Enviar Imprimir
Oviedo, el Prerrománico y los Valles del Oso
Km 0
Km 0
Oviedo, el Prerrománico y los Valles del Oso (Centro de Asturias)
29 kms
Coche 2 días
Trazado de la ruta

La historia de Oviedo asalta al viajero a cada paso con muestras de un estilo arquitectónico único y un casco histórico que es ejemplo de conservación.

Resumen Oviedo, el Prerrománico y los Valles del Oso

Oviedo es señorial. La historia de esta ciudad milenaria asalta al viajero a cada paso con muestras de un estilo arquitectónico único, con un casco histórico que es ejemplo de conservación y con un centro comercial cómodo y peatonalizado. Y, a sólo unos kilómetros, se halla una zona rural vertebrada por el oso pardo cantábrico.

8,22 kms
Día 1 Oviedo - Oviedo

Un buen punto de partida para conocer Oviedo es el Prerrománico. La fuente de La Foncalada (calle Gascona) es un ejemplo. Se puede seguir por San Julián de los Prados, en la calle Selgas. El turista puede llegar caminando y disfrutar de las zonas verdes que circundan esa iglesia. Después, es necesario ascender al monte Naranco para descubrir Santa María y San Miguel de Lillo (consultar horarios en función de la época del año). Están a cuatro kilómetros del centro, por lo que el coche es una buena opción que también permitirá subir hasta la cima.

La tarde es un momento idóneo para pasear. Para un primer paseo se puede salir de la estación de Renfe, situada en un edificio de 1874. La estación se abre a la calle Uría, la principal arteria comercial. Al final de este eje neurálgico, a la derecha, el Campo San Francisco, a la izquierda, La Escandalera. Desde esta plaza, se atisba el inicio de la calle Pelayo, con el Teatro Campoamor, escenario de entrega de los premios Princesa de Asturias. En el extremo contrario, la calle Fruela y la sede del Parlamento. Cuando el turista se adentra por la calle San Francisco, descubre el edificio histórico de la Universidad de Oviedo y la plaza Porlier, con el palacio de Camposagrado, que desemboca en la Catedral. La calle que parte de la derecha conduce a la Corrada del Obispo y, tras una breve incursión en la plaza del Paraguas, el Palacio del Sol o de Inclán y el mercado de El Fontán, un lugar idóneo para tomarse un respiro.

20,8 kms
Día 2 Oviedo - Teverga

Para la segunda jornada, el viajero tiene dos posibilidades, ambas ligadas a la zona rural. Una primera opción consiste en dedicar el día a caminar hasta el pueblo de Las Caldas, famoso por sus aguas termales y por el golf, a través de la senda de Fuso de la Reina, que comienza en el Parque de Invierno y tiene una longitud de 16 kilómetros (ida/vuelta).

La segunda implica ponerse al volante para acceder a los Valles del Oso, que se encuentran a 20 kilómetros (media hora de viaje) de Oviedo. La Senda del Oso es la ruta perfecta para comprender su naturaleza. Construida sobre una antigua caja de ferrocarril, tiene una longitud de 33 kilómetros, que se pueden completar a pie o en bicicleta (disponible en alquiler). También se puede realizar solo un pequeño tramo (6 kilómetros), hasta el Cercado Osero, un recinto en el que viven dos osas rescatadas de los furtivos. La tarde puede servir para llegar al Parque de la Prehistoria, en Teverga, un museo sobre las cuevas del arte del paleolítico superior, a La Colegiata de San Pedro o a Cueva Huerta.