Blog turístico de Asturias
Las 10 mejores cosas que ver y hacer en el Valle del Nalón
09 jun 2022

Hace más de mil años, un rey se enamoró de este valle. Dicen que la frondosidad de sus bosques y el verdor de sus paisajes, la tranquilidad del lugar y lo acogedor de sus gentes, lo dejó prendado. Pero Aurelio I, quinto monarca del reino astur, no sería el único incondicional de este lugar a lo largo de la Historia.

 

 

 

Mucho antes que el rey, ya en la Prehistoria, y mucho después, hasta hoy, miles y miles de seres humanos han quedado fascinados por los muchos atractivos y descubrimientos que depara el valle del Nalón, surcado por el río del que recibe el nombre. Un río, el Nalón, que ostenta el récord y el honor de ser, con sus casi 160 kilómetros, el más largo del Principado de Asturias y el más largo de la cordillera cantábrica, atesorando, además, en su fértil cuenca, una de las reservas de carbón de mayor pureza y calidad del mundo.

Vista del Valle del Nalón desde el Picu La Vara (Laviana) ©Mampiris

En pocos kilómetros el valle del Nalón posee una Reserva de la Biosfera - el Parque Natural de Redes -; numerosas rutas de montaña y senderismo; yacimientos prehistóricos; estratégicos parajes en su entorno con impresionantes vistas panorámicas, tanto del valle como de gran parte de Asturias; ermitas con entrañables leyendas, con preciados tesoros artísticos, y hasta con el sepulcro de un rey; kilómetros y kilómetros de sendas fluviales; paisajes mineros de antaño recuperados para el ocio y el deporte; una sucesión de puentes con preciosas historias; una trilogía de museos mineros única en España; personajes literarios de la talla de Armando Palacio Valdés, entre otros, y la mayor densidad de Fiestas de Interés Turístico de toda Asturias. Y todo esto, solo para empezar…

Un recorrido sosegado, con tiempo para todas las paradas que te apetezcan, observando al detalle, disfrutando de cada instante, te llevará a un mundo de prodigios naturales, paisajísticos, históricos, humanos y tecnológicos.

¡Desde aquí te invitamos a transitar el valle del Nalón como nunca antes lo habías hecho!

El Parque Natural de Redes, ejemplo de autenticidad y belleza paisajística 

 

Formado por los concejos de Caso y Sobrescobio, el Parque Natural de Redes fue declarado como tal en 1996, y unos pocos años más tarde, en 2001, obtuvo el reconocimiento de Reserva de la Biosfera, otorgado por la Unesco.

Cueva Deboyu (Caso) ©Mampiris

Ambas distinciones ya te dan idea de que has llegado a uno de los rincones con mayor riqueza natural y medioambiental de Asturias. Formaciones glaciares, kársticas, montes, campos de pasto, bosques… En Redes te encontrarás de todo y más, en un conjunto armónico de bellos contrastes y de gran riqueza arbórea (hayedos, roble albar, etc.), botánica y faunística (osos, lobos, rebecos, ciervos, etc.).

Cumbres imponentes de notable altitud como el Retriñón, la Peña´l vientu, el Cantu l’Osu o el Tiatordos, siendo la máxima la de la Rapaína, con sus 2002 metros. Ríos cuya acción da lugar a valles abiertos que forman grandes vegas o impresionantes desfiladeros de roca caliza, como el del río Alba o el de los Arrudos - ambos muy conocidos por los amantes del senderismo -.

O lugares tan emblemáticos desde el punto de vista natural, geológico y humano como la vega de Brañagallones, a más de 1200 metros de altitud, y de fácil acceso desde el pueblo de Bezanes.

Y por supuesto, decenas de bellísimos pueblos con gran valor etnográfico, histórico, ganadero o social.

Sin olvidar que en este Parque Natural, concretamente en la fuente de La Nalona nace el río Nalón, uno de los más emblemáticos e históricos de todo el norte de España.

¡Así que los amantes de la naturaleza, la montaña y el senderismo tienen en Redes uno de sus paraísos!

Bajo el influjo inteligente de Armando Palacio Valdés

 

El valle del Nalón ha sido desde siempre un territorio proclive a la inteligencia. Cientos de personajes a lo largo de su Historia han nacido y/o desarrollado su actividad, o se han inspirado en sus muchos lugares y momentos. Porque ante todo el valle del Nalón es un espacio profundamente movilizador de emociones, ideas y utopías.

