Caza
La caza en Asturias

La singular orografía asturiana, la riqueza de la tierra y el paisaje hacen de Asturias un verdadero paraíso cinegético. Una actividad que se desarrolla dentro del estricto respeto al medio natural y un medio donde habitan las numerosas especies que pueden ser objeto de aprovechamiento cinegético en Asturias, y que se clasifican en dos grandes grupos: la caza menor - que incluye las aves cinegéticas, el conejo, la liebre y el zorro o 'raposu', como se dice en asturiano -, y la caza mayor - que incluye a los mamíferos cinegéticos como el ciervo o venado, el gamo, el corzo, el rebeco o el jabalí -.

A todas estas ventajas naturales, se suman las actividades complementarias paralelas, tanto para el cazador como para sus acompañantes, que pueden disfrutar con rutas por la naturaleza o culturales, tanto en el medio rural, como en los distintos pueblos, villas y ciudades. Sin olvidar las 'pitanzas' gastronómicas que conlleva aparejadas la caza, siendo Asturias un destino de verdadero privilegio en lo que a la cocina de la caza se refiere, y que cuenta con numerosas jornadas gastronómicas de la caza, sobre todo en el otoño-invierno.

Los lugares para la práctica de la caza están legalmente establecidos y se denominan Cotos de Caza. En Asturias, cada Coto es un privilegio, que aúna todos los escenarios naturales posibles: bosques, montañas, valles, praderas, ríos, etc., lo que significa que cada jornada transcurre en entorno de espectacular belleza.