Asturias Tourist Blog
Los pueblos asturianos más bonitos de los Picos de Europa
08 may 2020

Los Picos de Europa y su entorno son uno de los parajes más singulares y bellos de toda Asturias. Un entorno que combina el verde de la vegetación atlántica con el ecosistema calizo y rocoso de los propios Picos, y este curioso binomio da lugar a paisajes de ensueño, con pueblos que parecen sacados de una narración fantástica.

Un recorrido por estos pueblos te dejará en la retina imágenes inolvidables de una ancestral cultura, en la que la Humanidad ha vivido y sobrevivido sobre todo del pastoreo y la elaboración de quesos, y en la que gentes resilientes y trabajadoras son un ejemplo de adaptación a una orografía compleja.

Son pueblos que dan nombre y cuerpo a afamados quesos como el Cabrales o el Gamonéu; pueblos que son el sueño de montañeros y aventureros; pueblos por los que transcurren rutas y caminos de peregrinación; pueblos con increíbles vistas panorámicas a las cumbres y lugares más emblemáticos de los Picos de Europa, y en definitiva, pueblos que esconden tesoros artísticos y espirituales vinculados a la fundación del primer reino cristiano de la Península Ibérica en plena Edad Media…

Tanto es así que en estos Picos de Europa, concretamente en Cuadonga/Covadonga, tuvo lugar un hecho histórico que dio lugar al nacimiento del Reino de Asturias, circunstancia que fue determinante en el curso posterior que tomó el devenir de Europa occidental.

Y tanto es así que el Parque Nacional de los Picos de Europa es el único en el mundo que acoge un Real Sitio como el de Cuadonga/Covadonga en su seno, y también es el único en el mundo que tiene pueblos habitados dentro de su territorio.

 

 

Así que por todas estas razones y características los Picos de Europa son un espacio fascinante.

¡Empezamos entonces un viaje único por 10 pueblos de los Picos de Europa y alrededores!

Covadonga, el origen de un reino y de un Parque Nacional

 

Cuadonga/Covadonga, en el concejo de Cangas de Onís, es un recóndito lugar, que saltó al primer plano de la Historia por los hechos que allí acaecieron hace más de mil años y que dieron lugar al surgimiento del Reino de Asturias.

Covadonga ©Alejandro López

Una gruta natural se convirtió en un Santuario, y a su lado nació un monasterio, y luego una abadía, y a las faldas de todo el espacio sacro, la apacible aldea de Covadonga/Cuadonga.

Cuadonga/Covadonga es hoy un pueblo maravilloso a las puertas del Parque Nacional de los Picos de Europa y en el corazón del Real Sitio al que da nombre.

Y puede presumir de ser el origen fundacional de un reino medieval como de leyenda, y de haber inspirado la creación del primer Parque Nacional en España.

Bulnes, la joya escondida

 

Bulnes, en Cabrales, es un lugar que no te dejará indiferente. Con una fisonomía peculiar, tiene de todo: río, puentes como de cuento, iglesia, deliciosas terrazas para tomar algo, un mirador del Urriellu (a pocos metros del pueblo), y un barrio alto llamado El Castillo, con espectaculares vistas panorámicas.

Bulnes ©Mampiris

Y entre sus singularidades está la de ser el único pueblo de Asturias comunicado con el resto del mundo por un tren cremallera. Si bien la otra opción para llegar hasta él desde Poncebos es la canal del texu - la de toda la vida -, un empedrado y maravilloso camino a la vera del río Bulnes (también conocida como la riega del Texu).

Además, en su cementerio está enterrado el primer alpinista fallecido intentando ascender el Picu Urriellu, el asturiano Luis Martínez, el Cuco, que fue encontrado a pie de cumbre el 2 de setiembre de 1928, por otros dos afamados montañeros, José Ramón Lueje y Víctor Martínez.

