Blog turístico de Asturias
Asturias en 12 baños de otoño que no querrás olvidar
16 oct 2015

¿Quién dijo que el otoño no es para bañarse? Desde luego en Asturias es una de las estaciones del año que más variedad de baños nos propicia… Y es que los cuatro elementos de la naturaleza - tierra, agua, fuego y aire -, casi como por arte de magia obran este prodigio. Te proponemos 12 opciones para darte un buen baño de otoño. ¡Son 12 baños de otoño en Asturias que no querrás olvidar!

 

 

Este es un viaje distinto, un viaje a las sensaciones más recónditas de la mano de los cuatro elementos primigenios de la naturaleza, que en Asturias cobran un protagonismo especial.

Los baños de tierra harán aflorar el recolector que llevas dentro

 

La tierra en Asturias es mucho más que una metáfora, es el gran icono verde y fértil, es una cascada de sensaciones, es el medio para una vida saludable, es el escenario perfecto para todo cuanto puedas imaginar, y es un océano de riqueza con sus huertas y huertos, con sus pastizales, con sus bosques, con las vegas al lado de sus ríos, con sus árboles frutales. En la tierra asturiana, la belleza como la riqueza, emerge y te permite una inmersión en sus secretos, en sus ciclos, en sus momentos… Hasta tal punto que los baños de tierra asturiana ¡harán aflorar el recolector que llevas dentro!

Por eso te recomendamos tres baños de tierra que te tocarán el corazón… y te conectarán muy directamente a la madre tierra y sus frutos de temporada.

Uno de los baños que aquí te sugerimos es casi divino y se relaciona con el vino… Es una buena manera de neutralizar la "mala uva" y el estrés cotidiano, y ¿sabes cómo? Pues sencillamente recolectando la buena uva que hay en el suroccidente asturiano para que los bodegueros puedan elaborar un vino de marcada personalidad y sabores muy de la tierra, como es el Vino de Calidad de Cangas.

Viñedos en Cangas del Narcea

La vendimia en Asturias te mostrará heroicos senderos y momentos. Porque en los viñedos situados en escarpadas y escalonadas laderas tendrás impresionantes vistas del paisaje, y te darás cuenta del valor de los cultivos, de la valentía de cada vid que crece fuerte en medio de parajes de desniveles imposibles. Y cuando saborees el vino serás más consciente del esfuerzo humano y natural.

¡Tu vendimia será un baño tinto, blanco, verde… Un baño multicolor como el otoño asturiano y sobre todo inolvidable!

Y de la uva a la manzana. El otoño nos regala imágenes de pomaradas (tierras plantadas de manzanos), que son un espectáculo para los sentidos. Los árboles lucen cargados de manzanas de distintas formas, colores y tamaños, porque en Asturias hay muchas variedades de manzana y todas a cual más sabrosa y aromática. Es el momento de “recoyer” o “pañar” manzana. El momento de “ximielgar” (menear) el árbol para que caigan las manzanas y así iniciar una de las recolecciones más sensoriales de cuántas se dan en Asturias.

Manzanas asturianas en una pomarada en la Comarca de la Sidra

Una vez recogidas y lavadas, las manzanas son la suculenta materia prima de la sidra dulce, también llamada del “duernu” (puro zumo de manzana recién exprimida), y también de la sidra natural (la que se escancia), o bien de otros tipos de sidra.

¡La inmersión en la pomarada, y en el proceso de elaboración de la sidra en el llagar (lugar donde se hace y se prueba) será para ti un baño de lo más sensorial!

La tercera propuesta que te hacemos es directamente un baño de bosque, con propiedades reparadoras para el cuerpo y para el alma, es como un cuento de niños pero de verdad. Con las primeras lluvias de otoño, y las primeras hojas caídas en los bosques florecen como soles las setas... En Asturias hay miles de variedades, muchas de ellas comestibles, y resultan sabrosísimas, permitiéndote además dejar volar tu imaginación con mil recetas y combinaciones. Muy importante cuando vayáis a setas es conocer bien las variedades comestibles o ir acompañados de un experto en micología, y ante cualquier duda no debéis nunca arriesgaros.

