Enviar Imprimir
Ruta Arqueológica de la Cabruñana: PR127
Km 0
Km 0
Ruta Arqueológica de la Cabruñana: PR127 (Centro de Asturias)
4,4 kms
A pie 1 h. 30 min.
Dificultad
Documentos relacionados
Resumen Ruta Arqueológica de la Cabruñana: PR127

El Alto de la Cabruñana es, sin duda, un enclave privilegiado en nuestra región, y así lo debieron de considerar nuestros antepasados, ya que encontramos aquí dos necrópolis tumulares. Debieron de asentarse en este lugar por el dominio que poseían desde aquí de los valles del Nalón y el Narcea, las dos cuencas más importantes de la región.

Ello significaba alimento, riqueza, posibilidad de desplazamiento y, al ser una zona elevada, control y defensa. Este es el escenario en el que se mueve esta ruta, que desde entonces ha seguido habitado y que nos permite hoy en día no tanto control y defensa como sí unas preciosas vistas al valle de Grado, por un lado, y al que comunica Cornellana con Pravia, por el otro.

La Cabruñana es un mosaico de pastos y plantaciones de pinos y eucaliptos, entremezclados con bosques de roble y castaño en los que habitan pájaros carpinteros y donde también se camufla perfectamente el chotacabras.

4,4 kms
Descripción Alto de la Cabruñana - Alto de la Cabruñana

Esta sencilla ruta, de tipo circular, por el patrimonio arqueológico de Grado comienza en el alto de la Cabruñana, al que accedemos por la carretera nacional 634, donde podemos dejar nuestro coche aparcado en uno de los establecimientos de la zona.

Comenzamos a caminar por una pista asfaltada siguiendo el letrero que marca la ruta PR127, que nos llevará hasta el área recreativa de Cabruñana en poco más de un kilómetro. Durante el camino podremos observar la necrópolis tumular de la Cueña, formada por nueve estructuras tumulares de perfil cóncavo. Los túmulos son monumentos funerarios levantados por las sociedades existentes entre el periodo neolítico y los primeros tiempos de la Edad del Bronce. Hay que prestar atención dado que están algo cubiertos de vegetación.

Unos 100 metros después de pasar esta zona, encontramos la primera bifurcación de la pista: el ramal de la derecha se dirige hacia el Castiello'l Pedreo, situado a unos 500 metros de distancia, aproximadamente, mientras que el ramal de la izquierda, que asciende, nos lleva al Llano las Ayalgas.

A lo largo de nuestro camino aparecerán algunos cruces, que obviaremos, y continuaremos todo de frente sin desviarnos en ninguno de los casos. Alcanzado casi el kilómetro 2, ya nos encontramos en el Llano las Ayalgas. Se trata de otra necrópolis tumular, formada por cuatro estructuras en este caso, que alberga una veintena de tumbas agrupadas en pequeños cementerios.

A los pocos metros aparece otro cruce de caminos, donde la señal se encuentra tapada por la vegetación; seguimos todo recto hasta el siguiente cruce, en donde giramos a la izquierda para continuar por el sendero todo recto. Durante el camino, que discurre entre un bosque mixto de robles y castaños, podremos contemplar unas hermosas vistas de Cornellana y del valle de Salas.

En el kilómetro 3,6, aproximadamente, aparece otro cruce, que volveremos a obviar, y continuaremos por nuestro sendero, que pasa por un antiguo lavadero. Unos 400 metros más adelante deberemos cruzar, con sumo cuidado, la carretera N634 para dirigirmos hacia el cementerio, donde encontramos, entre lo poco que queda tras su demolición, el ábside de la antigua iglesia parroquial de Santa María Magdalena de Cabruñana.

Esta cabecera todavía atesora unas pinturas murales de la Edad Moderna (siglos XVI-XVII) con las figuras de los apóstoles, el arcángel San Miguel, los cuatro evangelistas y la figura del Señor.

Una vez visitada, quedan ya pocos metros para finalizar en el punto inicial de partida esta breve pero enriquecedora ruta.