Blog turístico de Asturias
Las 10 mejores cosas que ver y hacer en Oviedo
01 abr

Oviedo, la capital del Principado de Asturias, es una ciudad acogedora y amable en el más amplio sentido del término. Tal parece que hubiera sido pensada hace muchos siglos para un estilo de vida cálido y sencillo. En realidad parece concebida para la dimensión humana, donde los ritmos cotidianos y los detalles están al servicio de las personas y no al revés. Por eso todo en Oviedo es alcanzable, asequible, sin estrés y siempre con la sonrisa puesta. Por eso en Oviedo todo es fácil…

Y para que lo compruebes por ti mismo te sugerimos las 10 mejores cosas que ver y hacer en Oviedo.

 

El Monte Naranco y el Prerrománico asturiano panorámico

 

Oviedo, como ciudad regia que fue, conserva vestigios de la corte y el reino que acogió en su seno. Dichos vestigios han llegado hasta nuestros días y se han convertido en Patrimonio de la Humanidad por su importancia en la historia y la cultura europea. Hablamos del Arte Asturiano, también conocido como Prerrománico Asturiano.

San Julián de los Prados

Oviedo podría denominarse como la ciudad del Prerrománico, porque de toda Asturias es la que más monumentos de esta época tiene, tanto en el centro de la ciudad como en el entorno. Si estamos por el corazón urbano, magníficos ejemplos son algunos detalles de la antigua Iglesia de San Tirso El Real, la iglesia de San Julián de los Prados – también conocida como Santullano – o la Fuente de la Foncalada, cuyas piedras impregnadas de musgos y aguas rezuman antigüedad. Mención especialísima requiere la Cámara Santa, creada por el gran  monarca asturiano Alfonso II.

Entrada a la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo

Fuente de La Foncalada en Oviedo

Además, en los alrededores más verdes y panorámicos de Oviedo, es decir, en la falda del afamado Monte Naranco, nos encontraremos dos joyas increíbles: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Y también, en esta zona, se encuentra el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico Asturiano que, ubicado en unas antiguas escuelas, sirve para poner en situación a los viajeros acerca de la importancia y contexto histórico de estos monumentos.

San Miguel de Lillo

De manera que en el Monte Naranco, entre impresionantes vistas aéreas de la ciudad y de buena parte de toda la montaña central de Asturias, se puede sentir el Arte Prerrománico en toda su plenitud.

Santa María del Naranco

La Plaza del Fontán, un referente histórico del mercado en Vetusta

 

La plaza del Fontán siempre ha sido un lugar especial para Oviedo, y un punto neurálgico de la ciudad. Hace siglos allí había una laguna natural nutrida por manantiales y fuentes - de ahí el nombre de esta plaza -, entonces a las afueras de la ciudad, y que muy pronto se convirtió en lugar de recreo de los nobles ovetenses. Esta circunstancia hizo que los campesinos de la zona acudiesen al lugar a vender sus productos - leche, verduras, quesos, gallinas, etc. -. Y fue así como surgió uno de los mercados más antiguos que recuerda la memoria asturiana.

Plaza del Fontán

Desde entonces hasta hoy el Fontán ha experimentado muchos cambios. Atrás queda también su pasado como corral de comedias o como centro de encuentros sociales, pero su alma sigue indemne. El Fontán continúa a día de hoy siendo uno de los lugares más animados y frecuentados de la ciudad, sobre todo en las horas del mercado. Por si fuera poco, muy cerca está la plaza de abastos y también la plaza del ayuntamiento, y la iglesia de San Isidoro.

Así que todo el entorno de El Fontán es un ir y venir de gentes que miran, que mercadean, que conversan o que buscan un lugar donde tomar el vermú, donde comer,merendar o cenar, donde tomar un culín de sidra, o donde adquirir los mejores productos autóctonos.

El Fontan, por los siglos de los siglos, sigue fiel al espíritu que lo creó…

El Oviedo antiguo: Una “regia sedes” con sus cinco torres

 

El Antiguo, como se conoce popularmente al casco histórico de Oviedo, conserva casi intacta su faz de “regia sedes”, de urbe vinculada a la monarquía asturiana en sus recios orígenes. Por esta razón una vuelta por la ciudad antigua es un mano a mano con la historia. Entre las estrechas y sinuosas calles del Antiguo muchos siglos de historia nos contemplan.

Jardín de los Reyes, en los aledaños de la catedral de Oviedo

Mirando hacia el cielo como con vocación de alcanzarlo está la torre gótica de la Catedral, que preside majestuosa la plaza de Alfonso II el Casto, quizá la más famosa de la ciudad, y uno de los puntos de encuentro en el paseo por el casco histórico.

