Enviar Imprimir
Ruta Hoces del Esva
Km 0
Km 0
Ruta Hoces del Esva (Occidente de Asturias) Tineo y Valdés
6,4 Kms
Sólo ida
A pie 2 h.
Dificultad
Documentos relacionados
Resumen Ruta Hoces del Esva

Considerado por algunos entendidos como el mejor bosque de ribera de toda la Península Ibérica, sin duda el Río Esva es un lugar maravilloso para disfrutar de este tipo de naturaleza y de unas aguas con una gran calidad ambiental, como denota la presencia de la nutria y del mirlo acuático.

En el cauce del río la vegetación lo ocupa todo: los helechos reales se hacen patentes en grandes franjas, los alisos casi no dejan calvas y el frescor del bosque y el río se unen para convertir este tramo en una ruta de lo más recomendable durante los rigores del verano.

En la zona alta, entre castaños, serbales y brezales, descubrimos también que en otros tiempos ésta fue tierra de osos, como nos indica la presencia de cortines (estructuras circulares de piedra para proteger las abejas de los osos). Sin duda alguna, una de las rutas imprescindibles para conocer este tipo de naturaleza en España.

 

Kms
Descripción Caeras (Tineo) - Bustieḷḷu (Valdés)

Con un trazado lineal dividido en dos tramos bien diferenciados esta travesía permite recorrer las espectaculares Hoces del Esva entre la aldea tinetense de Ese, en la parroquia de Caeras, y el núcleo de Bustieḷḷu en el valle de Paredes (término municipal de Valdés).

Dicho trazado podemos hacerlo al revés, comenzando en Bustieḷḷu y finalizando en Caeras, pero en este caso empezamos en Caeras.

El punto de inicio del itinerario se localiza en la carretera de Navelgas a Naraval, en el alto que separa las sierras de Campo la Bobia, al oeste, y Balbón, al este. Para llegar a este punto se puede utilizar la senda señalizada de La Huella del Oro, que parte área recreativa de Navelgas y alcanza este alto a través une zona de bosque espeso donde se conservan vestigios de minería de oro romana (aproximadamente 1 km desde Navelgas).

Desde el alto, la ruta comienza con una corta subida para continuar después faldeando por uno de los numerosos caminos abiertos en le vertiente norte de la sierra de Balbón, dando vista al valle de Naraval.

Este tramo finaliza en el extremo oriental del cordal donde una pista forestal nos dinige en brusco descenso hasta el fondo del valle, donde se recueste la aldea de Ese en una confluencia de arroyos que da nacimiento al rio Esva.

La ruta prosigue a las afueras de Ese por un camino forestal que se aparta a izquierda de la carretera Caeras por un túnel de castaños, avellanos y robles. Tras una repentina subida, se encuentra un área de descanso, que antecede a un rápido descenso hasta las orillas del río que nos sumerge de lleno en las Hoces del Esva.

En el siguiente tramo la ruta se convierte en un continuo sube y baja, que va salvando la difícil orografía que aprisiona el cauce fluvial por medio de pasarelas y escalinatas de madera.

Dejando atrás la presa de un antiguo embalse, el sendero acaba por abandonar eventualmente la inmediatez del rio pare buscar salida de la hoz a través de una trocha tallada en la roca y flanqueada por verticales cortados.

Cuerdas fijas a modo de pasamanos contribuyen a dar seguridad a este paso antes de desembocar en el paraje de El Cabanón, donde se abren grandes vistas y quedan vestigios de instalaciones asociadas a una central hidroeléctrica.

Desde allí, una pista forestal conduce cómodamente a Bustieḷḷu, destino final de la ruta.

En El Cabanón se recibe por la derecha una senda abierta entre la maleza que procede la braña vaqueira de Adráu y que forma parte de una alternativa señalizada que conduce al pueblo de Paredes. Para llegar e la braña hay que superar un fuerte desnivel de unos 370 m para bajar luego hacia San Pedru (Paredes) por una cresta con grandes vistas sobre las Hoces del Esva.