Por los caminos reales y la Ruta Jacobea

Oviedo es la capital del Principado de Asturias. Muy cerca están Llanera, Noreña y Siero, que conforman la Comarca del Nora. En el caso de Llanera se puede realizar la ruta de los Palacios. Los amantes del automovilismo tienen allí el circuito y Museo Fernando Alonso. Entre sus celebraciones destaca la fiesta de los Exconxuraos. En cuanto a Siero, hay que destacar su pasado minero, algo que queda patente en los castilletes y pozos como Pumarabule y Mosquitera. Todo ello se puede vivir más de cerca si se realiza la ruta minera de Jovellanos.

Sorprende también el importante número de palacios y casonas blasonadas. Siero es también conocido por su producción de sidra, pues es el tercer concejo lagarero de la región. Entre sus fiestas más emblemáticas están la de los Huevos Pintos y la del Carmín de La Pola Siero/Pola de Siero. Finalmente, y una vez en Noreña, la capital chacinera por excelencia de Asturias, lo que toca comer, llegada la temporada, son los callos, pero también el cocido con moscancia o el sabadiego. Tan importante es aquí su industria cárnica y el cerdo que hasta a éste se le ha dedicado una estatua, ubicada muy cerca del Ayuntamiento.
Fiesta de los Exconxuraos (Llanera)Fiesta de los Exconxuraos (Llanera).
Fiesta de los Huevos Pintos. Pola Siero/Pola de SieroFiesta de los Huevos Pintos. Pola Siero/Pola de Siero.
Peregrinos también son los que cruzan por Las Regueras, concejo que junto con Santo Adriano, Proaza, Quirós, Teverga, Grado, Candamo, Yernes y Tameza, Belmonte de Miranda y Somiedo se engloban bajo el nombre de Camín Real de la Mesa. El Camín fue durante toda la Edad Media el lugar por donde transitaban personas, ganado y mercancías entre Asturias y Castilla.

Las Regueras es un concejo lleno de historia y tradición, que cruza el Camino de Santiago.

Camino de Santiago (Grado)Camino de Santiago (Grado).
Entre sus edificios de interés están la iglesia prerrománica de San Pedro de Nora, de finales del siglo IX, y las termas romanas de Valduno. Entre sus monumentos naturales encontramos los meandros del Nora. Posee un importante patrimonio etnográfico, del que uno de sus grandes representantes es el Molín de Picarín. Cuenta con albergue de peregrinos.

Senda del OsoSenda del Oso.
Camino ya de los Valles del Oso, el viajero llega hasta Santo Adriano, donde se inicia la Senda del Oso, construida sobre el trazado de un antiguo tren minero. Con un total de 29 kilómetros, aunque hay quien gusta de caminarla, otra buena parte de viajeros opta por la bicicleta, que se alquilan en diferentes tramos del recorrido. En Santo Adriano está el templo prerrománico de Santo Adriano de Tuñón. En el área recreativa de Buyera está el cercado donde durante muchos años han vivido las osas hermanas "Paca" y "Tola", esta última fallecida en enero de 2018. De Villanueva, capital del concejo, parte la popular ruta del Desfiladero de las Xanas, que termina en Pedroveya, en Quirós.

Iglesia Prerrománica de Tuñón (Santo Adriano)Iglesia Prerrománica de Tuñón (Santo Adriano).
Senda adelante se llega a Proaza, con un importante número de hoteles y restaurantes en su capital. Además de la citada senda que lo cruza, hay un buen montón de rutas. Uno de los pueblos más llamativos es el medieval de Banduxu/Bandujo, al que se puede subir caminando o en coche. Luego la Senda del Oso se bifurca en dos ramales que invitan a adentrarse o bien en Quirós, o bien en Teverga. Si se opta por Quirós, destacar, por ejemplo, que, además del precioso embalse de Valdemurio, otro de sus pueblos guapos es Bermiego, donde está unos de los tejos más famosos. Lugares con especial encanto son la ermita de la Virgen de Alba y los molinos del Corroriu. En Bárzana, la capital, hay un importante número de restaurantes y servicios de todo tipo. Indispensable visitar su museo etnográfico.

Banduxu/Bandujo (Proaza)Banduxu/Bandujo (Proaza).
Parque Natural de Las Ubiñas-La MesaParque Natural de Las Ubiñas-La Mesa.
En cuanto a Teverga, en Samartín/San Martín, los amantes de las visitas culturales deben conocer la colegiata de San Pedro. En el interior hay un museo, donde se encuentran los cadáveres momificados del marqués de Valdecarzana y de su hijo Pedro de Miranda, abad de la colegiata desde 1690 a 1720. Junto con Quirós y Lena integra el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa. Entre algunas de esas grandes joyas naturales están Cueva Huerta y los puertos de Marabio.


El hayedo de Montegrande y la cascada del Xiblu son imprescindibles en la agenda de todo amante de la naturaleza.

Cascada del Xiblu (Teverga)Cascada del Xiblu (Teverga).
También en Teverga hay majadas de pastoreo con presencia de cabañas, teitos y corros. Una de esas brañas es la de las Cadenas, donde hay corros y cabañas. En cuanto a las brañas donde se pueden ver teitos (de piedra y techumbre de piorno o escoba), de los que hay catalogados en el concejo treinta y nueve, éstas son las de Fonfría, El Valle, Tuiza, Llamaraxil y El Rebellón. Entre los centros museísticos relevantes se encuentra aquí también el Parque de la Prehistoria. Y un grupo de pueblos guapos son los llamados del Privilegio: Parmu/Páramo, Vil.la de Su/Villa de Sub y, sobre todo, La Foceicha/La Focella.

Parque de la Prehistoria de TevergaParque de la Prehistoria de Teverga.
Selviella/Silviella (Belmonte de Miranda)Selviella/Silviella (Belmonte de Miranda).
En cuanto a Belmonte de Miranda, como Somiedo, es también territorio osero. En Belmonte/Balmonte capital está la Casa del Lobo, cuya visita se combina con otra al cercado lobero, mientras que en Selviella/Silviella está una de las áreas recreativas más bonitas de la zona. Subiendo hacia el guapo pueblín de Bixega/Begega se hallan algunas de sus brañas, que cuentan, además, con rutas señalizadas: son la de los Fuexos, del pueblo de Montoubu/Montovo, y las de la Vaqueira, la Castañal y la Calzada Romana.


Somiedo, por su parte, engancha desde el primer minuto en que se descubre. Grandes valles abiertos, montañas, lagos, bosques, pueblos... y todo ello en medio de una naturaleza extremadamente generosa.

Braña de la Pornacal (Somiedo)Braña de la Pornacal (Somiedo).
Es, sin duda, el reino del oso pardo, cuyos avistamientos son cada vez más frecuentes. El Parque Natural de Somiedo está compuesto por cuatro valles: el Somiedo, el Pigüeña, el Valle y Saliencia. Visita obligada aquí es la del Ecomuseo de Somiedo, en Caunedo. Por citar algunas de sus brañas, pues son muchas, y donde llama la atención del viajero las construcciones allí levantadas y conocidos como teitos, con sus tejados de escoba, son las de Sousas, Mumián, las de Saliencia y La Pornacal. Pola de Somiedo, Caunedo, La Rebollada, La Peral, Arbellales y el mismo puerto son aldeas, por citar apenas algunas, que también gustarán al viajero, tanto o más como los impresionantes lagos de Saliencia. Hay muchísimas rutas. Para conocerlas, mejor acudir al Centro de Recepción e Interpretación del Parque Natural de Somiedo, en Pola de Somiedo.

Subir arriba