Plaza de la Catedral en Oviedo

La catedral ovetense es referencia universal y primigenia del Camino de Santiago, así que no resulta extraña la presencia continuada e incesante de peregrinos, como un eterno goteo. Como tampoco resulta extraña la curiosidad que suscita la Cámara Santa - Patrimonio de la Humanidad -, que aún conserva la esencia de capilla palatina, tal como la concibió el propio Alfonso II, y que hoy alberga las reliquias y joyas de la antigua monarquía asturiana, pionera de la cristiandad occidental europea.

Vista panorámica de Oviedo desde su Catedral

Un paseo por esta “regia sedes” es casi como caminar por las nubes, y es que en muy pocos metros cuadrados descubriremos cinco torres, que son el testimonio sostenido en pie a lo largo de siglos y siglos de cómo surgió y fue evolucionando la ciudad y Asturias. Las cinco torres de esta “regia sedes”, que se van descubriendo con una mirada atenta por el casco antiguo son la de Santa María La Real de la Corte, colindante al convento de Las Pelayas, que también tiene su torre; la torre románica de la catedral, así como su torre gótica, y la torre de San Tirso el Real, Iglesia ésta fundada por Alfonso II el Casto y que aún conserva el alfiz - moldura que sustenta un arco prerrománico - más antiguo de la cristiandad europea occidental .

Vista del Casco Antiguo de Oviedo con algunas de sus históricas torres

Cinco torres en un breve recorrido circular que le confieren a la ciudad un aire histórico, medieval, renacentista y dieciochesco; un aire ecléctico y único en Europa.

A la par que se sigue el rastro regio, algunos vestigios artísticos en forma de esculturas nos ponen a la vista el alma literaria de un Oviedo que ha sido inspirador de novelistas como Leopoldo Alas “Clarín”, Ramón Pérez de Ayala o Armando Palacio Valdés…

La escultura de la Regenta en el Casco Histórico de Oviedo

La “regia sedes” no ha perdido un ápice de su esencia, y hoy en día continúa siendo musa ineludible para muchos creadores…

La Catedral de Oviedo con su Torre Románica

El Museo de Bellas Artes de Asturias: arte en el contenido y en el continente

 

Prueba fehaciente de que Oviedo es una ciudad de arte y con arte es su Museo de Bellas Artes, recientemente rehabilitado y ampliado, y que exhibe, en unos espacios expositivos absolutamente novedosos, una más que interesante colección de arte de distintas etapas históricas llegando hasta las vanguardias contemporáneas.

Museo de Bellas Artes de Asturias

El Museo de Bellas Artes, emplazado en pleno casco histórico, y con una parte de su fachada asomada a la plaza de la Catedral es arte en sí mismo. En su caso se puede afirmar sin temor a equivocarse que el arte no solo está en sus contenidos expositivos sino también en el continente.

Una mezcla de arquitectura clásica y contemporánea, en un marco de pensado diseño para importantes obras del arte español, en una visita que resulta profundamente amena y sorpresiva.

El Museo de Bellas Artes de Asturias expone actualmente 782 obras, que constituyen un recorrido por la historia del arte desde el siglo XIV al siglo XXI, y donde nos encontramos obras de genios tan reconocidos como El Greco – con un sala específica para su Apostolado -, Goya, Zurbarán, Murillo, Sorolla, Picasso, Dalí, Barceló y un sinfín de artistas que han escrito las más gloriosas páginas del arte español.

 

 

El Museo Arqueológico, o la memoria más completa de la historia de Asturias y de la Humanidad

 

El Oviedo antiguo acoge también en su rico seno el Museo Arqueológico. Ubicado en una parte del que fuera histórico convento de San Vicente  - cuya historia está muy ligada a la figura de Fray Benito Jerónimo Feijoo -, el Arqueológico  es un exhaustivo y entretenido recorrido por la memoria prehistórica e histórica del devenir de Asturias, y por tanto de la evolución continental.

 

 

Museo Arqueológico de Asturias

Recientemente rehabilitado, sigue la tónica del Museo de Bellas Artes en cuanto a la meritoria y novedosa intervención arquitectónica que lo convierte en un espacio expositivo funcional y adecuado a los contenidos, y con una línea de diseño en equilibrada armonía entre la nueva arquitectura y la antigua.

El Arqueológico es otra de esas visitas imprescindibles en una estancia en la capital asturiana. Resulta impactante e inolvidable, con sus referencias a las cuevas prehistóricas con arte rupestre y a los monumentos de reino de Asturias.

Un dulce momento en sus cafés y pastelerías

 

Oviedo es una ciudad dulce en todos los sentidos, y en el gastronómico también. Es ampliamente conocida su tradición de excelentes confiterías, con creaciones únicas como los carbayones o las moscovitas.

Camilo de Blas, una de las confiterías más antiguas de Oviedo

En un paseo por el centro de Oviedo, es muy fácil encontrarse confiterías de renombre y tradición donde adquirir un dulce para continuar el paseo, o degustarlo allí mismo, en un ambiente siempre cálido y familiar. E incluso algunas confiterías son tan antiguas y están tan bien conservadas que se prestan a tomar fotografías inolvidables, tal como sucede con Camilo de Blas y sus afamados carbayones, o con Rialto y sus moscovitas.

