Información útil

Sobre el Camino

El Camino de Santiago se divide en etapas que tienen su principio y su fin en sendas poblaciones, en cuyos albergues —privados o públicos— se pernocta. La ruta está señalizada con la imagen de una vieira, molusco típico de las costas gallegas, que actúa desde el Medievo como símbolo de las peregrinaciones compostelanas. Ello se debe a que los primeros caminantes hacia la tumba del apóstol solían colgar una concha de su traje una vez llegados a Santiago, para que en el trayecto de vuelta a sus hogares quienes se cruzaban con ellos supiesen que se encontraban regresando de Compostela.


El Camino de Santiago es una experiencia reconfortante, pero también dura. Conviene tener una aceptable forma física y realizar pequeños ejercicios antes de emprender el viaje.

Se recomienda iniciarse en las caminatas unos meses antes de comenzar la peregrinación, así como emplear un calzado cómodo que se haya usado con anterioridad. Se aconseja llevar sandalias o chanclas para calzar una vez en el destino, cuando haya que dejar respirar al pie. Si bien hay que llevar crema solar, chubasquero y un botiquín mínimo para emergencias, conviene que la mochila no sea muy pesada. Las recomendaciones insisten en que no debe sobrepasar los diez kilos de peso. Una linterna, de mano o frontal, y un bastón para caminar son también herramientas indispensables.
Material del peregrino

La Compostela

Todo peregrino ha de obtener sus credenciales. Aunque la mayoría de los romeros se proveen al emprender su ruta de un cuadernillo con casillas en el que van estampando los sucesivos los sellos, cualquier soporte vale para dejar constancia del tránsito hasta Santiago. Una simple libreta basta para obtener el pertinente sello de cada lugar por el que se pasa. Iglesias, albergues, oficinas de turismo y otros establecimientos tienen sellos para acreditar que se está haciendo el Camino. Los sellos permiten alojarse en los albergues y al final del Camino permiten conseguir la Compostela, un certificado expedido en la catedral de Santiago a aquellos peregrinos que hayan recorrido un mínimo de 100 kilómetros a pie o a caballo y 200 kilómetros en bici.
Albergue de peregrinos San Juan Villapañada (Grado)Albergue de peregrinos San Juan Villapañada (Grado).
Dormir en el Camino

Albergue de peregrinos (Salas)Albergue de peregrinos (Salas).
Dado que el Camino se hace caminando, es evidente que un buen descanso facilita mucho las cosas cuando llega el momento de calzarse las botas, colocar la mochila a la espalda e iniciar una nueva etapa.

Las rutas jacobeas que transcurren por Asturias cuentan con una dotación suficiente de establecimientos como para que todos los peregrinos encuentren un refugio en el que dormir un sueño reparador al término de cada etapa.

A los albergues públicos hay que sumar los de titularidad privada, y a éstos los hospedajes de diversa índole, como hoteles y pensiones, que proliferan en buena parte de las localidades, villas y pueblos por los que transcurren los siguientes itinerarios.

Busca tu albergue de peregrinos...

Una experiencia diferente

En este apartado podréis encontrar una serie de iniciativas, que se hallan a disposición de los peregrinos, para que esta experiencia sea un poco diferente.

El Castillo (Soto del Barco)El Castillo (Soto del Barco).
El Camino con correos: antes, durante y después

Correos es el compañero de viaje perfecto para los peregrinos con sus tres opciones para disfrutar de un Camino de Santiago cómodo y fácil.

Más información y condiciones específicas:
elcaminoconcorreos.es

Peregrinos por Asturias, de hotel en hotel

Recorrer el Camino alojándose en una selección de hoteles con servicio pensados especialmente para los peregrinos.

Más información y condiciones específicas:
peregrinosporelnorte.com

Pase del Peregrino en la Comarca de la Sidra

Obtener el mejor de los descansos, disfrutando de los alojamientos de la Comarca de la Sidra con una propuesta muy especial.

Más información y condiciones específicas:
lacomarcadelasidra.com

PeregrinandOviedo

Visita cultural teatralizada, de la mano de un peregrino del siglo X, y de un guía oficial, recorriendo los orígenes y viviendo la experiencia de las peregrinaciones.

Más información y condiciones específicas:
peregrinandoviedo.com

Subir al inicio