Send Print
Etapa 5: Cangas de Onís - Villamayor
Km 0
Km 0
Etapa 5: Cangas de Onís - Villamayor (Oriente de Asturias)
23,21 kms
On foot 7,5 h.
Difficulty
Layout of the route
Summary Etapa 5: Cangas de Onís - Villamayor

El camino discurre a través de prados y castañares por las llanuras aluviales de los ríos Sella y Piloña, entre los concejos de Cangas de Onís, Parres y Piloña, una ruta que, partiendo de la histórica villa de Cangas de Onís, ofrece en su recorrido fantásticas vistas de los ríos y valles que atraviesa, con el Parque Nacional de Picos de Europa como telón de fondo.

23,21 kms
Description Cangas de Onís - Villamayor

La quinta etapa del GR parte de la población de Cangas de Onís, capital del concejo del mismo nombre, cruza el concejo de Parres y finaliza en la población de Villamayor, perteneciente al concejo de Piloña, sirviéndose de las numerosas comunicaciones existentes entre los núcleos rurales que componen los tres concejos.

A lo largo de la llanura aluvial de los ríos Sella, primero, y Piloña, después, caminaremos a través de prados, castañares y gran variedad de vegetación de ribera, con unas fantásticas vistas de los ríos y valles que atraviesa la ruta, sin perder de vista las cumbres del Parque Nacional de Picos de Europa.

En Cangas de Onís podremos visitar algunos de los monumentos que dan cuenta del pasado de la que fuera capital del Reino de Asturias hasta el año 774, y donde comenzó uno de los capítulos más importantes de la historia de la Península: el inicio de la Reconquista por parte del ejército de Don Pelayo, que se estableció en esta villa. En su término municipal tuvo lugar en el año 722 la legendaria batalla de Covadonga, que terminó con la derrota de las fuerzas musulmanas.

La población de Cangas de Onís está situada en el encuentro de los ríos Sella y Güeña. En el valle que separa ambos ríos, se encuentra la capilla de la Santa Cruz, erigida por el rey Favila en el año 737 sobre un túmulo megalítico que acoge un dolmen. En 1936, el templo fue destruido durante la Guerra Civil, pero fue reconstruido posteriormente. En sus alrededores se han encontrado restos arqueológicos de una necrópolis medieval.

Desde la capilla se accede al dolmen de la Santa Cruz por un hueco ovoide. Se trata de una cámara de más de dos metros de altura de planta poligonal abierta por un lateral. Tiene cinco lajas de piedra y dos más pequeñas, y de su cobertura nada se sabe. De los siete ortostatos (bloques o losas verticales de piedra que forman las paredes del monumento funerario), cuatro están decorados con grabados y pintura en su cara interna, mientras que el situado en la cabecera fue alisado antes de ser pintado de rojo.

La etapa comienza a la salida de Cangas de Onís, en la carretera en dirección al núcleo rural de Llueves.Continuando por la carretera hacia Cangas de Onís y siguiendo las marcas direccionales pintadas en farolas y columnas, giraremos a la derecha en la calle Juan Carlos I, poco antes de llegar al Pabellón Municipal de Deportes. Al final de la calle, tomaremos una pista de tierra que discurre paralela al cauce del río Sella, declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). La vegetación de ribera de este tramo se caracteriza por la presencia de fresnos (Fraxinus angustifolia), abedules (Betula pendula), chopos (Populus sp.) y carballos (Quercus robur).

Esta pista llega a la población de Villanueva, donde hay un panel informativo sobre la ruta. Siguiendo las marcas direccionales y las señales indicativas, abandonaremos Villanueva a través de un puente y continuaremos a la derecha por la carretera nacional N-621 durante cien metros aproximadamente, por los que deberemos extremar la precaución, hasta la Posada del Monasterio, donde el sendero gira a la izquierda, junto a la señal de aparcamiento.

A continuación, la ruta asciende ligeramente por una pista de zahorra, desde donde podremos observar el Parador Nacional de Cangas de Onís y la población de Villanueva. En este tramo, el sendero discurre entre tierras de labor y bosquetes salpicados de avellanos (Corylus avellana) y carvallos.

Siguiendo el trayecto, encontraremos dos mesas temáticas donde se identifican varias de las cumbres que ofrecen las vistas panorámicas de este tramo de la ruta, y que forman parte del Parque Nacional de Picos de Europa.

Poco más adelante, el camino se adentra en un pequeño bosque mixto de sauces, castaños, robles y pinos, hasta llegar al núcleo rural de San José, donde, rodeando la capilla, la ruta desciende a la derecha por una carretera asfaltada, para volver a incorporarse rápidamente a la derecha. Posteriormente, el camino sigue descendiendo ligeramente por carretera entre prados, castaños y robles, dejando el pueblo de La Cabaña a la derecha.

Después de varios metros, siguiendo las indicaciones de las señales, la ruta por carretera se desvía a la derecha, en dirección a la aldea de Romillin, por una pista de tierra delimitada a la derecha por murias (montones de cantos) de piedra caliza. Una vez en Romillin, el camino prosigue por carretera asfaltada en dirección a Romillo (Romillu).

Abandonaremos Romillo por un camino de piedra que desciende ligeramente, dejando una pequeña iglesia a la izquierda. Se trata de un camino estrecho que discurre paralelo al río Piloña, entre prados y pastizales delimitados por pequeños bosquetes de castaños y robles. Estando ya próxima al núcleo rural de Vibañu, la ruta vuelve a incorporarse, a la derecha, a la carretera.

Saliendo de Vibañu, a la derecha de la iglesia de Santa María, el camino continúa por carretera, atraviesa El Collau y pasa por delante de la capilla de San Martin de Escoto, del siglo XII, situada sobre una pradera con una mesa y unos bancos de madera, donde podremos hacer un descanso. Desde aquí, tomaremos un camino que atraviesa prados y pastizales hasta adentrarse en otra zona de bosque de castaños y robles.

A la altura de Soto de Dueñas, el camino cruza la carretera y continúa de frente por una pista que asciende paralela a la margen izquierda del río, con fantásticas vistas de la llanura aluvial, hasta Villar de Güergo, ya en el concejo de Piloña. En Villar de Güergo, donde el GR-109 comparte dirección con el Camino a Covadonga, el trazado continúa por carretera, atraviesa los pueblos de Sevares y La Piñera, desciende hasta Moñes y llega a El Caleru.

Desde El Caleru, la ruta bordea una casa y continúa en fuerte descenso por un camino de tierra, dejando siempre a la izquierda el Pico La Xiera. Poco después de salir de El Caleru, el sendero vuelve a incorporarse a un camino de tierra estrecho, que desciende moderadamente hasta poco antes de llegar a Carua. Una vez abandonado este núcleo rural, el camino vuelve a la carretera hasta llegar a la población de Villamayor, donde termina la etapa.