Envoyer Imprimer
Engañando al Pulide - Gruta de Arbedales
Km 0
Km 0
Engañando al Pulide - Gruta de Arbedales (Centro de Asturias)
37,4 kms
Difficulté
Tracé du circuit

Ruta circular apta para todo tipo de bicicletas que tras una subida prolongada de 7 km prácticamente alcanza un alto con cierta fama entre los ciclistas más exigentes de la comarca de Avilés: el alto de Pulide (362 m).

37,38 kms
Description Avilés - Avilés

Esta excursión de cicloturismo es circular, con inicio y fin en el mismo punto. Discurre completamente por asfalto por lo que es  apta para todo tipo de bicicletas. Tan solo mencionar una subida prolongada de 7 km que se puede hacer tranquilamente pedaleando.

Es una ruta curiosa, pues se va a subir y, casi casi, a llegar a un alto con cierta fama entre los ciclistas más exigentes de la comarca de Avilés: el alto de Pulide (362 m).

¡Qué nadie se asuste! ¡ La subida se va a hacer por un lado bastante amable y cómodo, limitándose a bajar por la parte dura para dar, cerca de Pillarno, con la gruta o cueva de los Arbedales, la cual es posible visitar.

El recorrido discurre por tramos poco explorados. La salida se hace desde el apeadero de FEVE en Avilés y habrá que pedalear por la zona llana de los polígonos de Avilés, que nos deja la ría de Avilés a la derecha, hasta entroncar con el carril-bici que lleva a Salinas. Desde allí las pedaladas se realizarán por otro cómodo carril-bici hasta Piedras Blancas, capital de Castrillón, donde se recomienda tomar un leve refrigerio si vamos bien de tiempo.

Una vez fuera de Piedras Blancas y se hayan salvado las vías de FEVE, la ruta discurre por un tranquilísima carretera local que, en subida razonable, irá acercándose al alto de Pulide, pero sin tener que subir hasta el mismo, pues en cuanto se ve que la carretera es cortada por otra, se baja bruscamente por la izquierda, dejándonos caer (a la derecha estaría la subida al alto del Pulide, por donde no vamos). La subida es de 7 km desde Piedras Blancas, pero la mayoría se puede hacer pedaleando sin mayores problemas y solo algún tramo suelto puede que tenga que hacerse caminando. El alto de Pulide pertenece a la sierra de Pulide, siendo el techo del concejo de Castrillón y punto de unión con los concejos de Illas y Soto del Barco.

Desde ahí se disfruta de una fantástica y bella bajada, que cómodamente lleva hasta el segundo punto de interés de la ruta: la gruta de Arbedales (www.arbedales.com) en Pillarno.

La Gruta de Arbedales, de propiedad privada, fue descubierta en diciembre de 1963 por Manuel del Busto. Es una impresionante formación geológica natural de estalactitas y estalagmitas con caprichosas formas, que según algunos, pudieron inspirar al arquitecto modernista Antoni Gaudí. Esta cavidad del Devónico tiene una longitud de 600 metros y una temperatura interna constante de 14 grados.

Para aquellas personas que hagan esta ruta y quieran visitar la gruta, decir que la visita es guiada y comentada. Recordad llevar una prenda de abrigo, ya que todas las cuevas o grutas son frías por definición.

Para aquellas personas que lleven bocadillo, hay un área recreativa en las inmediaciones de la cueva o, si se prefiere, ir a algún establecimiento hostelero que se encuentra más avanzada la ruta, por ejemplo en el pueblo Las Bárzanas.

Después de esta parada, se continúa en un agradable paseo que lleva de nuevo a Piedras Blancas. Desde esta localidad, y por un sitio completamente distinto al de la ida, se llega a Salinas, donde se empieza a desandar el camino, pasando por el puerto de Avilés, hasta llegar a nuestro destino final, la villa de Avilés. Y si se quiere, antes de emprender viaje de retorno, se puede visitar el Centro Niemeyer, un complejo cultural proyectado por el arquitecto Óscar Niemeyer (única obra de este arquitecto en España) y ubicado en el entorno de la ría de Avilés contrastando con el casco antiguo de la ciudad y con la tradicional imagen industrial de la zona. Debido a su predominante color blanco y a su tamaño es visible desde distintos puntos y desde el aire.