De faro en faro:
un litoral de leyenda


Es un placer recorrer en coche la costa asturiana, donde la fusión del mar y la tierra deja impresionantes monumentos naturales, paisajes protegidos y memorables puestas de sol en playas infinitas.

La costa asturiana es una sucesión de sorpresas agradables, tanto por la belleza de sus paisajes y monumentos naturales, como por los momentos que te ofrece a lo largo de la jornada, desde los amaneceres hasta el final del día. Cada instante de luz significa un panorama diferente, una visión única e irrepetible. En medio de este escenario de luces y sombras, con el verde brañas y montañas que llega a darse un abrazo con el inmenso azul del mar, surgen infinitos arenales y escarpados pedreros, o acantilados que son como esculturas gigantes, o afamados cabos que van dibujando toda la orografía litoral de Asturias.
Muros de NalónMuros de Nalón.
Y como testigos de silencio y luces de este espectáculo sin par de la naturaleza costera de Asturias, están los faros. Ubicados en lugares de ensueño, con las mejores vistas, precisamente para observar y ser observador, para ayudar a los navegantes y fascinar a los que están en tierra firme, los faros son como una guía de viaje, que te permite trazar la mejor ruta para conocer una costa que nunca te defrauda y que se desgrana en imágenes inolvidables.
Subir al inicio