Blog turístico de Asturias
9 postales de Asturias teñida de blanco
18 dic 2019

Asturias es un lugar especial y diferente todo el año, y cuando las primeras nieves tiñen los paisajes aún más. Así que si lo que buscas son sensaciones distintas y únicas, Asturias te ofrece un amplio catálogo de posibilidades con escenas que solo podrás vivir si estás en este paraíso, de gentes cálidas y de parajes maravillosos. La presencia de la nieve, en estas fechas vacacionales y entrañables, y tus buenas intenciones de disfrutar al máximo, son el combinado perfecto para unas vivencias irrepetibles y muy asturianas.

¡Aquí tienes 9 postales de Asturias teñida de blanco!

 

 

Cuando el Camino de Santiago se vuelve blanco

 

El Camino de Santiago es una experiencia y una ruta que tiene infinito encanto todo el año, pero en estas fechas, cuando asoman las primeras nieves, aún más.

Las distintas etapas del Camino, con sus paisajes nevados, parecen transformarse en otro mundo, y pueden resultarte hasta desconocidas con su nueva y blanca fisonomía.

Un buen ejemplo de esta metamorfosis invernal es Montefurado, en Allande, uno de los lugares más emblemáticos del Camino de Santiago Primitivo (foto de portada).

Un pueblo de cuento en el corazón de los Picos de Europa

 

No es nada extraño que encuentres pueblos como de cuento en Asturias. En realidad es de lo más normal. Porque la Asturias rural es tan extensa y variada, que tiene rincones únicos en cada valle, en cada ladera, en la cima de una montaña, mirando al mar, mirando al río, o con el bosque como telón de fondo…

Son pueblos que perfectamente pueden ser protagonistas de una de esas postales soñadas por ti, que cuando la contemplas, te entran deseos de estar en ese lugar, compartiendo de manera sincera y relajada momentos únicos.

Bulnes (Cabrales) ©Juan de Tury

Pues bien uno de esos sitios de postal es Bulnes, una aldea de los Picos de Europa, famosa por su tradición de elaborar un excelente queso Cabrales, y por ser el único de Asturias al que puedes acceder en funicular. Aunque si te gustar caminar y la climatología lo permite, el camino de toda la vida, es decir, la Canal del Texu, es una recomendable experiencia.

Somiedo y sus blancas brañas

 

Las brañas vaqueiras de Somiedo son un descubrimiento sorprendente todo el año. Por su historia, por sus paisajes, por la atmósfera que las circunda…

La ‘cabanas de teito’ que antaño fueron habitáculo de humanos y reses ganaderas, se proyectan sobre el verdor de valles y laderas, y resultan un espectáculo etnográfico y natural de lo más fascinante.

Braña de Saliencia (Somiedo) ©Alejandro Badía

Ahora bien, si a todos estos ingredientes le añadimos la nieve, entonces la estampa absolutamente idílica está servida…

El encanto del arte prerrománico con la nieve como telón de fondo

 

El Arte Prerrománico también puede ser motivo de un ocio pleno y diferente en esta época. En realidad, los parajes donde se ubican los monumentos prerrománicos son habitualmente idílicos y muy naturales. Y si tienes la suerte de verlos nevados, todavía más.

San Miguel de Lillo ©Noé Baranda

Es el caso de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco, ubicados en la falda del Monte Naranco, en las inmediaciones de la capital de Asturias, Oviedo/Uviéu.

Las características de estos monumentos, de equilibradas proporciones y humanas dimensiones, de serena arquitectura y de gran historia, los hacen especialmente bellos. Además su tranquilo entorno rural y sus vistas son valores añadidos a su natural encanto.

Los territorios del Guirria

 

El Guirria es uno de esos personajes enmascarados, de fuerte y ancestral arraigo en los territorios del Parque Natural de Ponga - la séptima y más joven Reserva de la Biosfera de Asturias -, que hacen de la Navidad asturiana algo distinto.

Casielles (Ponga) ©Camilo Alonso

Cada 1 de enero desde tiempo inmemorial, el Guirria, acompañado de una curiosa corte de aguinalderos a caballo, recorre las calles de San Xuan/San Juan de Beleño, repartiendo ilusiones y poniendo una nota pintoresca en medio de naturales paisajes que son poesía pura.

Llastres, el dulce contraste entre el mar y las nevadas montañas

 

La villa marinera de Llastres, en Colunga, encarna como ninguna la posibilidad de vivir y contemplar el bello contraste entre mar y montaña que encontrarás en Asturias.

Llastres (Colunga) ©José Suárez

En estas fechas, es más que probable que desde el mismo corazón de la villa llastrina o desde su mirador de San Roque, observar las nevadas cumbres de los Picos de Europa, o el mismísimo Monte Sueve cubierto de blanco, y mientras tanto tú a pie de mar, acariciado por la brisa marina del Cantábrico.

Los lagos de Cuadonga/Covadonga, tan diferentes en invierno

 

Los Lagos de Covadonga son otros de esos lugares señalados que no puedes perderte, y cuya fisonomía se transforma según la época del año. Si en la primavera o en verano son realmente un espectáculo de la naturaleza, en el otoño y el invierno también, especialmente cuando nieva, y todo a su alrededor se vuelve blanco, con un tímido reflejo en sus aguas.

Lagos de Cuadonga/Covadonga (Cangas de Onís) ©Noé Baranda

Y por supuesto, cuando se hielan, el espectáculo es aún más llamativo…

Los osos pardos disfrutando entre la nieve

 

La nieve en estas fechas nos regala paisajes insólitos e inusuales, y al mismo tiempo tan tiernos y humanos, que te darán ganas de parar el reloj en esos instantes de contemplación y disfrute…

Sin lugar a dudas, en el ámbito de la fauna autóctona, uno de los ejemplares más llamativos es el oso pardo cantábrico. Y es en las Reservas de la Biosfera de Somiedo, Las Ubiñas-La Mesa, y Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, donde habitan la mayoría de los osos pardos (además en esta última hay una ruta de los miradores para realizar avistamientos).

Oso pardo ©Antonio Vázquez

Como observarás, el oso que aparece en la imagen, en medio de la incipiente nevada, representa una imagen única.

Los caballos asturcones y el invierno

 

Otro de esos animales totémicos y muy astures son los caballos asturcones. Sus territorios ancestrales se centran en la Sierra del Sueve, en Piloña, y su entorno. Paisajes también bellísimos que harán llegar a tu retina escenas naturales increíbles.

Piloña ©Roberto Tolín

La tierra de los asturcones con un manto de nieve se torna sublime, mostrándote una naturaleza indómita, a la par que amable.

 

¡Disfruta de las muchas escenas que te ofrece Asturias al teñirse de blanco! ¡Y si te ha gustado este post, compártelo en tu Facebook!

 

Commenti
Nessun commento ancora. Essere il primo.