Enviar Imprimir
Etapa 3: Alto Espinadal - Puente Miera
Km 0
Km 0
Etapa 3: Alto Espinadal - Puente Miera (Centro de Asturias)
17 kms
A pie 5h
Dificultad
Trazado de la ruta
Resumen Etapa 3: Alto Espinadal - Puente Miera

Esta etapa es la primera donde se abandonan los pueblos y se introduce en la montaña, transitando enteramente por una pista que discurre por la falda este de Peñamayor, en ella vamos atravesando zonas de pastos con alguna de arbolado, atravesando pequeñas brañas salpicadas de cabañas, y contemplando profundos valles, pero toda ella teniendo excelentes vistas de los bellos parajes por los que transita. La primera parte discurre por la ladera Norte teniendo bajo nosotros a la amplia llanura de la zona central de Asturias, para discurrir a partir del lugar denominado "Les Praeres" entre montañas cuyos cordales iremos contemplando por encima de nosotros hasta el final del recorrido.

17 kms
Descripción Alto Espinadal - Puente Miera

Se inicia en el Alto del Espinadal, junto a la carretera de Nava a Bimenes, la cual atravesamos y se coge una carretera que nos conduce a la aldea de Gradátila. Junto a la primera casa se coge la pista de tierra que sale a nuestra izquierda, hasta la primera bifurcación donde cogemos el camino de la derecha, que en llano nos conduce a Piloñeta frente de unas casas, aquí nos desviamos a la izquierda primeramente y luego nos volvemos a desviar a la izquierda hasta coger la carretera que viene de Nava, donde nos desviamos a la derecha junto al bar Peñamayor, aquí se continua en fuerte descenso por una pista de hormigón hasta cruzar el río Fuensanta por un puente. A la salida del puente vemos el Molin de Para, y enfrente de nosotros una finca con un muro de piedra y una portilla, seguimos por la pista hormigonada, dejando el muro a la izquierda, en el próximo cruce cogemos la pista de la derecha y comenzamos el prolongado ascenso mediante vueltas y revueltas que nos conducen a las Praeres. En esta subida se puede parar en cualquiera de los dos abrevaderos por lo que se pasa y descansar de la fuerte subida para contemplar la multitud de aldeas y pueblos que vemos por debajo de nosotros, así como ver en el fondo del valle a nuestra derecha el bello Palacio de la Ferreria, junto al rió Fuensanta y, bordeado por el río Fuensanta y rodeado de praderas y bosques de castaños. Pasado el último abrevadero que esta en una curva estamos en el Collado de las Praeres, lugar donde existen unas cabañas a mano izquierda, una de ellas es un merendero donde podemos descansar de la fuerte subida que hemos traído desde el inicio de la ruta. A mano derecha tenemos el Pico Redondo, de fácil identificación hacia el que nos dirigimos, para encontrar un cruce el cual seguimos por la pista de la izquierda, dejando el Pico Redondo a nuestra derecha, la cual inicia el descenso hacia el Valle. Según se baja por la pista nos encontramos con una desviación a la izquierda que nos conduce a una cabaña, se debe continuar por la derecha y en los demás cruces siempre por la pista principal, obviando todos aquellos que nos encontremos que inician un ascenso hacia la sierra. Según vamos descendiendo se nos van apareciendo múltiples cabañas, que antaño debieron ser de pastores pero que hoy en día son magníficos chalets, en una de las primeras que nos encontramos a la izquierda esta situado el bar la llama, donde se puede parar y contemplar el tramo de la 4ª etapa que tenemos enfrente de nosotros.

Siguiendo siempre por la pista principal y en descenso llevamos siempre el barranco a nuestra derecha hasta llegar al fondo del valle de la Muriosa, donde la pista de tierra se transforma en asfalto y tenemos una desviación a la derecha que se dirige en el sentido que nosotros traíamos. Aquí se continúa de frente por el asfalto y en la misma dirección que traíamos, siguiendo por la pista asfaltada durante cerca de cinco kilómetros atravesamos un arroyo a mitad de camino, para llegar a un puente el cual atravesamos y al poco tiempo llegamos a Puente Miera, a 9 kilómetros de Infiesto donde se puede coger un transporte público.

Textos: Antonio Alba Moratillas