El Teatro Campoamor, uno de los corazones culturales de la ciudad

 

Desde finales del siglo XIX, cuando la ciudad va creciendo y el ritmo de la vida urbana amplia horizontes, se crea el teatro Campoamor, que ya pertenece a tres siglos - XIX, XX y XXI -, y que ha sido y es eterno epicentro cultural de la ciudad, acogiendo en su seno todo tipo de espectáculos al más alto nivel, y con un festival de ópera que trae y atrae a las grandes figuras líricas del panorama internacional.

Teatro Campoamor de Oviedo

Visitar Oviedo y asistir a su festival de Ópera se ha convertido en una cita clásica para los amantes del arte, y también para los que quieren estrenarse en estas lides. De la misma manera que ya es otra cita clásica la de los Premios Princesa de Asturias, que desde su creación con la restauración monárquica en la segunda mitad del siglo XX, celebran su gala anual de entrega de galardones en este teatro, que por un día se convierte en escenario protagonista de unos premios de gran impacto mundial.

El Teatro Campoamor y su gran explanada, enmarcada en la arquitectura civil de principios del siglo XX es una ineludible referencia en la ciudad.

Una tarde de shopping por la calle Uría

 

La Calle Uría es el eje comercial por excelencia de la ciudad de Oviedo. Proyectada y construida a finales del siglo XIX con la idea de enlazar el centro urbano con la estación de ferrocarril, esta calle es por su ambiente comercial y por su arquitectura uno de los lugares emblemáticos ovetenses.

Vista panorámica de la Calle Uría de Oviedo

Toma su nombre de un político de la época, y han sido muchos los avatares y cambios sociales y urbanísticos que ha vivido en su ya extensa historia, pero como en el caso de El Fontán, conserva su espíritu fundacional, que le confiere una envergadura comercial a la ciudad realmente distinguida.

Decir calle Uría de Oviedo es dar una referencia ideal para el shopping más entretenido y variado, donde se pueden encontrar desde las más exclusivas marcas hasta  productos low cost, y todo ello de rigurosa moda y actualidad.

¡La calle Uría es perfecta para una jornada de compras!

El Campo de San Francisco, un histórico pulmón verde concebido para relajarse

 

La historia del Campo de San Francisco es muy curiosa, y se remonta a muchos siglos atrás. El que hoy es uno de los parques más clásicos y conocidos de España, tuvo su origen en un monasterio franciscano, siendo este campo el huerto del convento. Poco a poco se fue convirtiendo en un espacio de ocio y relax para los habitantes de la ciudad, y se consolidó como tal cuando se ultimó el trazado de la calle Uría, a cuya historia y evolución está íntimamente ligado.

Campo de San Francisco de Oviedo

El Campo o Parque de San Francisco es un espacio con vida propia, lleno de calles y avenidas de amplio trazado; lleno de árboles y zona verde donde las ardillas tienen su refugio o donde los cisnes y pavos reales campan a sus anchas por estanques y surtidores, para solaz de niños y grandes.

Cada árbol, cada estatua, cada rincón, cada escena esconde una evocadora historia en el Campo de San Francisco. Desde el barquillero que hace las delicias de los más pequeños hasta el más reciente de sus símbolos, como es la Mafalda de Quino, sin olvidar ilustres de la ciudad y otros personajes reales o mitológicos.

En definitiva, el Parque - que tiene incluso su fiesta anual conocida como el Martes de Campo – es un histórico pulmón verde en medio de Oviedo que ya desde tiempo inmemorial fue concebido para relajarse…

Una sidra en la calle Gascona o un buen vino en la Ruta de los Vinos

 

Y si de alternar se trata, Oviedo es la ciudad idónea. Tiene de todo: animados cafés, chigres, restaurantes tradicionales, locales de diseño, bares-tienda, tiendas gourmet, sidrerías, vinotecas, etc. Tanto es así que si alguna zona escenifica la tradición sidrera de la capital y su “savoir faire” en esta materia es la famosa calle Gascona, también conocida como Boulevard de la sidra, ambientada a todas horas del día y de la noche, tanto por propios como por foráneos.

Ambiente nocturno en el Boulevard de la Sidra en Oviedo

Para ir de vinos también tiene Oviedo su zona, su ruta, en el entorno de las calles Campoamor y Manuel Pedregal, donde te encontrarás locales muy ambientados y de cuidado diseño.

Otra zona gourmet es la de la avenida de Galicia y aledaños.

Si bien cualquier rincón de la ciudad, y también sus barrios, son lugares amables para darse a la buena vida gastronómica, con espicha asturiana incluida.
En Oviedo nunca te faltará un lugar de buen beber y buen yantar, y una gente agradable para relacionarse con ella o para atenderte.

 

¡Anímate y comparte en Facebook con tus amigos las mejores cosas que ver y hacer en Oviedo!

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.