Entrialgo (Laviana) ©Mampiris

Uno de estos personajes relevantes nació en un pueblo de Laviana, llamado Entrialgo. Se trata del escritor Armando Palacio Valdés, cuya casa natal se conserva en magnífico estado, manteniendo muchos de sus elementos originales, y hoy convertida en un museo sobre la vida y obra del autor de La Aldea Perdida. Además esta casa-museo recrea el contexto histórico y humano que le tocó vivir al escritor, así como curiosos episodios de su vida, como sus veranos en Capbreton, en Francia, donde fue una personalidad muy apreciada y reconocida.

Entrialgo conserva en la actualidad el encanto de un rincón rural, con casas tradicionales, hórreos, y con el busto de D. Armando Palacio Valdés en las inmediaciones de su casa natal. Además, cuenta en su entorno con sitios donde degustar la mejor gastronomía de la zona.

Asimismo, existe una ruta teatralizada cuyos protagonistas son algunos personajes de La Aldea Perdida, que, al tiempo que interactúan con los turistas, les muestran aquella Asturias de finales del siglo XIX y principios del XX. Asimismo, dicha ruta transcurre por una bella senda que une Entrialgo con Villoria, otra histórica aldea lavianesa.

Laviana y sus Senderos del Carbón

 

Laviana es uno de los 5 carismáticos concejos que componen el valle del Nalón. Su historia, sus paisajes, sus aldeas, o su paisanaje, entre otros aspectos, hacen de Laviana un universo diferente. Las actividades agrícolas, ganaderas y mineras han marcado su vida, y su geografía física y humana.

Laviana, además, es un ejemplo de recuperación de paisajes que antaño albergaron explotaciones mineras y que hoy son ideales para el ocio y el deporte, principalmente el senderismo y la bicicleta.

Alberto García Mejido en el Picu La Vara ©Mampiris

Bajo el lema Senderos del Carbón, te encontrarás una serie de caminos aptos para la btt y el senderismo, que pivotan en el entorno del Picu La Vara, y que te permiten hacer – a tu libre elección - recorridos más cortos o más largos, con diferentes niveles de dificultad. Los paisajes siempre maravillosos. Sin ir más lejos, y como ejemplo de lo que puedes disfrutar, en uno de los bancos ubicados muy cerca del vértice geodésico del Picu La Vara, en un golpe de vista y a modo de barrido panorámico, contemplarás en una misma secuencia visual Peña Mea, Peñamayor y los Picos de Europa, el puente de La Chalana y Puente d’Arcu… ¡Todo un espectáculo de la naturaleza y de la Historia!

Vistas desde el entorno del Picu La Vara ©Mampiris

Y entre todos estos cuidados y pensados senderos se encuentra el Flow Trail de Laviana, un descenso único en España, construido de forma sostenible y especialmente diseñado para la bicicleta de montaña. Son tres kilómetros y medio de circuito – el primero homologado en España -, que cuenta con innumerables curvas, giros, saltos, badenes y cortados, es decir, puro “flow”.

Alberto García Mejido en el Flow Trail de Laviana ©Mampiris

El Flow Trail está ubicado en la Campa la Tazá, en el inicio de las rutas 1 y 4 de los Senderos del Carbón, en el monte Carrio. Justo al principio del recorrido, una bocamina de madera simula la entrada a una galería de mina, en homenaje al pasado minero del concejo, y para resaltar que, tanto los Senderos del Carbón como el Flow Trail, están diseñados de manera sostenible, recuperando los antiguos caminos que los mineros recorrían para transportar el carbón tras su extracción. Y en el entorno siempre encontrarás bancos estratégicamente situados para disfrutar de las vistas, para hacer un alto en el camino, o para deleitarte con las evoluciones de los virtuosos que se acercan a este circuito BTT.

Pump Track en La Pola Llaviana/Pola de Laviana ©Mampiris

Pero además, si lo que quieres es continuar divirtiéndote con la bici, ya sea como espectador o practicando tu deporte favorito, en La Pola Llaviana/Pola de Laviana, tienes dos pump tracks - circuitos cerrados de asfalto, cuyo trazado está hecho para disfrutar con la bici o con cualquier otro artilugio sobre ruedas -. Uno de ellos es enorme y está al lado de la senda fluvial, y allí entre castilletes de mina y el rumor del Nalón, la emoción deportiva está asegurada. El otro es más pequeño y está en el centro de la villa, en el entorno del parque infantil.

¡Te darás cuenta de que el eslogan de “Laviana, Territorio Bike” es totalmente merecido!

