Enviar Imprimir
Ruta de las Reliquias
Comarca (Camín Real de la Mesa, Montaña Central, Oviedo)
40kms
La Ruta de las Reliquias, uno de los fascinantes itinerarios medievales en Asturias.

La Ruta de las Reliquias es, sin lugar a dudas, uno de los fascinantes itinerarios históricos que surcan el paisaje y la memoria asturiana. La Edad Media fue prolífica en Asturias en el ámbito cultural, y prueba de ello es el legado tanto tangible como intangible que nos llega de aquella época.

Una figura clave en la gestación y transmisión de aquel legado fue un rey asturiano, llamado Alfonso II y apodado el Casto. Los relatos cronísticos y otras fuentes nos trazan el retrato de un monarca inteligente, humilde, devoto y buen estratega, pieza clave en el momento fundacional de la Ruta Jacobea y paralelamente artífice del origen de Oviedo como capital y corte del Reino de Asturias. Una capital que en aquellos años crece y se consagra como ‘piedra angular' del cristianismo en una península ibérica acosada por los musulmanes.

En medio de este panorama de desencuentro de civilizaciones, Alfonso refuerza estratégicamente su reino y el norte cristiano europeo con el afianzamiento del Camino de Santiago, en el que Oviedo y su corte jugarán un papel determinante, muy bien pensado por el monarca, que decide traer el Arca Santa a la capital de reino de Asturias, ordenando construir expresamente para ello la que desde entonces y hasta hoy será conocida universalmente como Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, que cuenta desde 1986 con el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Imaginamos que el Arca Santa vivió infinitas vicisitudes desde Jerusalén a Cartagena, de allí a Sevilla y de la capital hispalense a Toledo, y finalmente de Toledo a Oviedo. Un itinerario para la ensoñación que al llegar a Asturias se convierte en el sueño de la "resistencia" de una civilización, y como telón de fondo la inteligencia y la fe de un rey que puso al reino de Asturias en la densa estela de la cultura europea.

El Arca Santa entra en Asturias por el Camín Real del Puerto Ventana, conocido hoy también como Ruta de las Reliquias, atravesando el concejo de Quirós, entre las míticas sierras del Aramo y Sobia. Un trazado que apuntaba raudo y directo a Oviedo, pero las convulsiones bélicas del momento hacen que el Arca sea puesta a buen recaudo en las "montannas de Asturias…encima de hun monte que dizen Monsagro, a dos leguas de Oviedo", donde se depositaría finalmente por decisión de Alfonso II. Así quedó para siempre el Monsacro en la memoria colectiva como el lugar que salvaguardó uno de los más preciados tesoros de la cristiandad, y hoy en día, doce siglos después, ahí está, imponente, verde y calizo, como vigilando eternamente las reliquias que le dieron nombre…

Quienes quieran recrear los avatares de aquella expedición de las Reliquias pueden hacer la Ruta, que desde León entra en Asturias por Ventana (Teverga) para continuar hacia Quirós. Casi cuarenta kilómetros y dieciséis horas a pie, con punto final en la ermita de San Antonio en Pedroveya (Quirós).

 

La Ruta de las Reliquias, uno de los fascinantes itinerarios medievales en Asturias.

La Ruta de las Reliquias es, sin lugar a dudas, uno de los fascinantes itinerarios históricos que surcan el paisaje y la memoria asturiana. La Edad Media fue prolífica en Asturias en el ámbito cultural, y prueba de ello es el legado tanto tangible como intangible que nos llega de aquella época.

Una figura clave en la gestación y transmisión de aquel legado fue un rey asturiano, llamado Alfonso II y apodado el Casto. Los relatos cronísticos y otras fuentes nos trazan el retrato de un monarca inteligente, humilde, devoto y buen estratega, pieza clave en el momento fundacional de la Ruta Jacobea y paralelamente artífice del origen de Oviedo como capital y corte del Reino de Asturias. Una capital que en aquellos años crece y se consagra como ‘piedra angular' del cristianismo en una península ibérica acosada por los musulmanes.

En medio de este panorama de desencuentro de civilizaciones, Alfonso refuerza estratégicamente su reino y el norte cristiano europeo con el afianzamiento del Camino de Santiago, en el que Oviedo y su corte jugarán un papel determinante, muy bien pensado por el monarca, que decide traer el Arca Santa a la capital de reino de Asturias, ordenando construir expresamente para ello la que desde entonces y hasta hoy será conocida universalmente como Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, que cuenta desde 1986 con el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Imaginamos que el Arca Santa vivió infinitas vicisitudes desde Jerusalén a Cartagena, de allí a Sevilla y de la capital hispalense a Toledo, y finalmente de Toledo a Oviedo. Un itinerario para la ensoñación que al llegar a Asturias se convierte en el sueño de la "resistencia" de una civilización, y como telón de fondo la inteligencia y la fe de un rey que puso al reino de Asturias en la densa estela de la cultura europea.

El Arca Santa entra en Asturias por el Camín Real del Puerto Ventana, conocido hoy también como Ruta de las Reliquias, atravesando el concejo de Quirós, entre las míticas sierras del Aramo y Sobia. Un trazado que apuntaba raudo y directo a Oviedo, pero las convulsiones bélicas del momento hacen que el Arca sea puesta a buen recaudo en las "montannas de Asturias…encima de hun monte que dizen Monsagro, a dos leguas de Oviedo", donde se depositaría finalmente por decisión de Alfonso II. Así quedó para siempre el Monsacro en la memoria colectiva como el lugar que salvaguardó uno de los más preciados tesoros de la cristiandad, y hoy en día, doce siglos después, ahí está, imponente, verde y calizo, como vigilando eternamente las reliquias que le dieron nombre…

Quienes quieran recrear los avatares de aquella expedición de las Reliquias pueden hacer la Ruta, que desde León entra en Asturias por Ventana (Teverga) para continuar hacia Quirós. Casi cuarenta kilómetros y dieciséis horas a pie, con punto final en la ermita de San Antonio en Pedroveya (Quirós).