardiñas, es uno de los lugares donde puedes ver en vivo cómo nace una navaja artesana…

Esta tradición viene de tiempo inmemorial, aunque es a finales del siglo XIX cuando el comercio de la cuchillería comienza a ser relevante. Lo cierto es que esta actividad llega hasta nuestros días, y llegará también hasta los tuyos, cuando visites los distintos talleres artesanos que existen en Taramundi.

Perderás el gusto viendo todo tipo de navajas y cuchillos artesanos, que además podrás personalizar como te plazca. Y comprobarás cómo el mundo de los oficios artesanos ancestrales es perfectamente asequible para ti en todos los sentidos.

 

Los “ferreiros”, verdaderos arquitectos del hierro

 

Por todo el occidente de Asturias abundan todavía hoy mazos y “ferrerías”, donde ejercieron y aún ejercen en la actualidad su maestría con el hierro los “ferreiros”.

Ferrería de Mazonovo en Santa Eulalia de Oscos

Lugares como Mazonovo, en Santa Eulalia de Oscos, u Os Teixois, en Taramundi, son idóneos para ver en funcionamiento una “ferrería” como hace siglos. Verás cómo los ingenios hidráulicos fueron clave para que la mítica combinación de aire, agua, hierro y fuego permitiese desarrollar todo tipo de artilugios para la vida cotidiana.

El mundo de antaño no se entiende sin los "ferreiros", verdaderos arquitectos del hierro. Además las propias “ferrerías”, por las aldeas en las que están ubicadas, en entornos siempre idílicos, muy verdes, con ríos y arroyos allí mismo, con bosques cercanos, con arquitectura tradicional de la mejor calidad… tienen un encanto indiscutible que te cautivará.

Los "ferreiros" son verdaderamente uno de los grandes ejemplos de oficios tradicionales en Asturias.

 

Con alma de “tixileiro” o “cunqueiro”

 

El occidente de Asturias es tierra “tixileira” o “cunqueira”, y más concretamente la zona de Degaña, con los pueblos de Tablado y el Corralín, e Ibias, con el Bao y Sisterna.

De esta vieja tradición de tornería para fabricar todo tipo de piezas para la vida cotidiana - cocina, matanza, costura, carretería, etc. – aún quedan algunos testimonios, especialmente en Degaña, como en el caso de Quei Vitorino, donde podrás meterte en la piel de un verdadero “tixileiro”.

Cunqueiro

Curiosa historia la de los “tixileiros” o “cunqueiros”, que además tuvieron su propia jerga, para comunicarse entre ellos sin que pudieran entenderlos los demás. Con las piezas acabadas acudían a mercados y fiestas por todo el occidente de Asturias a vender, y además de llevar las piezas, a veces llevaban el torno y la herramienta para aprovechar el viaje de vuelta e ir realizando los encargos.

Hoy aquellas piezas están realmente cotizadas, y es frecuente encontrarlas en los anticuarios o en los museos etnográficos.

Piezas elaboradas por un cunqueiro

El alma de los “tixileiros” o “cunqueiros” evoca una forma de vida ya extinguida pero que te enseñará muchísimo de la cultura asturiana y de la supervivencia y la evolución de las sociedades rurales.


La constancia de un “cesteiro”

 

En el inmenso parque temático de los oficios artesanales que es el occidente de Asturias, también tienen su espacio los “cesteiros”, cuya obra se puede contemplar, por ejemplo, en el Museo Etnográfico de Grandas de Salime, donde existe una amplia muestra de cestos.

Los cestos han formado parte de la vida rural desde tiempo inmemorial y han tenido usos variados tanto en la casa como en el campo.  En realidad hasta no hace mucho la vida en la aldea era inconcebible sin los “cesteiros” y su obra.

La obra de un "cesteiro"

Incluso hoy en día los cestos forman parte de la vida cotidiana, para distintos usos, el decorativo incluido. Por eso los podrás encontrar en algunos mercados, siendo uno de los más importantes el de Cangas del Narcea, donde muestran su obra los “cesteiros” de El Rebollar (Degaña), los de Folgueiras de Boiro (Ibias) e Irrondo de Besullo (Cangas del Narcea).

Por eso, cuando tengas ocasión de contemplar un “cesteiro” en acción no te lo pienses dos veces. Verás cómo su constancia personal le ha llevado a dominar una técnica ancestral y cómo conoce las diferentes maderas, usando siempre la adecuada para el tipo de pieza que va a realizar.

 

El arte de un madreñero

 

Las maderas y sus virutas, junto a la maestría del artesano madreñero, esculpen el calzado asturiano y rural por antonomasia: las madreñas, también llamadas galochas en “fala” (asturiano del occidente de Asturias).

Cuánta vida han dado y dan las madreñas en las aldeas, donde todavía actualmente se usan para las tareas domésticas y del campo, y para aislar los pies de las humedades. Además están hechas con mimo artístico, con diferentes símbolos tallados y distintos matices de color según el tipo de madera y su acabado.

Madreñero

El oficio de madreñero es una de las bellas artes rurales por excelencia y en Asturias aún es frecuente encontrar, en los mercados y mercadillos, madreñas, e incluso, en algunos lugares como Pambléi, en Cangas del Narcea, podrás ver en vivo y en directo la fabricación de este calzado de madera, que fascina por su originalidad y que requiere cierta destreza para calzarlo.