Asimismo, no te olvides que La Pola Llaviana/Pola de Laviana es una localidad siempre muy ambientada y festiva, siendo uno de los momentos culminantes de su calendario de ocio, el Descenso Folklórico del Nalón, que tiene su propio Paseo de los Vencedores en el centro de la villa, y es Fiesta de Interés Turístico Nacional.

La Senda fluvial del río Nalón, una de las mayores de Asturias

 

El río Nalón, en su valle, es protagonista de bellos paisajes y aliciente para el disfrute de muchos momentos agradables y de ocio.

En la actualidad existe una senda fluvial que comienza en Puente d’Arcu, pasando por el puente de La Chalana, en Laviana, para llegar hasta Lada, en Langreo. Son 14 kilómetros de senda fluvial que no solo es un lugar ideal para el paseo de los habitantes del valle, sino también para los amantes de las actividades en la naturaleza llegados desde distintas latitudes.

Senda fluvial (Laviana) ©Mampiris

La senda fluvial discurre paralela al río y te regala variados paisajes: frondosos bosques, rincones ideales para reposar junto al río, bocaminas con historia, castilletes de mina en el horizonte, puentes medievales y otros que te cuentan episodios de la revolución industrial, museos en las inmediaciones, villas y pueblos… Y tú a tu aire, con tu familia, con tus amigos, con tus mascotas, con tu bici… Momentos de libertad en plena naturaleza y muy cerca de bellas localidades, llenas de ambiente con sus terrazas, bares, restaurantes, sidrerías, etc.

Y lo bueno, además, es que no tienes que hacer todo el trayecto si no te apetece, dado que la senda tiene diferentes puntos de salida e incorporación… ¡Así que diseñas a medida tu paseo fluvial!

Una sucesión de puentes con Historia

 

Podrías leer la Historia del Valle del Nalón en la sucesión de puentes que jalonan el río Nalón (y alguno de sus afluentes), desde su nacimiento hasta Langreo, pasando por Caso, Sobrescobio, Laviana y San Martín del Rey Aurelio.

Precisamente uno de esos puentes singulares, de esos que marcan el carácter de un pueblo o de una zona es el Villoria, que se levanta sobre el río del mismo - afluente del Nalón -, y que es uno de los puentes de origen medieval mejor conservados de Asturias, con su pavimento empedrado original, y del que se cree que en su lugar hubo con anterioridad un puente romano.

Puente d'Arcu (Laviana) ©Mampiris

Asimismo, una de las joyas arquitectónicas sobre el río Nalón es Puente d’Arcu, que además da nombre al pueblo en el que se ubica. Y es que este puente medieval - al que algunos atribuyen un origen romano -, datado en el siglo XII, fue nexo de unión de las rutas principales de acceso a Laviana: la de Tarna y la de Aller. Llaman mucho la atención sus dos arcos de medio punto desiguales, y también unos pilares muy próximos, vestigios de un antiguo puente del ferrocarril minero de la zona.

A escasos dos kilómetros de La Pola Llaviana/Pola de Laviana, Puente d’Arcu es hoy en día un lugar de esparcimiento y ocio, para tomar el aire y el sol, a la mismísima orilla del río Nalón.

Puente de La Chalana (Laviana) ©Mampiris

Otro de los carismáticos puentes sobre el Nalón es el de La Chalana, que recibe el nombre de la embarcación que cruzaba de una a otra orilla del río para unir las parroquias de Entrialgo, Villoria y Tolivia. Eso fue hasta principios del siglo XX, cuando comienzan a construirse sucesivos puentes de madera, que acababan devorados por las riadas del Nalón, hasta que en los años 40 del siglo pasado se construye el puente de hormigón que hoy conocemos.

El entorno del puente de La Chalana ha sido desde siempre un lugar de relax y diversión, tanto para propios como para foráneos, y desde hace más de medio siglo es el epicentro del Descenso Folclórico del Nalón, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, y que cuenta ya con su Paseo de los Vencedores en el centro de La Pola Llaviana/Pola de Laviana.

Muy vinculado a la tradición minera del valle del Nalón está el Puente de La Sota, que une la localidad de Barredos con el entorno del pozo Carrio, y que fue reconstruido hace pocos años, tomando como referencia el antiguo puente a través del que se transportaba el carbón. Hoy en día es un puente peatonal, en el entorno de la senda fluvial y justo al lado de la bocamina de La Sota, donde podrás ver la historia de una tragedia minera.

