Blog turístico de Asturias
Visita a las trincheras de Soto del Barco, los fortines de Ranón
25 ene 2022

Ángela Delgado

 

En la desembocadura del río Nalón, a medio camino entre Avilés y Cudillero, se encuentra uno de los conjuntos militares más significativos de la Guerra Civil en Asturias, los fortines de Ranón.


 

 

Fortines de Ranón



Estos vestigios de arquitectura militar, construidos en los primeros años de la guerra, pertenecen al Frente de Avilés y son visitables gracias a la colaboración vecinal y al Ayuntamiento de Soto del Barco.  Vamos a descubrirlos dando un agradable paseo por la costa central asturiana.

Aunque en Asturias se concentra el mayor número de baterías acasamatadas de España, en pocos casos se apuesta por la conservación de la memoria histórica de la Guerra Civil. 

De puntillas por la historia bélica del Nalón

 

En todas las guerras hay dos bandos y una línea fronteriza. En esta zona de Asturias la divisoria entre sublevados y republicanos la marcó el río Nalón. Cuando se inició la guerra, los republicanos cercaron la capital, Oviedo/Uviéu, para impedir que los sublevados unieran sus fuerzas con las Columnas Gallegas que, en septiembre de 1936, ya habían tomado el concejo de Pravia.

El Frente del Nalón defendió el Pasillo de Grado (Espacio Histórico Frente del Nalón). En la costa, junto a la negra desembocadura del río, lo hizo el Frente de Avilés. Los republicanos lucharon durante quince meses para evitar que el Ejército de Franco controlara todo el territorio. Tras una larga y devastadora consecución de escaramuzas, las tropas franquistas, recién llegadas de África, se hicieron con el poder.

De este terrible -y lamentable- capítulo de la historia de España solo nos queda la memoria de nuestros mayores y el escenario de sus vivencias. Un patrimonio forjado a sangre que merece ser conservado y conocido, pues, como dijo Santayana: “Quien olvida su historia está condenado a repetirla”.

De Ranón a las fortificaciones de la Guerra Civil

 

El pueblo de Ranón da nombre al Aeropuerto de Asturias por su proximidad. Aunque el Gps diga lo contrario, mi consejo es que accedas desde L´Arena. Será más sencillo y rápido. Ranón es una aldea tranquila que los vecinos cuidan con esmero. Las antiguas caserías se entremezclan con nuevas construcciones, distribuidas, mayoritariamente, en torno a la iglesia parroquial.

Iglesia de Ranón
 

Frente a su entrada hay espacio para estacionar sin molestar a los vecinos. También encontrarás un área de descanso con mesa, banco y fuente, un parque y una pista deportiva donde, especialmente en verano, se suelen concentrar los jóvenes del pueblo. A ambos lados de la iglesia hay señales que rezan "CASAMATA", son el camino a seguir.

Fortines de Ranón

Tras rodear las parcelas próximas a la iglesia abandonamos el asfalto. Un camino de tierra, custodiado al inicio por muros con frondosas hortensias, nos introduce en el bosque.

Fortines de Ranón
 

En un kilómetro y medio llegamos a las fortificaciones de la Guerra Civil. La ruta es prácticamente llana, pero, ni está adaptada ni es apropiada para llevar carricoches de bebé. Si puede recorrerse en Btt, además, al final del artículo voy a proponerte una parada extra que puede completar tu ruta en bicicleta de montaña.

Fortines de Ranón
 

Así son las trincheras de Soto del Barco

 

La Cuarta Compañía del Tercer Batallón de Ingenieros construyó 4 casamatas de hormigón armado, comunicados entre sí por galerías. A simple vista no se ven, pues permanecen ocultas bajo la maleza.

Fortines de Ranón
 

Más evidente es la trinchera de 50 metros de largo que une los dos fortines y la batería de artillería de La Peña. Dicha batería costera contó con 4 cañones Vickers/Armstrong de 119,3 milímetros.

El fabuloso estado en el que se encuentra este conjunto militar nos permite acceder a su interior y recorrer las galerías.

Fortines de Ranón

No olvides llevar una linterna y zapato cerrado, es muy probable que haya barro o agua en el interior. 

Fortines de Ranón
 

La Oficina de Turismo de L´Arena, ubicada en el Centro de Interpretación Puerta del Mar, organiza visitas guiadas sumamente interesantes para profundizar más en la historia de la Guerra Civil en Asturias. Cita previa en el teléfono 985 586 558.

Mirador de L'Arena

 

Allí mismo, en primera línea de fuego, se ha habilitado un mirador sobre una plataforma de madera. Desde ella, si el día está claro, se ve el alto del Monteagudo donde hay un área recreativa con vistas a los meandros del Nalón. A este espectacular paraje se accede desde Somao, Pueblo Ejemplar de Asturias 2020.

Fortines de Ranón desde Monteagudo
 

Frente a nosotros, al otro lado del Nalón, el pueblo de San Esteban, famoso por contar con el primer puerto carbonero de España, declarado Bien de Interés Histórico-Industrial. También hay que destacar el inicio de la Senda de los Miradores de Muros, ruta sencilla con unas vistas espectaculares al Mar Cantábrico. 

Desde este mirador, bajo nuestros pies, L´Arena, la desembocadura del Nalón, y la Playa de Los Quebrantos, llamativa por su arena negra, precisamente por las toneladas de carbón que se movieron en el puerto entre el siglo XIX y el XX.

¿Quieres más? Continúa el paseo por la costa central de Asturias

 

Si te apetece continuar con el paseo, o ampliar tu ruta en Btt, desciende por un camino en zigzag que te llevará en tiempo récord a las inmediaciones del cementerio del pueblo, próximo al paseo marítimo.

L'Arena
 

Evidentemente otra posibilidad para visitar las trincheras de Ranón es aparcar junto a la playa de Los Quebrantos y subir por la ladera de la montaña.

Siguiendo el camino de costa encontrarás un par de chiringuitos de playa y al final del mismo, unas escaleras que llevan a los miradores de la Punta de Pozaco.

Mirador Playa de los Quebrantos
 

Desde ellos puedes contemplar el Monumento Natural de la Isla de La Deva y el Playón de Bayas (respectivamente, la isla más grande y el arenal más largo de Asturias).

Playón de Bayas

Si quieres hacer una travesía larga, puedes bajar a la playa por las escaleras, recorrer sus 4 kilómetros de arenal y seguir la ruta por la Fase III de la Senda Norte. Llegando así hasta el Museo de la Mina de Arnao primera mina subacuática de Europa-. 

En el caso de escoger esta ruta te aconsejo: primero, controlar la tabla de mareas, pues solo es posible durante la bajamar; y segundo, llevar dos vehículos y dejarlos en la aldea de Ranón y en Arnao.

Si quieres seguir descubriendo escenarios de la Guerra Civil en Asturias, visita el Espacio Histórico Frente del Nalón (Candamo).

 

¡Hacer turismo por la Historia te resultará reconfortante! ¡Si te ha gustado este post, compártelo en tu Facebook!

 

Texto y fotos: Ángela Delgado ©viajeros confesos

Commenti
Nessun commento ancora. Essere il primo.