Emita Cópia
Luanco - Nieva
Km 0
Km 0
Luanco - Nieva (Centro de Asturias)
34,9 kms
A pé Tiempo (ida): 8 h. 30 min.
Dificuldade
Traçado do percurso

Senda de baja dificultad que transcurre en el concejo de Gozón

34 kms
Descrição Luanco - Nieva

Se inicia esta ruta en la playa de Luanco, saliendo en dirección oeste y en ligero ascenso, para llegar a Peroño, terraza sobre el mar. Desde este punto se contempla una inmejorable vista sobre Luanco y su puerto pesquero. En días sin calima es posible divisar La Campa Torres y al fondo los Picos de Europa.

Al llegar a un cruce, se debe girar a la derecha, cruzar el barrio de Santa Ana e iniciar un pequeño descenso que llevará a la playa de Moniello, que a su vez hace de diminuto puerto pesquero. En las inmediaciones se encuentra un amplia área de descanso donde reponer fuerzas, para después continuar al borde de los acantilados hasta llegar a Bañugues.

La ruta continúa atravesando Bañuges en dirección al Cabo Peñas. En el camino se encuentra el área recreativa de Llumeres, justo encima de la antigua mina de hierro y del puerto que antaño era embarcadero del mineral. Sigue la ruta en dirección a Viodo, descendiendo hacia sus playas, la primera de arena y la segunda de bolos.

Poco antes de llegar a esta segunda playa parte un camino que sigue paralelo a un pequeño arroyo hasta alcanzar la carretera al faro del Cabo Peñas. Este faro fue construido al final de siglo XIX en el punto más septentrional de la costa asturiana y constituye el final de esta ruta. En la casa del faro se ubica el centro de interpretación del Medio Marino de Peñas.

La senda se inicia en el faro de Peñas, un magnífico edificio de torre troncopiramidal construido a mediados del siglo XIX para sustituir a la señalización que se hacía anteriormente con fogatas. En la planta baja del faro se encuentra el centro de interpretación del Medio Marino de Peñas, dotado de diversas salas de exposiciones.

Si se avanza hasta el borde del acantilado y el vértigo lo permite, se podrá admirar el bellísimo paisaje de acantilados cuarcíticos con cien metros de desnivel y la punta Gaviera, el punto más septentrional de la Península. Si la emoción ha sido fuerte siempre se puede aprovechar alguno de los bancos de los alrededores para sentarse y fijar la vista en la isla de La Herbosa y las aves marinas que la frecuentan, tales como gaviotas, petreles, cormoranes o alcatraces.

El camino avanza al lado de matorrales de brezo y tojo, característicos de este suelo silíceo, mientras se deja atrás el faro de Peñas, que se va haciendo cada vez más pequeño en la distancia.

Después de 800 metros paralelos a la carretera AS-328 se desciende para cruzar un puente de madera, antes de llegar al restaurante Casa Maravilla, ya en el pueblo de Ferrero.

Después de caleyear la senda desciende hasta la urbanización Playa de Verdicio en donde se encuentra la playa de Tenrero o de Verdicio. Esta playa está limitada por el río que serpentea bordeando un bello conjunto de dunas. A la altura del bar Ramón la senda comienza a ascender hasta las playas de La Carniciega y de Aguilera, ambas de arena dorada y la primera con un cordón de dunas aterrazadas. Entre las dos playas se encuentra un castro celta que llaman "Los Garabetales", en el lugar aún se aprecia el foso defensivo.

Después de hacer una pausa para contemplar las excelentes vistas que se ofrecen del Cabo Peñas y de asombrarse ante la belleza de estas playas ascendemos hasta alcanzar de nuevo la cota de la rasa costera. Descenderemos posteriormente hacia Puerto Llampero, un lugar pintoresco, el Molín del Puerto, que fue afectado por la riada de junio de 2010.

La senda asciende ahora para alcanzar una vez más el nivel de la rasa de Cabo Negro, desde donde se contemplan las playas de Portazuelo y Riba del Panchón, ambas de arenas negras.

Avanzando hacia el suroeste se alcanza una estructura de hormigón. Se trata de un elemento industrial del teleférico de la empresa siderúrgica ENSIDESA, que vertía escorias en este punto del Cabo Negro. Más adelante se llega al acantilado que da vista a la playa de Xagó. Es éste un lugar muy utilizado por los aficionados al parapente que comparten su vuelo con las aves marinas.

Se continúa hasta el pueblo de Otero y se sube hasta el alto de Xagó para descender por una pista asfaltada hasta el eucaliptal de la playa de Xagó. En este lugar se encuentra un área de descanso donde se puede tomar un refrigerio antes de proseguir la marcha, paralelamente a las dunas de Xagó y observando las dos charcas que sirven de refugio a las aves limícolas. En la zona sur de la playa la senda asciende hasta el pueblo de Nieva, pasando próxima a la ermita de San Juan, del siglo XVII. A continuación desciende hasta un mirador sobre el acantilado, desde donde se contempla la larga y bellísima playa de Xagó y su sistema de dunas paralelo a la línea de playa.

Continúa la senda en dirección noroeste, por la rasa costera de la península de Nieva, entre prados y manchas de matorrales de tojo y brezo. Desde aquí se puede ver un bufón que proyecta agua a modo de géiser si las condiciones del mar son propicias.

La senda finaliza junto al faro de Avilés. Merece la pena detenerse un poco a contemplar la bocana de la ría de Avilés y el faro con su torre tronco-piramidal que data de 1863. Desde esta atalaya de la península de Nieva se puede contemplar toda la ría de Avilés y hacia el oeste El Espartal, Salinas y la costa de Castrillón hasta la isla de La Deva.