Y a medida que avanzas rio abajo, los puentes se suceden sin cesar, como testigos de un patrimonio cultural e industrial único en este valle de prodigios.

Puente de Los Gallegos (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Puentes roblonados, de hierro, con llamativas y artísticas estructuras metálicas, que representan la vida de otro tiempo: el puente de Los Gallegos, el de La Oscura, el del Miramar, el de Carrocera, etc. Puentes históricos y otros de reciente construcción y de llamativo diseño como la pasarela del Serrallo. Y todos estos están en San Martín del Rey Aurelio.

Y los puentes también cobran vida y espacio en Langreo - como el de La Maquinilla y el de Los ingleses -, donde el Nalón se despide de su valle.

Una trilogía de espacios museísticos mineros

 

El valle del Nalón aglutina el mayor número de espacios mineros habilitados como territorio museístico de toda Asturias, y muy probablemente de toda España, y además todos ellos a escasos kilómetros unos de otros, y con actividades y atractivos absolutamente complementarios.

Son tres instalaciones que articulan una verdadera trilogía de la Historia, la cultura y el patrimonio industrial minero en Asturias.

El Museo de la Minería y la Industria (Mumi) lleva desde 1994 abierto al público, en una constante evolución y ampliación de fondos y espacios, con tren minero incluido.

Tren del Museo de la Minería (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Construido sobre la antigua escombrera del histórico pozo San Vicente, está ubicado en la localidad de L’Entregu/El Entrego, en San Martín del Rey Aurelio, y constituye uno de los mejores y más completos espacios sobre la historia industrial, tecnológica y social de la minería.

Por su parte, el Ecomuseo Minero Valle de Samuño fue inaugurado en 2013, tras la recuperación del patrimonio industrial del entorno del poblado minero de La Nueva, en Langreo. Fue el pozo San Luis, profundizado entre 1928 y 1930, el inspirador de este proyecto ecomuseístico. En realidad se trata de un Conjunto Histórico que representa uno de los más bellos y singulares ejemplos del patrimonio industrial de las cuencas hulleras de Asturias. También cuenta con su propio tren minero, que recorre el viejo trayecto que antaño hacía el carbón.

¡En Samuño vivirás una experiencia única en torno a una mina, un tren, un valle y un pueblo!

Pozo Sotón (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Por otra parte, en el año 2015, el Pozo Sotón, también en San Martín del Rey Aurelio, puso en marcha un proyecto turístico único en el mundo: la posibilidad de que el visitante recorra sus galerías y se sienta “minero por un día”, picando carbón o barrenando una galería, guiado por auténticos mineros. A más de 500 metros de profundidad y recorriendo parte de los 140 kilómetros de galerías con que cuenta este Bien de Interés Cultural ¡La experiencia te resultará inolvidable!

Siguiendo la estela de un rey

 

El valle del Nalón también tuvo su protagonismo en el antiguo reino de Asturias, en plena Edad Media. Y son numerosas las reminiscencias que permanecen de aquel tiempo, entre otras el nombre del concejo de San Martín del Rey Aurelio, al que le da nombre precisamente el quinto rey de la monarquía asturiana, Aurelio I.

Vistas de la ermita de San Martín de Tours y Pozo Sotón (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Todo apunta a que Aurelio, aficionado a la caza, quedo fascinado con la zona y sus pobladores, y decidió establecer su residencia en las inmediaciones de lo que hoy es Sotrondio, la capital del concejo. Como testimonio de aquella época, a pocos kilómetros de esta villa se encuentra la ermita de San Martín de Tours, donde está el sepulcro del rey, y cuentan aún hoy los lugareños que allí mismo, a pocos metros, se ubicaba su palacio – donde actualmente se alza una antigua casa de corte solariego -. Otras fuentes dicen que tal vez el palacio estuviera un poco más arriba de la ermita, en un lugar conocido como La Baraosa.

Sepulcro del rey Aurelio en San Martín de Tours (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Y así como, entre ecos legendarios y épicos, la figura y la huella del rey Aurelio sigue viva.

La ermita de El Carbayu, entre la historia y la leyenda

 

La ermita de El Carbayu, en Langreo, es una de esas ubicaciones privilegiadas para contemplar el Valle del Nalón. Y parece que la elección de esa hermosa atalaya en la que se encuentra, no fue fruto de la casualidad…

Según cuenta la leyenda, el templo iba a ser construido en un rincón conocido como L’Armá, pero un buen día, al llegar los obreros para comenzar su tarea, los materiales habían desaparecido, su comida se había convertido en piedra, y tras divisar una luz, la virgen se apareció sobre un carbayu (así se denomina al roble en lengua asturiana) en la actual ubicación, desde donde se divisa todo el valle.

