Verschicken Drucken
Etapa 6: Villamayor - Cangas de Onís
Km 0
Km 0
Etapa 6: Villamayor - Cangues d' Onís/Cangas de Onís (Oriente de Asturias) Piloña - Cangas de Onís
22.2 Kms
Travesía
Schwierigkeit
Beigefügte Dateien
Zusammenfassung Etapa 6: Villamayor - Cangues d' Onís/Cangas de Onís

Esta etapa del GR105 la podemos iniciar bien en Villamayor o bien es Sebares, según hayamos terminado la anterior etapa en uno u otro lugar, ya que la alternativa 2ª de la 5ª etapa se une con la primera parte de la 6ª, si esta se empieza en Villamayor.

Se describirá esta etapa como si se empezase en Villamayor

22.2 Kms
Beschreibung Villamayor - Cangues d' Onís/Cangas de Onís

Se inicia el recorrido en Villamayor, enfrente de la Iglesia donde se cruza la carretera general y se coge una carretera, que primeramente nos conduce a un parque e inmediatamente después gira a la izquierda y se dirige hacia el fondo del valle. Siguiendo por esta carretera, que es la que se traía en la anterior etapa, se atraviesa el pueblo y después de pasar por la última casa encontramos, a los pocos metros, un puente y a su izquierda una pista de tierra, que se introduce en el bosque y que en ascenso nos lleva a la entrada de la aldea de El Calero por su parte más occidental.


Se atraviesa el pueblo y al llegar a la plaza nos encontramos, a la derecha, con una casa blanca de un piso y junto a ella, un camino y un abrevadero, es por este camino por donde continúa la ruta; dirigiéndose hacia un pequeño collado que está al sur, el cual deja un pico a su izquierda. Este camino asciende ligeramente y al poco trecho se transforma en una senda que discurre bajo árboles hasta encontrarnos con una pista asfaltada, la cual cogemos hacia la izquierda en sentido descendente. Siguiendo por esta pista podemos pararnos para contemplar, al norte, la bonita vista de El Calero, y a mano izquierda las estribaciones del macizo del Sueve, con sus rocas aflorando sobre los verdes prados. Continúa la ruta por la pista y después de pasar a la derecha del pico Redondo nos encontramos con una desviación a la izquierda junto a un depósito de agua, la cual se obvia y se continúa hasta encontrar pocos metros después un cruce. Es aquí donde se junta esta ruta con la alternativa 2ª de la 5ª etapa, la cual nos viene por la derecha. Justo enfrente de la pista que se trae sale una pista de tierra, pegada a un cierre de alambre de espinos, por donde continúa la ruta, ignorando la carretera que hemos cruzado. Esta pista inicia un prolongado descenso entre prados y pequeños bosques hasta llegar a un cruce, donde tenemos una bonita casa de piedra a la derecha. Continuando por la pista principal de la izquierda se contempla al poco tiempo una espléndida panorámica de Sebares, con suaves ondulaciones del terreno por detrás y al fondo las moles de algunos picos dominando el paisaje. Poco trecho después se nos abre otra vez una magnífica panorámica del Sueve.


Siguiendo por la pista se encuentra un cruce a la izquierda, junto a un prado con cierre de alambre de espinos, poco después hay un gran eucalipto, el cual se deja a la izquierda y se continúa por la pista que se trae hasta encontrar una casa a la derecha y a la izquierda una pomarada, después encontramos un cruce, que tiene a la izquierda una casa con un banco y enfrente de la pista una pequeña edificación, con una sola puerta y la pared lateral izquierda cerrada con maderas en su parte superior. Aquí se debe girar a la derecha y coger la pista que nos lleva a la entrada de La Piñera, junto a un hermoso hórreo a nuestra izquierda y enfrente de una casa pintada de un color rojizo. Nada más pasar esta casa se encuentra pegada a ella una carretera, que se coge hacia la derecha y que a los pocos metros nos lleva a otra desviación que se vuelve a coger a la derecha, esta nos hace atravesar el pueblo llevándonos cerca del río, el cual se cruza por un pequeño puente con barandillas metálicas. Nada más cruzar el puente se gira a la izquierda y se coge la carretera que nos lleva frente a una casa que tiene un gran portalón de forja a la entrada de la finca, desde aquí merece la pena echar la vista atrás y contemplar el pueblo de La Piñera, con sus praderas y pomaradas rodeándole, dando al paisaje un encanto bucólico.

Una vez en el cruce se gira a la izquierda, dejando la portilla a la derecha y se continúa hasta llegar, a los pocos metros, frente a una explanada, en la que hay una bella iglesia cubriendo todo el paisaje. Se bordea la iglesia, dejándola a la izquierda, hasta encontrar un cruce que se ignora y se continúa por la carretera que está de frente. Caminando por esta carretera se puede contemplar a mano izquierda Sebares y sobre él, la hermosa casa solariega de los Noriega, bello palacio con iglesia propia, y un poco alejado del mismo. Siguiendo nos volvemos a encontrar con otro cruce, el cual se coge hacia la izquierda dirigiéndonos a una hermosa casa de indianos que vemos sobresalir sobre los tejados de las casas aledañas. Es en este punto donde se inicia la etapa 6ª, en caso de haber terminado la anterior en Sebares. Se encuentra una carretera la cual se coge hacia la derecha y casi inmediatamente después existe una desviación a la izquierda, que indica a Caldevilla y cruza el río dejando a la derecha un bello molino restaurado. Siguiendo por esta carretera en ascenso nos conduce a la localidad de Villar de Güergu, donde existe una estatua en honor al cerdo. Es aquí donde se abandona la carretera y se coge un camino, que está entre esta estatua y la iglesia, el cual serpentea varias casas y nos conduce frente a una gran panera, que tiene pintado un letrero de "bar", se gira en este punto a la derecha y nos metemos hacia las casas, para bordear la casa de la derecha y coger un camino que sale detrás de esta.


