Enviar Imprimir
Valles Mineros del Caudal
Km 0
Km 0
Valles Mineros del Caudal (Centro de Asturias)
43,1 kms
Dificultad
Trazado de la ruta
Documentos relacionados

Ruta lineal que discurre, en su mayoría, por asfalto (vías verdes y carreteras locales) por lo que es apta para todo tipo de bicicletas. Esta ruta puede acortarse a voluntad, ya que transcurre, en gran parte, muy cerca de la línea férrea que conecta Oviedo con la meseta. 

kms
Descripción

Comparte varios tramos con el camino de Santiago del Salvador y durante todo el camino se suceden zonas verdes equipadas para poder descansar y reponer fuerzas.

Se sale de Campomanes hacia la iglesia/ermita prerrománica de Santa Cristina de Lena por una senda verde a la vera del río Lena, río que nos acompañará durante varios tramos de la ruta. La ermita, situada sobre una colina que domina el valle del río Lena, posee un plano de cruz griega, inhabitual en la arquitectura asturiana. Sigue los parámetros tradicionales prerrománicos: consta de cinco segmentos en forma cuadrangular, definidos por los arcos fajones que se apoyan en una arquería ciega que recorre los muros laterales, siendo uno de ellos, el más grande, el que conforma la nave principal del templo.

Desde la ermita se prosigue camino, pasando por el pueblo de La Cobertoria, que alberga el Aula didáctica del Prerrománico en las dependencias de la antigua estación de tren. Acompañados del río se llega a las cercanías de Pola de Lena, pueblo que veremos pero que no se atraviesa en esta ruta, pues se sigue camino hasta Villallana, donde es posible tomar un refrigerio. La ruta continúa por la carretera AS-242 hasta desviarse por el puente de Senriella, donde una senda conduce al punto de unión de los ríos Lena y Aller para allí formar el río Caudal. La senda avanza y lleva hasta la entrada de Ujo. Es posible desviarse de la ruta para visitar el pueblo, donde destaca la iglesia románica de Santa Eulalia (Santa Olaya) que posee una portada con un rico tratamiento escultórico. Eso sí, de la iglesia original quedan pocos restos debido a su demolición en 1922 por necesidades de mejora del trazado del ferrocarril (justo al lado está la estación actual de tren).

Se reanuda la marcha, llegando rápidamente a la localidad de Figaredo, punto de inicio y fin de este tramo de la ruta donde se va a ascender, para después descender, la cuenca del río Turón, usando la senda verde del valle de Turón. Todo el trazado está salpicado de antiguas explotaciones mineras de carbón (como los pozos Figaredo, San José, La Rebaldana -también conocido como Santa Bárbara-, Espinos o Fortuna), así como numerosa maquinaria utilizada en la actividad minera.

Cabe destacar al Pozo Espinos, hoy en día clausurado, por su original torre de extracción, cuya maquinaria está oculta en una caseta de madera coronando el castillete de siete metros.

Justo al final del ascenso se llega a la explanada del Pozo Fortuna. Este pozo encierra muchos secretos del peor episodio de la historia de España, con centenares de represaliados del franquismo enterrados en él. En 1927, la empresa dueña de la mina decidió abrir un pozo vertical próximo al pozo plano ya existente. A partir de octubre de 1937, fecha coincidente con la entrada de las tropas franquistas en Oviedo, y con unos 30 metros perforados, empezó a utilizarse como fosa común, arrojándose a ella cientos de cadáveres ejecutados por los vencedores. Al finalizar la guerra civil, hacia 1940, la caña del pozo, de 4 metros de diámetro, fue cubierta de escombros y sellada. Hasta el año 2003 no pudo localizarse el emplazamiento exacto de la caña de dicho pozo.

Tras la visita al monolito en homenaje a las víctimas que fueron arrojadas al Pozo Fortuna,  habrá que retroceder sobre nuestros pasos, pero por la caja del antiguo tren minero, de nuevo hasta Figaredo, para continuar directos por una senda hasta el Puente de la Perra en Mieres. Justo al lado está la estación de ferrocarril por si se quiere dar por finalizada la excursión en este punto. La ruta permite adentrarse por las calles de Mieres y hacer una parada en la plaza del barrio de Requejo, donde se puede degustar una buena botellina de sidra. La ruta continúa por la senda que lleva al pueblo de Ablaña, donde finalizará nuestra excursión de hoy.