Así que la historia de Bulnes no se entiende sin el omnipresente Urriellu ni el sabroso queso Cabrales.

Sotres, la puerta de las grandes cumbres

 

Sotres, en Cabrales, es uno de esos pueblos donde se respira la atmósfera y el biorritmo de la alta montaña. Y es que esta aldea de Picos de Europa es la meca, el refugio, el reposo y la parada obligada para cientos de deportistas de todo el mundo que inician o finalizan sus expediciones por los Picos de Europa, y más concretamente por su Macizo Central.

Sotres ©Mampiris

En realidad, la cumbre que más ha marcado su destino es la “estrella” del Macizo Central: el picu Urriellu o Naranjo de Bulnes.

A la par, Sotres no ha perdido la impronta ni el encanto de un pueblo ganadero y labrador, y ha sabido combinar de maravilla ambas facetas. De ahí que tenga una de las más afamadas queserías de Cabrales de toda la comarca.

Tielve, quesera cien por cien

 

Todas las aldeas de los Picos tienen el denominador común de su vocación ganadera y quesera, pero una de las que más han conservado esta ancestral tradición es Tielve, cuyos quesos de Cabrales tienen tal prestigio y reconocimiento que rozan lo legendario.

Tielve ©Mampiris

Hasta tal punto que los más veteranos del lugar recuerdan historias de emigrantes cabraliegos que partieron a las Américas, e hicieron posible el milagro de probar un buen Cabrales al otro lado del Atlántico.

Sea como fuere, Tielve, descolgada por una imponente ladera, y rodeada de senderos que van y vienen a distintas zonas de los Picos, y por supuesto, siempre bajo el rumor del río Duje, es una capital mundial del queso de Cabrales.

Camarmeña, con el picu Urriellu por bandera

 

Camarmeña, en Cabrales, es uno de los más bellos miradores de Picos de Europa, y concretamente del Picu Urriellu.

Camarmeña ©Mampiris

Pero además desde esta aldea tendrás unas vistas privilegiadas de la canal del Texu e incluso del barrio alto de Bulnes.

Escarpada y recóndita, con su iglesia en lo más alto casi acariciando el cielo, Camarmeña ofrece un verdadero espectáculo de la orografía y estilo de vida de los pueblos que están en pleno corazón de los Picos de Europa.

Ya por sí sola, la carretera de acceso a la aldea es un auténtico ejercicio de valentía en zigzag, como una especie de laberinto en verde que te conduce a un preciado tesoro…

Gamonéu de Cangas y Gamonéu de Onís, dos pueblos gemelos

 

Gamonéu de Cangas y Gamonéu de Onís son dos aldeas gemelas en su nombre, en su fisonomía, en su entorno, y en su destino ganadero, que hizo surgir siglos atrás su vocación por el queso Gamonéu al que dan nombre.

Gamonéu de Cangas ©Juanjo Arrojo

La verdad que estos dos pueblos, que comparten buen vecindario, son dos lugares en los que merece la pena detenerse. Sus vecinos son tranquilos y hospitalarios, y enseguida te contarán todo tipo de historias sobre el queso Gamonéu, y te invitarán a probarlo si lo tienen a mano.

Gamonéu de Onís ©Juanjo Arrojo

Estas dos aldeas resumen en su geografía el espíritu del queso Gamonéu: escarpadas y en las alturas, como mirando al cielo pero con los pies muy en el suelo. Sobrias y humildes. Llenas de secretos. Guapas y discretas. Llenas de saber y de sabor, como la esencia de una de las mejores creaciones gastronómicas de la Humanidad: el queso Gamonéu.

Teleña, en la falda del monte Priena

 

Teleña es una aldea del concejo de Cangas de Onís, muy emblemática por varias razones. La primera de ellas, por ser un poblamiento muy antiguo que conserva excelentes ejemplos de arquitectura tradicional. Además cuenta con una casa blasonada con capilla, donde se conserva una talla de origen románico de la virgen de Covadonga, y de ella aseguran los lugareños que es la más antigua de que se conserva de esta virgen asturiana.

