Enviar Imprimir
Ruta Frente del Nalón
Km 0
Km 0
Ruta Frente del Nalón (Camín Real de la Mesa) Candamo
15 Km Kms
Travesía
A pie 4 h
Dificultad
Documentos relacionados
Resumen Ruta Frente del Nalón

Quizás una de las huellas más profundas que pueda dejar el ser humano sea la de una guerra, y esta también puede quedar impresa en la naturaleza. Esta ruta nos recuerda la contienda que enfrentó en el siglo pasado a hermanos y los vestigios que nos dejó.


Trincheras de cientos de metros, nidos de ametralladoras, pequeños búnkeres, en un total de quince kilómetros, repartidos en tres tramos, desde donde controlaban los valles cercanos.


Pinares y matorrales de brezos y tojos ocupan gran parte del paisaje, áreas recreativas donde sentarnos a comer y paisajes abiertos que dominar desde las alturas son algunos de los recursos que nos ofrece esta ruta, en la que podemos disfrutar también del vuelo de algunas aves rapaces.


Una ruta que nos da una visión histórica del entorno al tiempo que gozamos con la naturaleza, con las huellas de los corzos, con el paisaje excavado por el agua y con la rica huerta de Candamo, que encontramos cuando vamos llegando a las zonas pobladas.

15 Km Kms
Descripción Aparcamiento de la Sierra - Villar

La ruta del Frente del Nalón está constituida por tres trayectos diferentes, que se pueden hacer por separado o juntos, ya que donde termina uno empieza otro; eso queda al gusto de cada uno. Se trata de un espacio histórico, el de la Guerra Civil española, en el que podemos ver trincheras del año 1937.


Frente del Nalón tramo 1: Este primer tramo es circular y tiene una longitud de 5 kilómetros. Parte del aparcamiento habilitado en el alto de la Sierra -el camino está bien señalizado- y asciende  por la vertiente de Candamo en un sendero que transcurre entre bosque. Durante el paseo podremos ver nidos de ametralladoras, observatorios, trincheras... todo ello siempre acompañado de los carteles explicativos correspondientes.


A unos 500 metros del comienzo, a mano izquierda, encontramos el blocao centinela de Los Cuetos, la primera de las posiciones fortificadas. Al llegar al primer kilómetro, subimos hacia la derecha y un poco más adelante, a unos 200 metros, de nuevo giramos a la derecha.
El camino gira bruscamente hacia arriba al llegar al kilómetro 1,4, y, avanzados 200 metros más, siguiendo la senda encontraremos nuevas posiciones fortificadas, las trincheras de Las Fontes, que cubrían la carretera que desde Grullos lleva a Avilés, de gran valor estratégico como principal vía de comunicación de la zona.
Después de dejar atrás Las Fontes, seguimos ascendiendo por la izquierda, y a la altura del kilómetro 3 encontramos la trinchera de La Llinar, situada en el Altu de La Llinar, que divide los concejos de Candamo, Las Regueras e Illas, y desde el que se puede observar también la presencia de un antiguo túmulo neolítico. Esta trinchera, de gran tamaño, controlaba el valle de Cogollu, en Las Regueras.

 

Descendemos el cordal para dirigirnos de nuevo al aparcamiento, punto final de esta primera etapa, pero a la altura del kilómetro 4,4 de nuestro recorrido aún encontraremos otro elemento defensivo más, una gran trinchera excavada en la roca en el lugar conocido como Pie de la Sierra, sobre el pueblo de Cogollu, que destaca por conservar tramos de una gran profundidad.
Frente del Nalón tramo 2: En esta segunda ruta, de unos 3,5 kilómetros, seguiremos viendo los elementos de interés. Está fuera del bosque, y casi todo su recorrido discurre por la pista de los molinos eólicos viendo las trincheras y atrincheramientos, observatorios, las baterías de artillería y las casamatas. Es la ruta que contiene los elementos menos espectaculares, a excepción de la batería que se encuentra en el Alto de los Cañones.
A los 500 metros de iniciar esta ruta, observamos las conocidas baterías de artillería del Alto de los Cañones, al igual que los restos de las cuatro casamatas artilleras que aquí estaban ubicadas. Son grandes construcciones de artillería muy singulares, características de las fortificaciones republicanas asturianas. Encontramos más baterías a unos pocos metros de distancia.


Llegados a los 700 metros, aproximadamente, abandonamos la carretera y entramos en una pista que va cresteando la sierra, desde donde podemos ver numerosos tramos de trincheras desdibujados. Caminados 1,5 kilómetros, llegamos al observatorio Picos de Horru, situado en el Alto del Horru, uno de los puntos de mayor altitud de la sierra.


Después, el camino continúa en ascensión hasta el Picu la Cruz, el punto más alto, en el kilómetro 2,6, donde se levanta un nuevo atrincheramiento. Este es el último elemento destacable hasta llegar al área recreativa de La Degollada, punto final de la segunda ruta e inicio de la tercera.
Frente del Nalón tramo 3: La tercera ruta, la más bonita y espectacular, alcanza los 4,6 kilómetros, aproximadamente, y parte del área recreativa de La Degollada. Desde la misma área sale la pista, que debemos seguir hasta llegar a los primeros 500 metros, donde deberemos abandonarla y desviarnos por un camino hacia la izquierda.


A los pocos metros el camino se desvía a la derecha y continuamos por él hasta llegar a los 1,2 kilómetros de recorrido. La senda se adentra en el bosque abriendo ante nuestros ojos un laberinto de trincheras en el que el primer elemento significativo que encontramos es un pozo para un nido de ametralladoras que no se llegó a acabar. En las proximidades, observamos un puesto de fusileros y el primero de los nidos de ametralladoras de la Cima del Pedroso, construcción circular con dos troneras conservada en muy buen estado. A pocos metros hacia el Sur se encuentra el segundo nido, de similar tamaño.
El siguiente elemento es un abrigo pasivo blindado, al que se llega a través de una pequeña trinchera de comunicación. Se trata de un pequeño cubículo con paredes y techumbre de hormigón armado recubierto de tierra; su puerta de acceso es lo único que resulta visible desde el exterior. Próximo a él encontramos carteles informativos.


Unos 200 metros más adelante, kilómetro 1,5, aparecen las excavaciones para la construcción de nidos, y cercano a él, otro nido de ametralladoras. Una vez visto, bajamos por la pista hacia la derecha entre bosque de pinos, y a la altura del kilómetro 2,5 aproximadamente, encontraremos pozos de tirador con parapetos de piedra en los que se abren las aspilleras, más refugios excavados en el terreno, así como un nido de ametralladoras más, todo ello unido por continuos tramos de trincheras.


A los 100 metros giramos a mano derecha, y posteriormente volvemos a girar a la derecha hasta llegar al kilómetro 4, donde nos incorporamos a la carretera, para continuar por ella hasta llegar al pueblo de Villar, punto final de nuestra ruta.