Incluso, si sientes más curiosidad, en el Museo Etnográfico de Grandas de Salime encontrarás una impresionante colección de madreñas, que te harán sentir de cerca el arte de un madreñero.

 

Artesanos del oro negro: los azabacheros

 

En Asturias el negro es un color totémico desde el principio de los tiempos, y es que la riqueza mineral de esta tierra de subsuelo prodigioso a menudo tiene ese color.

El azabache es un auténtico oro negro de la corteza terrestre asturiana, y es que este material fósil de origen vegetal que se localiza en muy pocos puntos del planeta, aflora en Asturias, concretamente en la zona de la “mariña” de Villaviciosa. Estos afloramientos, cuyo sustrato geológico se forja en el período jurásico, hacen que el azabache asturiano tenga la consideración de ser uno de los mejores del mundo.

Azabachero

La consecuencia es que la artesanía del azabache adquiere el rango de arte, un arte que ha sido la base de la joyería popular en España, y que ha llegado hasta América. Un arte que podrás contemplar en la mayoría de los “mercáos astures” que se celebran a lo largo del año, y con suerte es posible que algún artesano te explique el proceso de pulimentado del mineral, y la importancia que tuvo y tiene el azabache como materia mágica y protectora, muy apreciada por ello.

El arte de los azabacheros es todo un patrimonio histórico y cultural, una seña de identidad de los oficios artesanales netamente asturianos, que te hará sentir la fuerte personalidad artística de los astures.

 

Ceramistas de Llamas del Mouro, creadores de exclusividad

 

Cangas del Narcea es un territorio donde lo ancestral viene a ti. Las viejas tradiciones se mantienen a veces gracias al esfuerzo y la constancia de unos pocos. Este es el caso de la familia de Jesús Rodríguez, la única que sigue elaborando cerámica negra en Llamas del Mouro.

Ceramista de Llamas del Mouro

De esta manera, este pequeño pueblo ubicado a 22 kilómetros de la villa canguesa está en el mapamundi merced a unas piezas cerámicas originales, únicas, resistentes y perfectas para la conservación de los alimentos.

La familia Rodríguez, con taller y tienda en este pueblo, es la artífice de que Llamas del Mouro sea el único pueblo del occidente de Asturias donde se mantiene viva esta tradición. Y por supuesto el taller es visitable, así que podrás conocer in situ estas creaciones.

Cerámica negra de Llamas del Mouro

Sin duda, la cerámica negra de Llamas del Mouro pone una nota de color y autenticidad en el ámbito de los oficios artesanales en Asturias.
 

Llagareros, creadores artesanos de la sidra asturiana

 

La sidra asturiana es una de las bebidas con más historia que te puedas encontrar. Ya en la antigüedad existen referencias por parte del geógrafo griego Estrabón, y desde entonces hasta hoy el camino recorrido es amplio y mucha la sabiduría acumulada, para hacer del zumo de manzana una auténtica delicia para el paladar y para el espíritu.

Pues bien, una vivencia inolvidable es que contemples todo el proceso artesanal de elaboración de la sidra desde que la manzana está en la pomarada (plantación de manzanos), hasta el llagar (lugar donde se produce la sidra). Y por supuesto, como colofón, tendrás que degustar la sidra. En diferentes lugares de Asturias puedes vivir esta experiencia absolutamente recomendable.

Recogiendo manzanas en la pomarada

Cuando compruebes lo rica que está, lo refrescante que es, y lo que te anima para la fiesta, valorarás mucho más que el artesanal saber de los llagareros, creadores de la sidra asturiana.

Llagar de sidra


Luthieres de gaita, los magos del sonido más asturiano

 

Pocas sustancias tan asturianas laten en el aire como los sones de una gaita. Este instrumento es a la música lo que la sidra a la bebida, a la gastronomía y a la fiesta. Es más, gaita y sidra son un binomio ineludible de la cultura asturiana, en la que prima la exaltación de la amistad, el gusto por el arte y el sentido del humor.

Con este panorama, te puedes imaginar que los luthieres o fabricantes de gaitas atesoran la sabiduría de siglos para construir artesanalmente un instrumento que tiene una enorme complejidad técnica y que es absolutamente delicado tanto en su concepción como en su mantenimiento y conservación.

Es realmente apasionante observar como el luthier, con total mimo y calma, va elaborando cada pieza y ensamblando todo de manera armónica, para que después los maestros gaiteros hagan sonar con virtuosismo el sonido siempre envolvente y mágico de la gaita asturiana.

Gaitas en el Muséu del Pueblu d'Asturies

El oficio de fabricante de gaitas es uno de los más antiguos y fascinantes que existen y los talleres de este instrumento se encuentran repartidos por distintos puntos de la geografía asturiana, tales como Colunga, Siero, Langreo, Gijón, etc.

Además, en el Museo de la Gaita, que está ubicado en el marco del Muséu del Pueblu D’Asturies, podrás ver cómo es todo el proceso de fabricación de una gaita.

 

¡Viaja por Asturias a través de sus oficios artesanales y compártelo en Facebook con tus amigos!

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.