Seta en un bosque asturiano

¡Este baño de bosque te permitirá disfrutar no solo de las setas sino de todo el hábitat, sintiéndote como un verdadero ser mitológico!

Los baños de agua más insólitos que puedas imaginar

 

El agua en Asturias es omnipresente, es un elemento indispensable en todas las estaciones y el otoño no es una excepción. ¡Y además ni te imaginas cuánto podrás disfrutar del agua en estas fechas! ¡Y de maneras muy distintas!

Sin lugar a dudas, una de las formas más espectaculares de “bañarte” este otoño es contemplando el intenso oleaje de las mareas otoñales. El constante vaivén de la marea, y la grandiosidad de las olas es un espectáculo que puede embelesarte durante horas. Cada ola es distinta, y su forma de romper, su manera de aproximarse a la playa o al acantilado apunta maneras que no dejarán de sorprenderte. ¡Las olas son fuente de vida, de arte, de inspiración, de vida!

Marea en Borizu (Llanes)

Si estás en Asturias, ¡No puedes perderte la experiencia de observar las olas y dejarte salpicar por ellas!

Y hablando de contemplar escenas de agua marina, uno de los fenómenos más llamativos que puedes disfrutar es de los bufones. Solo una costa kárstica (de naturaleza caliza) como la del Oriente de Asturias es la idónea para que la mar penetre en sus miles de cuevas y cavidades, y se cuele a tierra firme en forma de surtidor de agua salada, y he aquí que así tenemos los bufones. Su imagen es impactante, pero si cabe lo es más su sonido, es como si el océano invadiera la tierra.

Bufón de Santiuste (Llanes)

Son preciosos de ver, pero con la debida prudencia y respetando siempre la distancia de seguridad.

¡Un baño de bufones es como un concierto de música oceánica, con el agua salada como telón de fondo!

Por supuesto, otro de los baños de otoño que tienes que tener en tu agenda de ocio es el fluvial. Una tranquila caminata por la orilla de cualquier río en Asturias te aportará sosiego y te hará tocar el otoño con los cinco sentidos. Escucharás el susurro del agua con sus rápidos y cascadas, y otearás multitud de musgos, líquenes, helechos, miles de hojas caídas de los árboles. Y con suerte, descubrirás algún antiguo puente o pasarela, o algún molino escondido en medio del bosque, cuyo desuso te hará tomar conciencia de la vida de otro tiempo, y de los ingeniosos artilugios para la supervivencia humana.

Río asturiano en otoño

Además, podrás refrescar tu rostro, tus manos… ¡El baño fluvial te sentará de cine!

La lluvia es otra forma de tomar un baño en el otoño. No solo es reparadora para la tierra, para su fértil instinto, también lo es para la atmósfera, para el aire que respiramos, para el medio ambiente, y para ti, que tan solo necesitarás un chubasquero para “bañarte” lo justo, es decir, lo que tú quieras.

Hojas en un bosque asturiano mojadas por la lluvia

El otoño es ideal para hacer rutas por el bosque, por la montaña, por la costa. Y el paisaje se transforma después de un rato de lluvia. El olor de la tierra húmeda, los colores de los árboles, de las hojas que se amontonan en el suelo invadiendo de otoñal sensación nuestra retina… Todo está más brillante, más nítido, más oloroso.

¡Adorarás la lluvia! ¡Y a partir de ese momento será parte de la belleza del paisaje asturiano!

Oh, y en este catálogo de baños no puede faltar la niebla, en sus múltiples manifestaciones. Desde cuando te invade de repente y muda por completo el paisaje, que cambia continuamente como por arte de magia, y mientras tanto tú, tratando de adivinar qué vas a descubrir al segundo siguiente, y la humedad flotando en el ambiente…

Hasta cuando amanece y el sol luce con toda su fuerza. Y resulta que el vapor de agua cálido y húmedo al mismo tiempo forma lo que conocemos como “mar de nubes”, ¡Y otra vez a bañarse o soñar que lo haces!