Ermita de El Carbayu (Langreo) ©Mampiris

La actual ermita, de estilo barroco, fue edificada durante el siglo XVIII, y en su fachada cuenta con una pequeña hornacina que guarda una imagen de Nuestra Señora del Carbayu. Con anterioridad a esta construcción, hay indicios que apuntan a que allí pudo existir un templo románico, tal como lo acreditan los materiales que aparecieron en los alrededores.

Desde antaño, fueron habituales las peregrinaciones hasta el monte de El Carbayu, y aún hoy se mantienen. Tanto es así que en la actualidad en este Santuario se celebra una romería con procesión el día 8 de setiembre, un festejo de gran tradición que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico del Principado de Asturias.

¡Sin duda un mágico lugar, con espléndidas vistas del valle del Nalón y del centro de Asturias!

Una serie de lugares con espléndidas vistas

 

El valle del Nalón es uno de los lugares que aglutina más miradores naturales con buenas vistas en sus laderas.

A menudo angosto y encañonado, no es nada complicado encaramarse en las montañas que lo circundan para tener vistas espectaculares e inusitadas del discurrir del río Nalón, de los paisajes que crea, y de los pueblos que hay en las riberas o que se descuelgan por sus laderas.

En el Parque Natural de Redes, concretamente en Sobrescobio, está el Mirador de Campiellos, al final de la senda accesible Camín del Rebollal. Y también el mirador de la Madalena, al que subirás por una pista peatonal, en las inmediciones de Tañes, en Caso.

Otro de esos lugares para tener una visión privilegiada del valle del Nalón y de algunos de los más bellos parajes que dibuja el río es el picu La Vara y su entorno, en el concejo de Laviana.

Vista panorámica desde la Campa Felguera (Laviana) ©Mampiris

También en el concejo de Laviana, la subida a la Campa Felguera y la propia Campa nos da una idea de la inmensidad y riqueza paisajística de este Valle, sus afluentes y todo su entorno montañoso.

Vista panorámica desde el alto de La Colladiella (San Martín del Rey Aurelio) ©Mampiris

Pero la nómina es muy amplia y variada: la Colladiella, el Mayau Solís, la Campa L’españal o La Baraosa, en San Martín del Rey Aurelio. O El Carbayu, en Langreo, entre otros.

¡Todo un mundo de carreteras, caminos o sendas para alcanzar vistas inigualables, y que te aportarán un torrente de sensaciones en este valle del Nalón!
 

Un territorio festivo donde los haya

 

El valle del Nalón es un territorio afable, acogedor y festivo donde los haya. En muy pocos kilómetros aglutina la mayor densidad de Fiestas de Interés Turístico de todo el Principado. Nada más y nada menos que 6 citas ineludibles con el ocio y la diversión.

En Laviana se celebra en pleno mes de agosto el Descenso Folklórico del Nalón, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional; en Caso, concretamente en El Campu, y también en agosto, el afamado Certamen del quesu Casín, Fiesta de Interés Turístico Regional, y homenaje a uno de los quesos artesanales más antiguos que se conocen.

Cebolles Rellenes (San Martín del Rey Aurelio) ©Les Fartures

La nómina de eventos culinarios de relevancia y calidad continúa, y el otoño gastronómico se anima con la fiesta de les Cebolles Rellenes, en L’Entregu/El Entrego, donde además se inventó este plato; los Nabos, en Sotrondio - cuya tradición se remonta al reinado de Aurelio -, y los Pimientos Rellenos, en Blimea. Las tres son de Interés Turístico Regional y las tres tienen lugar en el concejo de San Martín del Rey Aurelio. Y la guinda a este elenco de fiestas con certificación de calidad la pone la Fiesta Gastronómica “Su Excelencia la Fabada”, en La Felguera, en el concejo de Langreo.

Sin duda, un valle generoso a la hora del respeto a las tradiciones, a la cultura, y a los inventos festivos y culinarios.

¡Así que el valle del Nalón es uno de los más sabrosos, lúdicos y hospitalarios que puedas encontrar!

 

 

¡Y si te ha gustado este post, síguenos en Facebook e Instagram, y encontrarás miles de planes y rincones para disfrutar!

 

Fotos: Mampiris y Les Fartures

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.