Continuando por este camino entre prados y cerca de ochocientos metros después se encuentra un cruce a la izquierda que ignoramos, siguiendo de frente la pista comienza a descender y va acompañada de árboles hasta encontrar un nuevo cruce, que tiene en medio un gran ciprés como dándonos las bienvenida. Es aquí donde este camino se une a otro, un camino que desde Gijón/Xixón se dirige a Covadonga y que seguiremos hasta Villanueva, poco antes de Cangues d' Onís/Cangas de Onís, y que forma parte del Camín de la Reina (antigua calzada utilizada por los romanos y arreglada por la reina Isabel II, con motivo de la visita que realizó en 1858 a Asturias). Cruzamos la carretera para inmediatamente después abandonarla dejando a la izquierda la piscifactoría, al llegar a la curva se gira a la izquierda y se coge el camino que asciende entre vegetación hasta llegar a un cruce, donde se gira a la derecha y la ruta se introduce en una zona de prados, la cual no se abandona hasta después de pasar la iglesia de Santa María de Viabaño. Continuando por esta pista, y siguiendo siempre las señales de la senda trazada por la tertulia cultural El Garrapiellu, se llega a otro desvío a la izquierda que está antes de unas casas, el cual se coge y nos pasa junto a la bonita iglesia prerrománica de San Martín de Escoto, del Siglo XII. Ignorando los dos siguientes cruces a derecha e izquierda y acompañados siempre por prados y pomaradas, la ruta se encuentra con una carretera que tiene encima de ella un prado con una casa, la cual se coge hacia la izquierda y que nos conduce a Llames. Es en este lugar donde se vuelven a encontrar las dos alternativas del GR105: la que traemos y la que habíamos abandonado después de la localidad de Porciles, en la 4ª etapa que se iniciaba en Espinaréu.


Merece la pena visitar el pueblo, con algunas casas interesantes y el bar que se encuentra en la plaza a la derecha, y preguntar si nos dejan ver el antiguo tablado que tienen, donde antiguamente se celebraban representaciones teatrales y hoy utilizado como almacén. Así mismo, aquí existe un albergue donde podemos pernoctar en caso de necesidad.


Una vez atravesado el pueblo, se continúa por la carretera hasta encontrarnos con la iglesia de Santa María de Viabaño, donde se abandona esta y se coge la pista que sale a la derecha, entre el cementerio y la iglesia, que en descenso nos conduce junto al río Beleño, el cual se cruza por un puente, donde existe a la izquierda un molino de dos muelas. Poco después abandonamos la carretera, en un cruce que está a la izquierda y que se introduce llaneando en una arboleda, que a la derecha tiene unos espléndidos prados con manzanos salpicando toda su superficie. Al poco trecho se inicia un suave descenso para encontrarse con el río Piloña e ir caminando junto a él un buen trecho (esta zona se llama el "el Golondrón"). Aquí el camino se cierra por la abundante vegetación pudiendo estar algunas veces bastante embarrado y destruido por el paso de los quads que se utilizan en excursiones moteras. Tras haber dejado el río a nuestra espalda se inicia un ligerísimo ascenso que nos conduce junto a una pared de piedra, que tiene un cierre de cipreses, estamos en Romiyu (donde existe una capilla dedicada a San Lorenzo). Se gira a la izquierda cogiendo la carretera que nos introduce en el pueblo y que nos lleva a otra carretera junto a una marquesina de una parada de autobús, volvemos a coger hacia la izquierda esta carretera, la cual pasa junto a los restos de un antiguo mobilhome y a un cruce a mano derecha que indica a Vallubil y Llau. Continuando por este camino se llega junto a una casona asturiana que nos recibe con su porche acristalado, se continúa por la carretera que llevamos dejando a la izquierda el cruce que está junto a la casa, a los seiscientos metros aproximadamente se llega a la zona más alta, donde tenemos un cruce a la izquierda que se ignora y se continúa muy pocos metros hasta encontrar una curva que tiene a la izquierda una capilla, estamos en Romiyín. Aquí se abandona la carretera y se coge el camino que sale entre la capilla y la escuela, que bordeando la capilla se mete en una zona frondosa, al llegar al primer cruce se coge el de la derecha que asciende ligeramente y que al llegar a su punto cimero nos muestra una excelente panorámica del Parador Nacional de Villanueva, con Cangues d' Onís/Cangas de Onís al fondo, bajo de los Picos de Europa. Se continúa por esta pista hasta Villanueva, ignorando los dos desvíos que nos encontramos a derecha e izquierda. En Villanueva cambiamos el camino a Covadonga trazado por El Garrapiellu, que se dirige a Cangues d' Onís/Cangas de Onís pasando por el parador de Villanueva, por el Camín de la Reina. Se coge la desviación de la derecha que nos conduce junto a la Casa Rural Camino de la Reina, y que por detrás de ella existe una ancha pista que discurre por encima y paralela a la carretera. Ya solo nos queda seguir siempre por la pista principal ignorando los cruces de izquierda, derecha, izquierda y derecha, para girar por el quinto a la izquierda y bajar a la carretera junto a una verja de malla metálica, solo nos falta recorrer los metros que nos quedan para entrar en Cangues d' Onís/Cangas de Onís a través de su famoso Puente Romano.

Textos: Antonio Alba Moratillas