Mar de nube en el Alto de La Cobertoria (Lena)

Los mares de nubes son imponentes, lo invaden todo, llenan valles enteros, y sus gráciles formas parecen las olas del mar, es como si te pudieras bañar o navegar o pisar encima de las nubes. ¡Un sueño que se desvanece lentamente, a medida que avanza la mañana o la tarde!

¡Y te quedará la sensación de que has vivido algo único!

La rosada, rosá, roxá, rousada (o el rocío) es otro de los inusuales baños que te darás en el otoño astur. Lo que así se llama es una maravillosa alfombra hídrica que se forma a ras de suelo debido a que la humedad del aire se condensa en forma de gotas por la disminución de la temperatura. El manto vegetal queda así totalmente humedecido y acuoso, y brilla con el sol, y te moja los pies, produciendo una sensación de increíble conexión con la tierra…

Valle del Río Monasterio en Caso

¡No te querrás olvidar de este baño tan especial e inesperado!

¡Qué ricos los baños de fuego en pleno otoño!

 

El fuego es uno de los elementos más amigables del mundo natural, sobremanera si es para animar una buena chimenea en una casa de aldea, o para degustar las castañas bajo el sereno influjo del fuego. ¡Dos baños de fuego más que agradables que caldearán tu otoño astur!

El Llar (hogar) siempre es un elemento creador de relax y buenas sensaciones, y en Asturias, en pleno otoño, en medio de una aldea, rodeados de naturaleza, mucho más. Al calor de la lumbre se condimentan buenas viandas, pero también la conversación, la lectura relajada, el pensamiento positivo, el aprendizaje, la imaginación y todo lo que tú quieras. ¡Está claro que que un buen baño de fuego será una estupenda puesta a punto!

Escena de otoño en Asturias con el fuego como telón de fondo

Y siguiendo con el fuego pero de otra manera, te encantará "ir a la gueta", o lo que es lo mismo ir a "pañar" castañas puede ser una magnífica forma de catar la naturaleza en su máxima expresión.

Erizos de castaña en un bosque asturiano

Además en Asturias la castaña es sinónimo de amistad, de socializar con los vecinos, la familia, los amigos, los forasteros. La castaña asturiana se asocia a fiesta, a celebración. Tanto es así que una de las fiestas más típicas y agradables del otoño es el “amagüestu”, que consiste en asar las castañas al fuego, y acompañar su degustación con "sidra del duernu".

Fiesta típica asturiana en torno a la castaña llamada amagüestu

¡Todo un baño de asturianía, de fuego y de exaltación de la amistad!

Un buen baño de aire te dará vida

 

¡El aire! ¡Qué puro es en Asturias! ¡Y qué vida te da! Te asomas a la costa, en plan tranquilo, de total entrega la paisaje, y ahí está la brisa marina, que te sabe a gloria, y que te insufla todos los efluvios mágicos de la mar…

Capilla de La Regalina en Cadavedo

¿Y qué me dices si vas al bosque o a la montaña? De pronto, sopla un viento intenso, que hace levitar las hojas secas, y que te envuelve con su fuerza… Es el viento de las castañas, famoso e inconfundible, es el que te marca que estás inmerso de lleno en el otoño, en un gran baño de aire de otoño.

Carretera en medio de un bosque en Quirós

¡Tampoco querrás olvidar el viento y su sonido, los aromas que transporta, y los recuerdos que te trae!

¡Ven a darte un baño de otoño a Asturias y compártelo en Facebook con tus amigos!

¡Consulta nuestra agenda!

 

Contenidos relacionados

6 Espacios protegidos de Asturias para vivir el Paraíso Natural


El Paraíso Natural es como el bosque de las esencias. Son múltiples y todas buenas... Asturias es pura bondad natural... ¡Hoy os presentamos seis!

Asturias o el otoño en 7 tradiciones inolvidables


Asturias, donde el otoño también es conocido como la seronda, es un territorio proclive a vivir intensamente esta época del año.

Sabores de otoño en los fogones de Asturias


Los sabores de otoño se multiplican en Asturias en recetas, platos y fiestas únicos, y se vuelven inolvidables.

Cuando las recetas de cuchara tienen rostro de mujer


Hoy os presentamos recetas y platos de cuchara con nombre propio y semblantes femeninos plenos de autenticidad e historia.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.