Teleña ©Ayto. Cangas de Onís

Por otro lado, Teleña es el punto de partida que lleva al picu Priena y a Cuadonga/Covadonga. El picu Priena es muy significativo por ser parte de las estribaciones de los Picos de Europa y limítrofe con el Parque Nacional, y por tener en su cumbre una cruz conocida como la Cruz de Priena o la Cruz de Pelayo, muy visible desde el Real Sitio de Covadonga.

Así que en la mismísima falda del monte Priena respirarás historia, tradición y naturaleza.

Asiegu, el pueblo con las mejores vistas del Picu

 

Así lo aseguran los mejores conocedores de los Picos de Europa y así es: Asiegu, una aldea cabraliega marcada por la magia del tiempo y las leyendas, es el pueblo asturiano con las mejores vistas del picu Urriellu.

Asiegu ©Mampiris

Tanto desde la zona más alta del pueblo, conocida como el Taranu, como desde la majada de Tebrandi, y también desde el mirador Pedro Udaondo, las vistas del Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes, y de gran parte del Macizo Central son prodigiosas, hasta el punto que te dejan fascinado a cualquier hora del día.

Asiegu, Pueblo Ejemplar de Asturias en el año 2019, es una aldea pensada para la tranquilidad y la felicidad, con sus antiguos y tradicionales barrios, sus iglesia con pinturas murales, su quesería, su llagar de sidra y con una notable actividad ganadera.

Asiegu tiene de todo: chigre, leyendas, bancos apadrinados, gentes abiertas y hospitalarias, y como eterno vigía, el picu Urriellu.

Amieva, la puerta del Valle de Angón

 

Amieva es una preciosa aldea que pertenece al concejo que le da nombre.

Amieva es un pueblo de gran tradición montañera por su estratégica ubicación, en las inmediaciones del famoso y bello Valle de Angón, limítrofe con la parte más occidental de los Picos de Europa, y desde el que contemplarás el inmenso muro calizo donde se ubica el mirador de Ordiales. Precisamente en este emblemático mirador está enterrado Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa y principal impulsor de la creación del hoy Parque Nacional de los Picos de Europa, y desde allí tendrás maravillosas vistas en aéreo de todo el Valle de Angón.

Amieva ©Juanjo Arrojo

Además, San Juan de Amieva está muy cerca de la bella Senda del Arcediano, y es punto de partida de la ruta al Cantu Cabroneru, otra mítica cumbre que te mostrará potentísimas vistas de los Picos de Europa.

Següencu, con una increíble panorámica de Covadonga y los Picos de Europa

 

Següencu es una encaramada aldea en el concejo de Cangas de Onís, que conserva intacta su esencia ganadera de siempre.

Precisamente por su altitud y privilegiada ubicación, en sus proximidades, concretamente en la zona del repetidor de telecomunicación, Següencu te ofrece una de las panorámicas 360º de toda Asturias, en la que, por supuesto, destacan los Picos de Europa, el río Sella, el mar Cantábrico, y como no, Cuadonga/Covadonga, que aparece menuda y recóndita, envuelta entre montañas.

Mirador de Següencu ©Onofre Alonso

Pero además Següencu, con sus gentes afables, sus tierras de pasto y sus cabañas, es camino y testigo de la ruta de peregrinación que desde el centro de Asturias llega hasta Cuadonga/Covadonga.

Desde las inmediaciones del Parque Nacional de los Picos de Europa, Següencu te hará respirar en primera persona toda la naturaleza y cultura propia de esta genuina comarca.

 

¡Una ruta por los pueblos asturianos de Picos de Europa será un continuo descubrimiento! ¡Si te ha gustado este post, compártelo en tu Facebook!

 

Comments
No comments yet. Be the first.